miércoles, 30 de diciembre de 2009

EL PALACIO DE GELO


Palacio de Gelo


Una de las grandes actuaciones urbanísticas, y como siempre especulativas, fue la del Gran Capitán. El conocimiento por personas de lo que se proyectaba y la complacencia municipal, les hicieron sacara una sustanciosa tajada económica al proyecto. En su primer tramo, por poner una muestra; los edificios que van desde la actual Conde Robledo hasta Tejares, eran, antes de que acabara el siglo XIX de cuatro propietarios.

Finca nº 824, Parc. 18, José López de Carrizosa y Garvey, 1899, 2724 m2
Finca nº 7603, Parc. 15, Eduardo Leon Hormaeche, 1896, 3712,62 m2
Finca nº 7614, Parc. 16, Silvestre Putzi y Klas, 1896, 769,38 m2
Finca nº 4073, Parc. 17, Encarnación Casares López, 1887, 1450,74 m2


Parcelas
Boceto de las parcelas

Estas fincas formaban parte del Huerto del Águila y del Vidrio, ambas propiedades del Duque de Medinaceli, según figura en escritura de 1861, un año antes de que se abriese el Gran Capitán lo que demuestra el conocimiento del proyecto a la hora de comprar los solares.


Ilustración Iberica
Hoja de la Ilustración Ibérica donde figura un dibujo del Palacio


El edificio que vamos a citar, es el que ocupó la parcela número 017, que perteneció al huerto Chico del Vidrio. Hacía esquina con la proyectada avenida del Gran Capitán y la calle Huerto del Vidrio, actual Conde Robledo.

En este solar se construyó lo que se llamó el Palacio del Marqués de Gelo, fotografía de la cabecera, que en 1944 fue modificado como es en la actualidad, y se transformó hasta la democracia, en la sede de los sindicatos verticales. El titular Fernando de Vienlant y Villanueva (Marqués de Gelo), fue Alcalde de Córdoba durante los periodos; 07/01/1876 al 07/08/1876 y del 13/04/1877 al 15/05/19778.


Placio de Gelo
Parte del Palacio del Marqués del Mérito, Cafetería Puzini y el Palacio de Gelo.


La parcela siguiente la número 016, de 769,38 m2 y propiedad de D. Silvestre Putzi, fue durante las primeras décadas del siglo XX, la estación de los autobuses de la Graells de Sur. A continuación estaba la numerada con el 015 propiedad del Sr. Leon Hormaeche, que ocupó el Teatro Duque de Rivas, siendo la mayor de todas; y en la esquina la numerada con el 018, el Palacio del Marqués del Mérito, sede del Gobierno Civil en la Guerra. Estas últimas configuraron hace unos años lo que hoy se llama el edificio Gran Capitán, agregándolas todas, y construyendo un garaje subterráneo enorme que, seguramente “no tendría restos arqueológicos”


PlacioMeritoCafePuzini
Esquina Palacio de Gelo, Cafetería Puzini y Palacio del Marqués del Mérito


Existe un extraordinario y didáctico libro, del malogrado Francisco R. García Verdugo, “Córdoba, Burgesía y Urbanismo”, al que tuve la suerte de conocer, que detalla minuciosamente todo lo someramente expuesto aquí.



Bibliografía: “Córdoba, Burgesía y Urbanismo”, Francisco R. García Verdugo.
Fotografías: "Cartografía y Fotografía de un siglo de Urbanismo en Córdoba" (1851/1953)

5 comentarios :

casandra dijo...

Esperando volver a contar con tu participación en la taberna, este asiduo lector de tus notas os desea a tí y los tuyos un excelente 2010.

Paco Muñoz dijo...

Casandra muchas gracias por tus buenos deseos, que te agradezco y devuelvo en la misma medida para ti y los tuyos.

La diferencia entre tu casa y las tabernas es, que en tu casa no te puede molestar quien haya bebido más de la cuenta o tenido un mal día.

No obstante, no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista.

Muchas gracias nuevamente.

Lisístrata dijo...

Cuando he ido a ciudades del extranjero, Francia, por ejemplo q es lo más extranjero q he ido, porque Italia, q tb he ido, es muy parecida a nosotros y creo q han demolido tb lo suyo para construir a lo "modenno", lo he flipado en las ciudades gabachas con avenidas plagadas de edificios similares pero a granell y de una monumentalidad asombrosa como la de la ciudad de Toulouse.

Os imagináis q Córdoba conservase esos edificios aún? sería una gozada pasear por su calles, sin lugar a dudas.

saludos caballeros >0]

Paco Muñoz dijo...

Muchas veces dudo si eso sería adecuado. Todos esos palacios son símbolos de la explotación de los seres humanos, construidos con su sangre teóricamente, pensemos en el Valle de los Caídos, como máximo exponente de lo que no debió ocurrir. O en las Pirámides o cualquier obra de un loco que desea perpetuarse por encima de los de su especie.

Por eso pienso que, posiblemente el pico, en la mayoría de las ocasiones, ha hecho justicia.

Por otra parte el conservacionismo feroz, como todos los ismos, hubiera impedido seguir adelante con el progreso. Tendríamos que tener en las ciudades todas las ciudades de todas las épocas conservadas unas al lado de otras. No se que decir de verdad.

Es lo que me entra al ver el Vaticano y su grandeza, pero estos tienen mayor pecado porque no entra en su "código" la avaricia.

Es un lío Lisis, es un lío, porque por otra parte esto ha significado el progreso de la arquitectura y otras artes.

Pero déjame que te haga una pregunta ¿ derribarías las plazas de toros, o las dejarías como monumentos de una época?

Es complicado ¿Verdad?

Lisístrata dijo...

Pues coincido contigo en todo, pero si nos ponemos en ese plan, habría q derruir todas las piedras edificadas con sangre y explotación y sembrarlo de árboles nuevamente... oye, pues sería un punto y no estaría mal q viviésemos en chozas hechas de palma (dependiendo del clima, por supuesto).

supongo q lo q está hecho, ya debemos dejarlo si es artístico, aunq debajo de lo artístico lleve un sello feroz de violencia. Pero las manos de esos artesanos están tb impresas en ese arte, aunq sea en contra de su voluntad. Claro q no se debiera de construir nada en mor a la miseria de los seres humanos y lo de atrás q sirve de ejemplo para indignación y admiración a la vez. Pero no q decir tiene q prefiero q la ardilla cruce nuevamente nuestro territorio desde los Pirineos a Cádiz sin bajarse del árbol.

saluditoss >:0]