jueves, 3 de diciembre de 2009

SÍMBOLOS DEL PASADO

 Simbolo franquista 1

Símbolo del pasado en el Realejo.

Siempre que paso por el Realejo me hago la misma pregunta:

¿Cuándo el Ayuntamiento "democrático", no de mano de ninguna ley, sino de la lógica más aplastante, o del sentido común, va a ordenar desmontar esa lápida de la pared?

¿A que esperará? Porque una lápida, en el estricto sentido literal de la palabra, donde mejor está es en el cementerio, y más ésta con las concomitancias que arrastra, dónde mejor que en el osario de las lápidas inservibles e inútiles.

¿Tendremos que esperar un gobierno municipal de la derecha para que desaparezca, lo mismo que el servicio militar obligatorio? Sería el colmo desde luego, pero todo puede ocurrir. Y yo dando ideas. Vergüenza debía darle a muchos.

¿Las laureadas se cayeron o las quitaron? ¿La N y la L del texto también? Pero seguro que fue el inexorable. Unos tímidos grafitis y tizne, son el único tímido síntoma de protesta.

¿Cuándo dejaran de verse en las calles los símbolos de la barbarie?

Hubo mucho tiempo, una casa cercana derruida, que mi padre me decía que su ruina lo había sido por un bombardeo de los republicanos –él decía de los rojos-, no sé si sería cierto. Lo único cierto es que esa lápida lleva una cantidad de años –setenta- que la han desfasado totalmente. El tiempo la ha sacado absolutamente de contexto.

En otros lugares siguen existiendo otros símbolos que también deberían desaparecer, pero…

¿quién de los que tienen potestad para hacerlo le pone el cascabel al gato, quién?


 Simbolo franquista 1

9 comentarios :

lamalgama dijo...

Yo me ofrezco voluntario para quitar la placa de los edificios de la Avenida 28 de febrero, me toca de cerca y no me importaría encararme a quitar el claveteado.

Lisístrata dijo...

Lamalgama, luego lo echas a una trituradora y haces pedasitos chiquititos y lo echas a algún charco de albero en un jardín para q haga algún bien rellenando el hueco, ejejej y pa q nadie la vea y se le ocurra colgarla de nuevo, q hay gente pa to. Eso sí queremos documento gráfico de la hazaña y del resultado de depósito final.

Saludos para ti y para Paco >:0]

Paco Muñoz dijo...

Lamalgama, como sabe dónde está todos los días es mi paso de ida y vuelta del trabajo y los veo. Muchas veces me he preguntado ¿cómo no sale un comando lapidario?

Lisis, la vergüenza es municipal que son los que pueden hacerlo legalmente. Sin embargo me acuerdo de los atentados a la casa de Juda Leví, aunque siempre he pensado que detrás de lo de Juda Leví no estaban ciudadanos, sino otros interesés económicos.

Manolo Trujillo dijo...

Yo veo muy bien quitar la placa del Realejo, pero no veo bien quitar la otra, que lo que dice es quién construyó los edificios, para mal o para bien, y la fecha. Es como un certificado de contrucción, y a mi al menos me gusta encontrarlos

harazem dijo...

Mucho más incisiva es la placa que adorna la fachada de la iglesia de María Auxiliadora, vulgo, Salesianos, que recuerda a los salesianos caídos por Dios (el suyo) y por España (la suya), lo que quiere decir que fueron asesinados por los rojos, aunque no lo ponga, por los que no tenía Dios y además se quedaron sin España. Normalmente en las cunetas sirviendo de abono a los jaramagos.


No habría nada que objetar, puesto que está en lugar privado si sus dueños no estuvieran ampliamente subvencionados involuntariamente por buena parte de los ofendidos por la existencia de la propia placa.

Paco Muñoz dijo...

No la he visto esa Manuel, voy a ver si se le puede tomar un recuerdo gráfico para ampliación. Aunque pensandolo bién podría buscar todo lo que tenemos en la ciudad, que creo es bastante. Aguiluchos, placas, etc.

Paco Muñoz dijo...

Manolo Trujillo,

puede que lleves razón, no me he parado a pensarlo, lo que pasa es que en ese orden de cosas habría que dejar los saludos -quedan algunos- que nos encontrábamos antes en las entradas de los pueblos dándonos la bienvenida.

Lo cierto es que, me decía un amigo hoy que, mucha gente y principalmente nuestra juventud, no sabe ni siquiera lo que significaban esas cosas. No saben lo que era el parte de las dos y media; el NODO; el sindicato vertical; el frente de juventudes; los emblemas al entrar al cine; los saludos tipo playa de Fuengirola; las canciones patrióticas de cara al astro rey; la leche en polvo; la misa de doce; el velo en la mujer para entrar a los templos; la sumisión de la misma mujer al “pater familias”; el rosario en los colegios; los retratos del general en todos sitios al lado del Fundador; la cola del petróleo; y más atrás la cartilla del racionamiento; y la riqueza de unos pocos a costa de los mismos, igual que ahora desde luego con el ladrillo y las corruptelas, y tantas y tantas cosas y símbolos que los mayores nunca podremos olvidar.

Estamos hablando de setenta años desde el fin de la criminal guerra, y treinta y uno de “democracia” –lo entrecomillo porque considero que aún no es mayor de edad-, y son muchos años desde luego.

Por otra parte, fíjate si la gente son buenas personas, que la inmensa mayoría de los que sólo quieren recuperar a sus familiares, no hablan de rencor ni de venganzas.

También hay que tener en cuenta que, en el primer año de la dictadura del General, quitaron todo lo que oliese a República: la bandera; nombres de calles; símbolos de todo tipo; la memoria; deportaciones; y algo mucho más valioso que todo lo anterior, la vida a muchas personas, y nosotros casi un siglo después, tímidamente, lo que pretendemos –si se puede llamar pretender siquiera esto- es quitar una miserable y sucia placa, que para mí desde luego no es ningún símbolo honorable, sino todo lo contrario de recuerdo de los barbaros.

Salud Manuel, porque la tienes que tener andando por los sitios tan maravillosos que andas y se ven en tus fotos. Te envidio.

Ben-saprut dijo...

A la misma velocidad que va pasando el tiempo, el olvido se va haciendo dueño de la situación.

En un país donde la mayoría no mira al pasado para aprender, ni siquiera por curiosidad, esto es un peligro.

Quizás convenga ir quitando esos símbolos de la sinrazón "apoquitapoco", con la consiguiente explicación de los motivos, para ir llevando a nuestra juventud el mensaje de lo que aquello fue y lo que significó. Para evitar que vuelvan a caer en el error del engaño y permitan que vuelva lo que para ellos es desconocido (no siempre por fortuna) y que, a mi pesar, creo que, por ese desconocimiento, volverá.

Una propuesta: una fiesta por cada retirada de estos símbolos. Lo que en su día fue propaganda del terror que se convierta, despacito (como se comen los platos de la venganza) en propaganda de la libertad.

No sé si se me entiende.

Paco Muñoz dijo...

Es un detalle a tener en cuenta lo que dices, ¿pero como se lo hacemos llegar a los que pueden hacerlo, si sólo leen el periodico?

Y lamentablemente siempre se repite la historia. Gracias Ben.