domingo, 19 de julio de 2009

Chapuza lunar USA


Hace cuarenta años, los americanos nos obsequiaron con la primera historia de viaje espacial. El alunizaje en nuestro único satélite. Todos los españoles que tenían TV en ese tiempo, 1969, estábamos todos pendientes de la televisión, algunos la vimos en el comedor del cuartel del Regimiento de Lepanto, pues nos había tocado hacer la mili allí.

Con motivo del viaje espacial, circularon todo tipo comentarios, que aún forman parte de lo oculto que rodea a este tipo de acontecimientos. Máxime teniendo en cuenta la importancia que tenía cualquier éxito de USA sobre URSS, en esa etapa de guerra fría, tratando de asfixiar la economía soviética, tanto por la escalada armamentística, como por la apuesta espacial.

Se realizaron, al hilo de las sospechas de lo que se comentaba era un timo, varias películas en las que había fracasado el viaje, en este caso era a Marte, y la empresa privada, que le trabajaba al gobierno USA, siguió con el juego para no perder el sustancioso contrato. Le película en cuestión tenía errores de bulto, que no se le hubieran ocurrido ni al que asó la manteca. Cualquiera que tenga un mínimo conocimiento de técnica, sabe que las comunicaciones espaciales, por mor de las distancias estelares no pueden efectuarse al unísono, la señal tiene que llegar al destino y luego esperarse la respuesta. Con un simple cálculo de distancia y velocidad de la luz, se puede calcular exactamente el tiempo de ida y vuelta. Pero eso que no deja de ser un problema cinematográfico, no es todo.

Los españoles, como siempre, con el plantel de humoristas de la época, encabezados por el genial Tony Leblanc rodaron, El Astronauta. La SANA empresa espacial española puso un español, un astronauta con botijo en… el desierto de Almería.

Hoy surge otra vez “tenemos un problema Houston”, las cintas originales en las que se supone se grabó todo el acontecimiento, se borraron para volverlas a utilizar. Increíble. Un proyecto que le costó al gobierno USA miles de millones de dólares, reciclaba las cintas de video y no dejaba copias de un acontecimiento tan importante. La noticia en cuestión con este tipo de cosas, y toda una serie de preguntas sin respuesta, reabre ¿ el viaje, timo o realidad?

Mi afición desde pequeño por los asuntos espaciales, desde que leí por primera vez a Julio Verne, y el haberme movido en ambientes aficionados de comunicaciones y astronomía, no me hicieron en aquel momento ser escéptico. Es decir, me creí a pies juntillas todo lo que nos dijeron. Aceptaba las preguntas que había sin contestación, tratándole de buscarle una respuesta aunque algunas eran difíciles de contestar, no como algunos parientes de mi mujer que, dentro de su desconocimiento, decían que era una película lo que nos habían puesto.

El tema requiere debate. La posibilidad de fracaso posiblemente habría previsto una historia paralela, para que se pudiera emitir. Se habló de que Stanley Kubrick había trabajado en un viaje B, en unos estudios de Londres en el máximo Top Secret. Aqui la página de la Nasa. Hubo muchas preguntas.

Dudas como: cuatro sombras en algunos objetos; ¿Quién puso la primera cámara que grabo la bajada del primer astronauta -no sería entonces el primero-, o bajo antes y luego subió para bajar otra vez; o por qué no había pisadas hasta la camará panoramica, etc. etc. y muchas más habría para llenar toda la Calleja.

Lo verdaderamente esperpéntico es que, con un presupuesto supermillonario, reciclar las cintas para usarlas en otros menesteres y no dejar copia de ellas. Ahora han tenido que remasterizar las imágenes, que habían sufrido una primera conversión de sistema de video, por eso la baja calidad en su momento, para conseguir unas “copias”, que no originales en su formato primario.

Si eso lo hubiéramos hecho los españoles sería una chapuza monumental, justificada por múltiples tópicos, pero lo han hecho los que pueden apretar el botón que puede llevar a la destrucción del mundo cientos de veces, cuando con una es suficiente.

Al fondo se puede ver el soporte de la cámara panorámica. Este Sr. prepara un experimento solar.

(Publicada en www.callejadelasflores.org)