martes, 23 de marzo de 2010

LAS VAGONETAS Y LAS CANTERAS DE PEDROCHE


Testigos en la carretera. Puntos de anclaje de la torreta.

La “Fábrica del Cemento”, fue una de las primeras industrias importantes de la ciudad. La explotación de la materia prima se realizaba en las canteras de Pedroche, a pocos kilómetros de Córdoba. En las fotografías aéreas se puede ver lo que supusieron esas vetas de material e imaginarse las toneladas del mismo que se extrajeron para la fabricación del producto.

Lugar dónde estaba la otra torreta al otro lado del vano del arroyo.

Las Vagonetas

Para ahorrar en medios de trasporte edificaron una especie de funicular, que llevaba colgadas unas vagonetas, que viajaban, unas en sentido de la fábrica, llenas con material y otras en sentido de la cantera vacías. El punto más espectacular que salvaba la línea de transporte era el arroyo de Pedroche. Una de las torres estaba en la carretera que pasaba por debajo –ha estado hasta hace poco y ahora sólo quedan los cuatro puntos de la cimentación, que se puede ver en la fotografía al igual que en el otro lado del vano- y la otra en el cerro de enfrente. El vano era considerable, de más de 150 metros. Era un espectáculo cuando te llevaban a ver las vagonetas, y éstas estaban funcionando. Una verdadera obra de ingeniería.

Cinta transportadora, otra perspectiva, abajo puede verse el azud del arroyo.

Las canteras.

La zona de canteras era amplísima, en la fotografía aérea se puede ver las sucesivas ampliaciones que han ido haciendo y el abandono de las otras explotaciones. Creo, que tenía la empresa la obligación de restituir el terreno a su estado original, pero me parece que eso no ha sido así. Hubo un tiempo que los escombros que surgían por la ciudad era obligatorio llevarlos allí y se llenaron con todo tipo de ellos. La numerada con el cuatro, es la que se llenó de agua que se relaciona en la entrada del lago de las canteras. No sé si la número seis está aun en explotación, está en las cercanías de la Campiñuela y Navalagrulla. La numerada con el dos está como quedó después de su abandono.


Vista aérea de las zonas de explotación en las cercanías de la ciudad.

Cuando después de muchos años se excave por cualquier causa la zona número uno, se encontraran los objetos más diversos de nuestra civilización, objetos que incluso el tiempo no podrá alterar; cubiertas de automóviles, vidrio, y hasta productos químicos he visto vaciar allí. Unos modestos arbolitos se sembraron después y “hasta luego Lucas”.

Cinta Transportadora, tramo del arroyo.

Existe la explotación de la que hablamos, en otra entrada, a ambos lados de la Loma de los Escalones que está abandonada a su suerte, vamos aquello de la ventana geológica. Y luego existe otra en Espiel en la Sierra del Castillo, dónde a su lado hay una zona, creo que propiedad de la empresa, sembrada en terrazas, de almendras, donde cualquiera –no sé ahora- puede hacer una abundante recopilación de ese fruto. El camino que lleva a las paredes de escalada de la Sierra del Castillo, mirando a entrada del pantano de Puente Nuevo, está tapizada de almendros –puede verse la superficie en la fotografía-.

Vista aérea de la zona de la Sierra del Castillo en Espiel, con el terreno sembrado de almendros en terrazas a la izquierda de la explotación.

Contaminación.

Hubo una lucha muy fuerte por los vecinos de los alrededores de la cementera, Santa Rosa Valdeolleros, Chinales, y barrios al sureste de la fábrica que han estado sufriendo, lo que en aquellos tiempos decían caía sobre la ciudad, que cifraban en una tonelada diaria de polvo de cemento. Ignoro si es o no una exageración, pero que se lo digan a los vecinos de esos barrios, como estaban sus azoteas. Nuevas normativas obligaron a la empresa a evitar los escapes con los filtros adecuados y parece que ahora no existe el problema tan acusado.

Salida subterránea de la cinta por debajo de la N-432.

Epílogo

Las vagonetas desaparecieron y otra tecnología se hizo fuerte, una cinta transportadora del material permite llevar a la fábrica el mismo, que hay que reconocer es otra notable obra, que puede verse en las fotografías. Su recorrido es de unos dos kilómetros. Pero desde luego no era lo mismo ver aquellas vagonetas colgadas, cruzar el vano del arroyo Pedroche camino de la Fábrica del Cemento, que era, independientemente del nombre comercial que tuviera en sus diversas épocas, como han llamado siempre los cordobeses a esa industria. Hay que admitir que siempre miro todas esas cuestiones con la mirada de la nostalgia, de lo que no volverá, pero siempre pensando que no hubiera estado de más haber dejado una muestra de ese pasado, no tan lejano, para las generaciones venideras.


2 comentarios :

diegrodber dijo...

Buenas tardes Paco, soy un chaval aficionado a la historia y la arqueologia, y como vivo en el barrio del Naranjo, conozco esta ona bastabte bien y me pierdo por ella en busca de sorpresas, y te comunico una que me he llevado, pero no se si conoces: al lado de esta cinta transportadora, por el lado de asland y antes de cruzarla, he encontrado unos restos que parecen del aqua nova domitiana augusta, solo se les ve una pared lateral porque la meseta se ha movido y lo tapa por arriba, para más dudas, diegrodber@gmail.com, muchas gracias por tu atención y por este magnífico blog

Paco Muñoz dijo...

Estimado Diego

Muchas gracias en primer lugar por tu comentario. Te diré que si que en esa zona hay muchos restos del acueducto, menos de los que debiera haber teniendo en cuenta que venía de tres ramales, Fuente de los Mártires Peña tejada y Palomera. En Palomera si hay conducciones subterráneas antes del puente de hierro. Te pongo dos direcciones de diferentes entradas por si alguna de ellas tiene fotografiadas los restos que dices, en caso contrario te ruego me lo digas para echarle una mirada a lo que tu dices, pero me parece que son donde hace una represa el arroyo.
Un abrazo.

http://notascordobesas.blogspot.com.es/2010/03/aqua-nova-domitiana-augusta.html

http://notascordobesas.blogspot.com.es/2012/03/el-aqua-nova-domitiana-augusta-ii.html