lunes, 28 de septiembre de 2009

Ojos y Proverbios Árabes

"La mirada nunca engaña, por eso todo es más difícil cuando hablas y no miras a los ojos que te reciben. Porque incluso cuando te esquivan, ya sabes interpretar sin que se te dé respuesta alguna.

A veces esa mirada la interpretamos cuando se asoma a los textos que leemos en la virtualidad que nos comunica... el mundo va cambiando, pero donde se pongan unos ojos frente a frente, que te ofrezcan el mundo interior condensado en el sólo gesto del mirar, que se quede el mundo sin textos ni palabras, que el mensaje queda claro.

Ojos que hablan y expresan."

María.



Nunca aconsejes en público

Si te aplauden, nunca presumas hasta saber quien aplaudía.

No hay sustituto para la experiencia.

El que tiene salud tiene esperanza, y el que tiene esperanza es dueño de todo.

Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría


Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo

Los ojos no sirven de nada a un cerebro ciego

Los que de veras buscan a Dios, dentro de los santuarios se ahogan

Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación

Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas

Quien se empeña en pegarle una pedrada a la luna no lo conseguirá,
pero terminará sabiendo manejar la honda

La crueldad es la fuerza de los cobardes 


Si le ves los dientes al león, no vayas a creer que te esta sonriendo

Un libro es como un jardín que se lleva en el bolsillo

Ten buena memoria, si eres mentiroso

La naturaleza nos da las dotes sin pedir nada a cambio, pero nos las quita sin pedir permiso

No seas tan blando que te expriman, ni tan duro que te rompan

En los momentos difíciles, se conoce a los amigos

El hombre es enemigo de lo que ignora

Tu lengua es como tu caballo, si le eres fiel te será fiel, pero si le fallas te fallará


El que espía escucha lo que le desagrada

Cada sol tiene su ocaso

Al perro que tiene dinero se le llama señor perro

Castiga a los que tienen envidia haciéndoles bien

Texto de la cabecera de María, una sensible poeta cordobesa, que nos honra con sus palabras.

2 comentarios :

Lisístrata dijo...

pues viendo esto sólo queda decir,qué bonitos ojos tienes...!

Paco Muñoz dijo...

..debajo de esas dos cejas, pero es que tu no los dejas ni siquiera parpadear...