miércoles, 18 de noviembre de 2009

NADA ES COMO ES, SINO COMO SE RECUERDA



Creo que fue Ramón del Valle Inclán, quien dijo:

-Nada es como es, sino como se recuerda.

Y efectivamente eso es así, y lo he podido comprobar muchas veces.

Te haces una imagen de un momento. Si te faltan datos le añades de los que dispones, tratando que sean lo más similares posible para completar la escena, aunque se parezcan poco, pero ya no es la escena original. Unas veces el añadido lo es por necesidad, otras por error, ya que a lo peor las neuronas que tienen que efectuar el trabajo no han estado bien alimentadas ese día y, ya se sabe, las respuestas con el estomago vacío están así, vacías. Son como la procesión de la sabana blanca que veíamos cuando te acostabas sin cenar.

No es una escusa, o sí, lo cierto es que al igual que el repetir una mentira muchas veces, llega a transformarse o parecer verdad, los recuerdos garantizan hechos que posiblemente no lo sean. No he conocido a Nerón, obviamente, o a lo mejor si, en la cara de una moneda, pero si quiero acordarme de él, me acordaré seguro de Peter Ustinov cantando al son de una lira, con Roma ardiendo detrás.

Y no hablar del hierático “hombre del rifle”, Sr. Houston. Cuando me acuerde de Rodrigo Díaz de Vivar, que dicho sea de paso no es para mí el arquetipo de patriota español por excelencia. En primer lugar porque España como tal no existía, y ese arquetipo nos lo vendió la dictadura, ansiosa de figuras patrias tipo Capitán Trueno o Guerrero del Antifaz, de las que seguro fue modelo; y segundo porque Rodrigo Díaz de Vivar fue un mercenario al mejor postor, que mato “peninsulares” de toda índole y credo, musulmanes o cristianos, en función de la soldada, pero en absoluto en el formato de salvador de la civilización cristiana.

O el famoso héroe Viriato, que para más inri era lusitano, ni siquiera pertenecía a un reino de los que la “Señora”, unificó muchos años después, seguro que sin pensar en la futura España, sólo en el poder y en el dinero, que es una fuerza patriótica irresistible por antonomasia, como la que tienen los deportistas de élite, de los que ejemplos hay muchos.

Personalmente, he sufrido hasta la modificación de la historia reciente, a pesar de ser la mía y haberla vivido en primera persona, o estado viviéndola en el momento del hecho que pretendo comentar. En su día tuve una responsabilidad que generó alguna que otra nota en la prensa local, no todas ciertas, no por la prensa en sí, que seguro añadiría algo de cosecha propia, sino por la información sesgada que le llegó. Pues bien, un amigo, que se hizo eco de la polémica, me acusó de lo que decía la prensa. Yo le dije que si quería conocer mi versión, ya que era el protagonista, para poder contrastarla. Su contestación fue:

-Tu versión no me interesa, ya lo ha dicho la prensa.

Creo que no puede haber interpretación más cómoda, y mediatizada, que denota en primer lugar la categoría del “amigo”, y luego su personalidad. Que no le interesa cocinar contrastando, porque le dan las proteínas cocinadas y así se las traga, porque no las come o las paladea, se las traga.

Son modestos ejemplos de cómo la historia es modificada constantemente, la mayoría de las veces por comodidad mental, otras interesadamente y otras por casualidad.

Por eso “Nada es como es, sino como se recuerda”, o se quiere recordar añadiría yo.

4 comentarios :

Lisístrata dijo...

Es asombroso como acomodamos los hechos a nuestra mente, y a veces puede resultar inócuo porque se quedan a mo do de sedantes en el recuerdo, pero en ocasiones pueden lesionar los derechos o la sensibilidad de alguien q no tuvo la misma percepción ante el mismo hecho.

Somos de lo peorcito de la naturaleza,como especie no tenemos remedio, Paco.

saludos

Paco Muñoz dijo...

Que bien te expresas Lisis, que lástima no tener la edad de tus alumnos, aunque nunca es tarde para serlo, es más muchas veces, por no decir todas lo soy.

Salud.

Lisístrata dijo...

ejjeje, Paco, qué gafas mas chulis te pones para leer mis comentarios! >;0]
¡grasiass generoso!

Paco Muñoz dijo...

Vamos ¿quién me ayuda con algunas construcciones sintácticas? bueno la Sra. Conchi me rectifica lo que cree oportuno, yo protesto pro al final lo rectifico. Es el problema de haber aprendido gramática visual, sin conocer muchas reglas, que dicho sea de paso me está costando el inglés, porque el método no es de emigrante en Liverpool, es gramatical puro.
Salud.