miércoles, 3 de febrero de 2010

EL MIÉRCOLES DE CENIZA


Miercoles de ceniza
Echando polvos en el miercoles de Ceniza

El miércoles de Ceniza es el día de ayuno y abstinencia, para los católicos, lo mismo que el Viernes Santo. En esa fecha, que este año es el 17 de febrero, es decir el próximo miércoles, se celebra el rito católico de imponerles a los fieles la ceniza. En ese acto, que o bien puede ser hacerles una cruz con ceniza en la frente, o echarle en la cabeza, el sacerdote dice las frases "conviértete y cree en el Evangelio" o “polvo eres y en polvo te has de convertir”.

La ceniza debe proceder de la quema de las palmas del Domingo de Ramos de la Semana Santa del año anterior. Estas cenizas que han sido previamente bendecidas, se untan en la frente o en la cabeza y simbolizan lo finito del género humano, es una especie de penitencia usada desde el Antiguo Testamento.

En el siglo IV, fijó la Iglesia la duración de la Cuaresma en cuarenta días, para calcularla se usaba el método del Computus. Para su cálculo se tenían que darse las siguientes premisas:

“1.- La Pascua ha de caer en domingo. 2.- Este domingo ha de ser el siguiente al plenilunio pascual (la primera luna llena de la primavera boreal). Si esta fecha cayese en domingo, la Pascua se trasladará al domingo siguiente para evitar la coincidencia con la Pascua judía. 3.- La luna pascual es aquella cuyo plenilunio tiene lugar en el equinoccio de primavera (vernal) del hemisferio norte (de otoño en el sur) o inmediatamente después. 4.- Este equinoccio tiene lugar el 21 de marzo. 5.- Llamamos epacta a la edad lunar. En concreto nos interesa para este cálculo la epacta del año, la diferencia en días que el año solar excede al año lunar. O dicho más fácilmente, el día del ciclo lunar en que está la Luna el 1 de enero del año cuya Pascua estamos calculando. Este número —como es lógico— varía entre 0 y 29.”

En una palabra el miércoles de Ceniza es el miércoles anterior al primer domingo de Cuaresma. Tiene un sentido lunar, como en casi todos los actos o mediciones del tiempo. Y es lógico por ser estos los sistemas periódicos de observación.


Ritual de la ceniza

Esa es la introducción, lo ritual, lo religioso, en una palabra, lo serio para los cristianos, en la calle la adaptación callejera de ese ritual era otra. Era correr detrás de las chavalas para “echarle unos polvos”. ¡Cuidado! No se vayan por lo fácil, por otros derroteros, era untarle a las chicas la cara con polvos de talco. Ese día las madres llevaban a las niñas al colegio para evitar que los chavales que estaban a la cacería, efectuarán el ritual. El motivo permitía tocar la cara de la chica idealizada, pero también podía llevarse el polvero un idealizado guantazo. Ese era un riesgo que se corría con la aislada chavala que no tenía a su madre cerca. De sexo débil nada. Por otro lado como siempre existían cafres, que en lugar de polvos de talco, utilizaban harina, e incluso escayola. Se puede comprender el resultado.

¿Quién no tiene en su memoria ese rito callejero? De acuerdo si, de una determinada edad, estimo que para las nuevas generaciones puede no significar nada, o no es habitual que eso ocurra.

El próximo miércoles, como dijimos antes, día 17 de febrero, es el Miércoles de Ceniza. Aquel que pueda (tenga talco), que se preocupe de seguir el rito callejero de echarle polvos a su chica (entiéndase empolvarle la cara con polvos de talco), que todo el mundo se va por otros derroteros. Es la “paganización” urbana del rito católico que, a su vez seguro habrían adaptado de la antigua Roma.

En el fondo se inventa poco.

4 comentarios :

Lisístrata dijo...

xDD pues sí, nos vamos por lo fácil Paco, y por lo agradable porque mira tú que bien hubiera estado q en vez de acojonarnos en la iglesia ese día(q dejábamos hasta el cole, lo único q tenía de bueno, para ir a la puta "senisa" los cojones, perdón las palabrotas) con el "recuerda q eres polvo y en polvo te convertirás" nos hubiesen dicho, "morirse a polvos cual cucarachas es la mejor muerte del mundo, así que cogerse los globitos y hala a F....R"

jajajaja, claro q nos vamos por lo fásil, si es lo mejón.

un saludo Paco >;0]

Paco Muñoz dijo...

Lisis, que bueno lo de morirse como las cucarachas, pero que difícil. Luego deduzco que a ti te encenizaron alguna que otra vez pero oficialmente. Yo he tenido suerte, en mi casa, mis padres tenían una religión muy "sui generis" y no nos obligaban a eso y como el colegio tampoco pues ea.
Lo que no se es si en determinadas comarcas era igual que en la metrópoli, y la costumbre de echarle polvos de talco a la nenas se daba.

Ana dijo...

Creo que también el Miércoles de Ceniza era cuando se hacían los Juas.
El Juas era un monigote del tamaño de un hombre que se hacía con unos pantalones viejos y una chaqueta rellenos de paja, luego se le ponían todos los detalles posibles, botas, gorro, barba...
Por mucho que lo arreglaban el Juas quedaba muy desastrao, por eso cuando alguna persona va desaliñada. se dice que parece un Juas.
Recuerdo siendo yo muy pequeña que colgaron uno en la travesía de Barrionuevo, lo bajaban lo subían, le tiraban cosas, toda la gente que se agrupaba alrededor gritaba, lo insultaban y sobre todo reían, al final lo dejaron en el suelo y lo arrastraron los chiquillos, creo que después lo quemaron.
Sólo recuerdo ese Juas, no sé si esa costumbre se perdió o que yo nunca fui más a la fiesta.

Paco dijo...

No Ana en otros barrios también se realizaba este rito, lo que pasa es que me parece que era el Domingo de Resurreción, y en otros sitios la noche de S. Juan.

El "Juas" , una contracción de Judas, era "maltratado" como dices y al final quemado.