viernes, 15 de enero de 2010

SUICIDIO DE JAZMINES





Me llamó la atención la fuente llena de pequeños jazmines que había terminado su ciclo vital en el agua. No habían tenido la oportunidad de configurar una moña (como se llama en Córdoba, en Málaga es Biznaga), y enaltecer la belleza de cualquier oriunda o extranjera. No habían tenido la oportunidad de colaborar a endulzar con su fino aroma cualquier noche de verano. Lo cierto es que era triste verlos en ese húmedo final. Los más jóvenes aún estaban lozanos, otros, más ajados se conoce eran del día anterior, o de días anteriores.

Moña cordobesa
Construyendo una moña de jazmines cordobesa


El jazmín es un arbusto, punto de partida de otras especies. Es aromático. Respirar su olor produce una sensación de bienestar muy agradable. Normalmente son blancos pero existen otras especies de distinto color, aunque los mejores aromas son siempre de los blancos. No conviene mojar las flores pues se ajarían enseguida. Es muy delicado de trasplantar. En casa tenemos uno en una maceta que las noches de verano da una o dos flores diarias, que se cogen para colaborar a la expulsión de las molestas hembras de los mosquitos, que son las que “joden”.

Biznaga
Biznaga malagueña


En el sur y sureste de Asia se mezclan con él te. Algunas especies contienen un aceite que se puede emplear para elaborar fragancias de perfumes. Se utiliza para los calambres menstruales y baños de relajación, así como para masajes que reducen el estrés muscular. De igual manera para generar ánimo, por su energía y vitalidad.

Para acabar de empatarlo puede convertirse en aceite afrodisiaco, aumentando la libido de ambos sexos, y así colaborar en el amor de cualquier pareja. Dicen que también cura la impotencia en el hombre, aunque algunas cuestiones “no las arregla ni Moyano el latonero”.

Pero… ¿Por qué el suicidio colectivo de los jazmines? A lo peor el motivo fue, no haber podido colaborar alegrando la vida de los seres humanos.

4 comentarios :

Ben-saprut dijo...

Y en las noches de verano los riegas y tu patio se llena de un olor que te relaja y te refresca.

Solo la flor del azahar es más hermosa e intensa en olor que la del jazmín.

Una vez más la naturaleza de da la solución.

Paco Muñoz dijo...

Coincido contigo, el olor del azahar, es el no va más. 1956 camino de Barcelona en tren, de esos trenes que salían de Córdoba a las once de la noche y llegaban a Barcelona a las dos de la madrugada del día siguiente, creo recordar que era por Castellón, los naranjos en flor, y era impresionante el olor tan embriagador que había en el ambiente. No se me olvida acostumbrado al del Patio de los Naranjos...

Talbanés dijo...

Los Jazmines y las Dama de noche abren sus flores al ponerse el sol... creo que no hay perfumes más embriagadores que los que desprenden esas plantas... pasear por el casco histórico de Córdoba en verano por la noche es una gozada porque hay decenas de ell@s en los balcones, patios y corrales de las casas. Un saludo Paco, lo de "suicidio de jazmines" me ha encantado, muy poético.

Paco Muñoz dijo...

Si que lo es Talbanés, pero ya ves lo que ha dicho Ben, se nos ha quedado el Azahar, de que metíamos en un bote con alcohol de peques para imitar a Chanel, claro algo de aroma le quedaba.

Las Damas de Noche son de más denso aroma, pero cuando dicen aquí estoy yo no veas.

Gracias.