domingo, 19 de julio de 2009

ALICATES, EL CUPLETERO ZAMBO


Recordamos entre Costanillas, Rafael Jiménez y el que suscribe, en nombre de los tres, a otro personaje muy famoso en su época, " Alicates", cupletero callejero que tenía un dominio de las castañuelas fuera de lo común, de unas enormes castañuelas que era las que usaba.
Costanillas dice: De principios de los años 60 recuerdo a uno de ellos, singular donde lo hubiere: "El Alicates". Un hombre de edad indefinida, de pocas palabras, virtuoso de las castañuelas. Lo recuerdo desplazándose despacio, muy despacio, ayudado por un par de muletas; entraba a las casas de vecinos del barrio de San Agustín, las Costanillas, San Lorenzo...tomaba asiento en el primer poyete o "graílla" y tocaba las castañuelas como el mejor de los concertistas de piano o violín.
Paco Muñoz dice: Lo he visto una vez Costanillas, creo recordar que en aquellas fechas empezaba La Paquera, y estando actuando ésta en una casa, actuó después Alicates. Esa ha sido la única vez que lo he visto en persona. Aunque se movía por todo Córdoba, no lo hacía mucho por mi zona de infancia, por las razones que tú has expuesto de movilidad. Era un "cupletero", algo mayor ya en ese tiempo, con un dominio de las castañuelas importante, grandes castañuelas. Sus escenarios de actuación eran las casas de vecinos, o los sitios en los que se podía actuar, dicho de alguna manera. Su voz era muy característica, tanto como lo que tú has señalado y que le identificaba, las piernas zambas, hasta el extremo, tú lo has dicho también, que apenas podía dar un paso sin ayudarse de las muletas. Está escrito por ahí, que unos de los cuplés que mejor se le daban fue "La hija de D. Juan Alba" de Concha Piquer. Estas personas forman parte de nuestros recuerdos personales, pero desaparecen como por arte de magia y ya nadie se acuerda de ellos.
Rafael Jiménez dice: Era yo un niño y vivía en el barrio Gavilán cuando conocí a Alicates. Recorría aquellas casas de vecinos donde era recibido con alegría con sus castañuelas y recompensado con platos de comida caliente que agradecía de corazón. Creo recordar que su nombre de pila era Miguel.
(Publicada en www. callejadelasflores.org)