jueves, 10 de diciembre de 2009

CORDOBÉS Y HOMBRE DE BIEN NO PUEDE SER

El derecho del señor

«Le droi du Seigneur» por Vasily Polenov. lienzo en el que se muestra, a un pobre anciano entregando a sus hijas al despótico señor feudal.

En cierta época el derecho de pernada, más bien el abuso del señor, ya que no está documentada la existencia como tal derecho, era muy habitual entre los poderosos y los inferiores, no digamos ya en la época feudal.

En las grandes haciendas era corriente que el “hombre de bien” fuese el encargado, el segundo de a bordo, y el empleo conllevaba la aceptación del abuso. En cierta ocasión se intentó con la mujer del “hombre de bien”, que en este caso era cordobés y no lo consintió, por esa razón no podía ser cordobés y hombre de bien porque no lo consentía.

Miguel Delibes lo retrata muy bien en los Santos Inocentes, la mujer del “aperaor”, del encargado, aliviaba la soledad de la cama del “señorito” en las asistencias a las cacerías.

Creo, para no ser muy chauvinista, que el dicho podría quedar por alguien que no consintió, aún a riesgo de perder el empleo o inclusive la vida. No quiero sentar cátedra porque el orgullo y la honra no son patrimonio exclusivo de los cordobeses, ni todos los llevan a gala.

Otros dicen que en Córdoba no se aceptó el derecho de pernada de los nobles, por eso en córdoba no había descendencia de los “hombres de bien“ como se catalogaba a la nobleza. Cosa que no creo fuese cierta, pues debía ser difícil negarse a algo que era irremediable y que además le podía costar la vida.

Otra versión: cuando se casaba la hija del casero del cortijo, la costumbre era que con consentimiento de todos, casero y marido, el dueño la poseyera por vez primera, y un casero dijo:

-¡Mi hija por eso no pasa!.

Y como era cordobés quedó la frase, ya que siempre, después de acostarse el dueño del cortijo con la dama, a la mañana siguiente le decía al casero:

-Enhorabuena, eres un hombre de bien.

En aquella ocasión, la del casero cordobés, ante la negativa, el señorito dijo:

-Cordobés y hombre de bien no puede ser.

Otra versión: Esta se refiere a que, esa frase, era lo que decían las mujeres engañadas de sus maridos con “querida”, en una época en que la mantenida era una institución de las clases pudientes.

Salcedo Hierro aprovechó el "dicho" para escribir una coplilla que decía: “Cordobesa cuando vayas / a ver a San Rafael / pide que tu novio sea / cordobés y hombre de bien.”

Cualquiera de ellas es válida, tanto las positivas, como las negativas. Unas a favor de la honra cordobesa y otras en contra. Pero eran unos tiempos difíciles, aunque el derecho de pernada camuflado en abuso del poder lo ha habido y, lamentablemente, lo habrá siempre.

En suma, es un tópico y como tal hay que tomarlo. Aunque también se puede utilizar por el lado negativo, pues de hecho hay cordobeses trápalas de marca mayor que se merecen el dicho en sentido negativo, sin entrar en el aspecto puramente sexual.


El derecho de pernada

El derecho de pernada.


6 comentarios :

Ben-saprut dijo...

Vale. Elegiré mi excusa para cuando me lo hagan oir de vez en cuando.

No hace mucho leí en un periódico local, de cuyo nombre no suelo acordarme, que no hay cordobés que de algo sin nada a cambio, y que cuanto más insiste en su benevolencia es porque más quiere. Pues vale, será posible. Nadie es perfecto.

Un buen tema a estudiar, Paco.

Paco Muñoz dijo...

No me lo creo.

Pero me imagino que no sólo seremos los cordobeses, sino el genero humano, salvo las excepciones que confirmen la regla.

Sería caer en los tópicos, vamos una cosa parecida a los horóscopos, que valen para todo el mundo.

Saludos.

Lisístrata dijo...

Hola Paco, llevo unos días sin entrar demasiado por aquí, pero hoy tocaba ya, aunq tengo poco tiempo, peor el mono hay q domeñarlo un poco, si no, lo q tengo q hacer no lo hago tranquila (los visioh ej q son mu maloh hijo!)
No sabía la historia de este dicho, yo lo había oído decir pero en sentido peyorativo, pero vamos, nunca dí crédito porq los cordobeses q yo conozco, pocos, pero un puñaíllo, son gente fenomenal y de una humanidad y generosidad apabullantes en un 99%, porcentaje en el q te incluyo, por supuesto, valee, y tb a Ben (que la envidia ej mu malaaa! ejejej)

me alegra saber q esa frase está sacada de contexto y q no tiene nada q ver con el significado peyorativo q se le asigna. Voy a quedar genial cuando lo explique a alguien q yo me sé de entre los "pájaros" con los q me junto y q la dicen a cada instante. ejejej, ya estoy viendo su cara.

salú y un abrazo a lo aquí reunidos, y a tu Conchi tb. >:0]

Paco Muñoz dijo...

Se te echaba de menos, pero como dices que estás liada por eso no ha habido preocupación.

Bueno la frase, en el fondo se puede emplear en todas las provincias, pero como nos toca a nosotros pues por eso. A medida de quien la quiera.

Gracias por los saludos para el poder ejecutivo que te devuelve.

Salud y cuidate.

Diego Cardador dijo...

Amigo Paco, la de veces que me han soltado el dicho, sobre todo cuando vivía en Málaga y siempre estaba imaginando qué podía ser.

Gracias por enlazarla porque no la había leído anteriormente y es muy interesante.

Un saludo

Paco Muñoz dijo...

La gente la utiliza en el término peyorativo pero claro está el otro el del honor.