martes, 2 de febrero de 2010

EL ALMANAQUE ZARAGOZANO


Almanaque zaragozano
Almanaque zaragozano.


Quiero traer hoy al recuerdo de todos, por lo menos en el mío está vigente, algo que era el libro de cabecera de mi madre. El Almanaque Zaragozano. Mi tío Pepe también era un “forofo” del Almanaque de D. Mariano Castillo y Ocsiero, aunque mi madre tenía una enorme virtud para saber cuándo llovería, desde que empezaba el verano decía:

Parece que va a llover.

Claro cuando las lluvias de otoño venían, ella sentenciaba:

– ¡Te dije que iba a llover. Lo ves!

La predicción era segura y a largo plazo como con el Zaragozano.

El almanaque ha cambiado poco en bastante más de cien años, salvo las efemérides astronómicas, porque incluso las ferias -se supone refleja todas las de España-, si comprobamos en Córdoba, aún está la de otoño, dice: “Córdoba. (Capital) 25 de mayo y 8 y 25 de septiembre”. Es decir la feria de mayo, el día de la Fuensanta y la feria de Septiembre, que era la segunda feria de la ciudad, o de otoño, que desapareció.

Las predicciones son curiosamente ambiguas y sirven para todas España. He comprobado el mes de enero y dice:

“Luna menguante en Libra a la 10,41 horas.- Buen tiempo de invierno, aunque demasiado seco y frío con escarchas abundantes y continuas; vientos del SO, traerán lloviznas al interior de Extremadura y oeste de Castilla-La Mancha. Cielos despejados en el resto de casi toda la Península; nieblas generalizadas, sobre todo en el interior de la Meseta norte”.

 interior
Interior del Almanaque Zaragozano.

Como podemos comprobar, todos con un nivel de reúma considerable por haber caído chuzos de punta, no ha dado ni una.

Luego un completo santoral, de santos que ni siquiera sospechamos que existen, aunque claro los hay para todos los gustos y estampitas. Y muchas máximas y refranes populares.

Dos refranes:

“En enero, más que nunca un buen puchero”. “Por la facha y el traje se conoce al personaje”.

Un proverbio: “Para la hormiga el rocío es una inundación”.

O un pensamiento de J.W. Goethe: “La vida ociosa es una muerte anticipada”.

Y el juicio Universal “Meteorológico-astronómico para el año 2010”, que contiene la predicción por meses los Eclipses, las Estaciones: perihelio y afelio. Las fiestas movibles. El cómputo eclesiástico. Y las Témporas. Lo que denota el catolicismo exacerbado de D. Mariano.

Unos datos biográficos de D. Mariano:

“Mariano Castillo y Ocsiero nació el 2 de agosto de 1821 en Villamayor. Publico en el año 1840 el almanaque "El Firmamento", más conocido por "Calendario Zaragozano", el cual todavía se publica. Mariano Castillo era astrólogo y meteorólogo. Oráculo, guía y consuelo de millones de campesinos. Se casó tres veces, con Pascuala (con la que tuvo dos hijos), Manuela y Victoriana. Casado desde hace 160 años con el tiempo y la atmósfera. Enamorado de los astros, profético y devoto de la Virgen del Pueyo de Villamayor. Fiel a la tradición, amigo del campo y del refranero. le gusta pintar, la lectura y el buen teatro. Ecléctico y sorpresivo. En la actualidad sus restos reposan en el cementerio de Villamayor, bajo las estrellas que le vieron nacer.”

Como pueden ver los pronósticos nunca se cumplían, pero como eran ambiguos y lo importante era la fe de sus seguidores, estos lo aceptaban sin rechistar. Tampoco en la época romántica del Sr. Mariano Medina de TVE, otro Mariano del tiempo, los pronósticos eran fiables, con el barco "K" y el barco "J" anclados en el Atlántico norte y enviando datos por radio o telegráficos.

