martes, 11 de agosto de 2009

"Lágrimas de San Lorenzo", lluvia meteórica de las Perseidas.



Se conocen a las Perseidas como "Lágrimas de San Lorenzo" porque el 10 de agosto se celebra el día y en la Edad Media se relacionaban las Perseidas con las lágrimas que vertió San Lorenzo al ser quemado en la hoguera.


Estas lluvias meteóricas se producen todos los años, desde final de julio hasta final de agosto. La Tierra, en este caso pasa por los restos de la órbita del cometa "Swift-Tuttle", que tiene un período de 135 años. Los restos de polvo de su cola se queman a gran velocidad, a unos 100 kilómetros de altura, y producen un intenso destello de luz que dura menos de un segundo. Las estrellas fugaces no son tales, sino minúsculas partículas de polvo que producen como hemos dicho una intensa luz. En cierta ocasión hace bastantes años, tuve la oportunidad de experimentar y disfrutar del espectáculo en el Lagar de la Cruz. Fue tan intensa la lluvia que algunas partículas nos iluminaban la oscuridad, como si estuviera encendido un equipo eléctrico de soldadura.


Para la observación se recomienda un lugar oscuro, sin ninguna luz, entre la una y las dos de la madrugada. Hoy 11 de agosto, no sólo molestará la Luna en menguante en Córdoba, sino los nublados que impedirán la observación.


Lo ideal es coger una tumbona, o un saco de dormir y tumbarse en el suelo, mirar al cielo, enfocar al infinito y esperar hasta que aparezca alguna estrella fugaz. La luz de la ciudad dificulta la lluvia de estrellas. Es preferible hacer el experimento en el campo, pues en la calle o en una carretera puede ser bastante peligroso.


¿Dónde hay que mirar?


Para verlas hay que mirar hacia la constelación de Perseo (visible desde el Hemisferio Norte), de la que toma su nombre, concretamente entre Perseo y Casiopea. Esta última, que está justo encima de la primera, es fácilmente identificable porque tiene una marcada forma de W. Se encuentra entre el norte y el noreste.


Las Perseidas no son las únicas lluvias de estrellas que se pueden ver durante el año, ya que en noviembre se pueden observar las Leónidas y en diciembre las Gemínidas, y otras, aunque estas son las más populares.


En la práctica de la radioafición existe una modalidad de trasmisión a larga distancia utilizando las lluvias meteóricas, que se llama “meteor-scatter”. Esta modalidad "MS" se aprovecha de la breve ionización de la ionosfera producida por la entrada de meteoros en la misma. La onda emitida se reflejara aproximadamente a 100 Km de altitud (en la capa E) posibilitando normalmente contactos de entre 700 a 1700 Km, siendo más difíciles a distancias superiores a los 2000 Km.


A disfrutar de la lluvia meteórica y pedir muchos deseos.