Una vez llegó un Sr. a TVE con una tabla que ponía “Albatros”, preguntando por el Sr. Medina, diciendo:

-¡Conque marejadilla en el Cantábrico¡ ¿No? ¡Pues fíjate lo que me queda del barco!

En un mundo rural, el Almanaque servía como herramienta para ganaderos y agricultores. Hoy para nosotros, es como hacer un viaje a un mundo desconocido pues en el actual, cuando en una carrera de coches dicen, preparen las ruedas de agua pues lloverá a las 14,45 h., llueve seguro. Y si dicen nevará en Córdoba a las 13,00 horas del domingo, nieva.

El calendario Zaragozano fue en su tiempo como Stonehenge en el suyo, es decir una herramienta rural para medir el tiempo, la siembra y recolección.

De todas formas es como mirar un dibujo de los románticos viajeros ingleses, que la mayoría no eran ciertos pero eran preciosos. O leer los textos de Estrabón, que nunca viajó a España, como Santiago Matamoros. Todo ficción, pero con un agradable sabor a foto aneja, por lo nostálgico.

6 comentarios :

Talbanés dijo...

Mi padre compraba el almanaque zaragozano y desde pequeño siempre lo vi el librito dando tumbos por casa casi todos los años. En lo que dices de las ferias recuerdo como comprobé con amargura de adolescente como la feria de Montalbán no venía en la relación de fiestas de todos los pueblos y ciudades de España, por lo cual ni corto ni perezoso les escribí una carta de mi puño y letra a la dirección que venía dentro del librito y a los dos meses o por ahí me contestaron agradeciéndome la colaboración y me mandaron un par de ejemplares del almanaque zaragozano de regalo. Desde entonces aparece la feria de mi pueblo en él, que para mi, aunque parezca una tontería ahora pasados los años, en aquel momento fue un pequeño triunfo personal.

PD: Lo del marinero del "Albatros"... acojonante!! jejeje

Paco Muñoz dijo...

Fíjate, querido amigo Talbanés, como vamos enlazando las cosas. Ayer compré el almanaque, como ya he dicho en mi casa era libro de consulta. Y lo de las ferias lo erróneo de los datos, que no se dedican a actualizarlos.

Siempre pensé que salvo lo de las fechas y las efemérides astronómicas, que se pueden consultar en muchos sitios, ah, y lo de los santos y fiestas religiosas, el resto lo harán como los horóscopos en los periódicos, que se lo encargan al "nene" del almacén y el "nene" copia de la hemeroteca lo que le parece.

Pero claro las lunas, que eran elemento especial para la cosecha y siembra, si servían en el ámbito rural.

Ya despuntabas de rebelde por lo que no estaba bien hecho, señal inequívoca de la reclamación. Es lo primero que se mira, lo relativo a uno, eso es como el "chocho" y "polla" de las primeras miradas del diccionario, cuando por primera vez caía en nuestras manos, una verdadera decepción cuando comprobábamos que era "altramuz" y "gallina jóven", pues igual.

Gracias Talbanés y viva Talbania.

Saqunda dijo...

Sí, mi abuelo y mi madre lo compraban para saber las lunas para planificar los cultivos en la parcela, y eso era hace 10 años.

Talbanés dijo...

jejeje, gracias Paco. Muy bueno eso de buscar la palabra "chocho" en el diccionario, creo que lo hemos hecho todos de niños... y lo más gracioso era lo que ponía en el diccionario que yo tenía: "lelo de puro cariño" jejeje un saludo amigo.

Paco Muñoz dijo...

A propósito del diccionario publiqué una vez Los líos del Diccionario, y ahora veo que la definición del tuyo no la tenía en el mío y es muy buena, para decepcionarte también.

Paco Muñoz dijo...

Saqunda, la realidad es que se basaban en algo que se llama las Cabañuelas (parece de la religión judía) y otra cosa parecida que son las Témporas (método de predicción muy cercano a la religión católica), similares ambos a los que usaba el Mariano Medina de TVE, primero comprobar todos los datos científicos, y luego preguntarle a su suegra si le picaba el callo, para ver si iba a llover.