lunes, 31 de mayo de 2010

PUENTE CALIFAL DEL RÍO GUADIATO


Puente Califal S. X del Guadiato.

Una vez estamos en el puente romano del Guadanuño, sólo tenemos que desplazarnos Guadiato arriba, por la orilla izquierda, unos setecientos metros, por una deliciosa y fresca vereda hasta llegar a un paraje excepcional, frondoso, donde se levanta la mole de un colosal puente de nueve arcos y con una considerable altura. Si hacemos memoria de los puentes que disponemos en nuestra ciudad, quitando algunos viaductos del ferrocarril, ninguno es de esa magnitud.

Camino del Puente Califal del Guadiato.

Leyendo por los lugares idóneos, lo datan en el siglo X, de fábrica califal, que cruzaba el río Guadiato en el camino de Córdoba a Badajoz, vía importante del Califato. Pero no he encontrado datos más concretos de fecha de construcción altura y demás elementos arquitectónicos.



Vereda al Puente Califal del Guadiato.

En el libro “Andar por la Sierra de Córdoba” hay un pasaje referido al puente que nos ocupa y que merece estar aquí. Se titula Puente Califal Siglo X, y dice:

“La estampa de este puente sigue siendo imponente y su presencia da al paisaje un aire bucólico y solitario. Construcción de grandes sillares que, a pesar de su estado ruinoso, constituye uno de los exponentes más destacados, a la vez que desconocidos de la arquitectura islámica cordobesa. Considerado monumento Nacional, en la actualidad se encuentra totalmente abandonado a su suerte, al igual que ocurre con tantos otros monumentos de la Sierra de Córdoba. Su conservación es milagrosa. Esta obra es conocida con el sobrenombre del ‘Puente Roto’. Existe un testimonio recogido por los lugareños que nos cuenta la historia de su fatal derrumbamiento en el año 1915. Según se cuenta, un pastor lo cruzaba con varias reses cargadas de picón. Un buen día el temporal había arreciado y el río venía muy subido, con lo que los ojos del puente estaban casi cubiertos. Las bestias al pasar intuían el peligro y se negaban a cruzar, el paisano a fuerza de tirones logró empujar a los animales y al paso de la última res el puente cedió a la embestida del agua precipitándose al vacío. Posteriormente se vino abajo otro de los ojos llegando a nuestros días sólo los restos que tenemos ante nosotros y que el Guadiato sigue devorando poco a poco”

El arco de la orilla izquierda.

También en el mismo libro y pasaje se publica un verso de Ricardo Molina sobre el puente:

“Sobre los muros viejos del puente verdinoso y en ruinas
Flores nubes y aves dulcemente alaban la vida
¡Ah! que tierno es el amor por la mañana

Que aclara la sonrisa
Del alba blanca entre pinos verdes
Y las verdes colinas

Sobre los muros viejos del puente verdinoso y en ruinas
Hacia la fresca aurora de los pinos
Un recuerdo suspira”.

El Segundo arco de la orilla izquierda.

Es verdad que los testimonios orales como el que transcribimos adolecen de exageración algunos. Por poner un ejemplo si el agua hubiese llegado a casi tapar los ojos el actual de los arenales habría sido tapado totalmente por la subida, y ni que decir tiene el romano del Guadanuño, lo que estimamos es algo exagerada la versión oral. Eso sin entrar en el juego de la palabras res por burro o mulo, que no tiene la menor importancia, son las cuestiones normales de las versiones orales de las historias.

Tres arcos.

Lo cierto es que es una obra monumental. Un puente que sí se construyó en el siglo X, habría que estudiar los motivos del lugar y esa considerable altura. Si estudiamos las curvas de nivel donde está construido, da la impresión que es una obra de pared a pared, so pena que el camino discurriera por las riberas del río, buscando una salida de nivel que permitiera subir. En ambas orillas no existe –por lo menos yo no lo he visto- camino que llegue a él o salga de él. O ha sido absorbido por la vegetación o derrumbes. Vegetación de ribera variada y rica, juncos adelfas, romero, sauce y jara, así como la arbórea de pinos y encinas.

Otra vista de la cara sur.

Merece la pena hacerle una visita para lamentar “in situ” el abandono a que está sometido el patrimonio histórico. Es lamentable la actuación de los poderes públicos en esta y otras materias relacionadas, y eso que está considerado Monumento Nacional desde 1931. Tenía nueve arcos y se pueden comprobar los tajamares redondeados y espolones correspondientes. Se observa la mano de diferentes reparaciones. También era conocido como De la Tejera.

Hay una Web que se llama http://www.villaviciosadecordoba.es/ que hace una descripción del puente al que llaman por el nombre de la Tejera, lo situan en la época califal, durante el mandato de Abderraman III. Lo consideran el segundo en longitud de la provincia.

“Tenía –dicen- nueve ojos ultra semicirculares, con despiezo convergente, siendo el central escarzano, dos de medio punto y de herradura los tres del extremo. Esta obra de sillería con aparejo en la que se alterna, tanto en las pilas como en las juntas de los arcos, una pieza dispuesta en forma de soga con un par de sillares que atizonan. Fue utilizado hasta finales del siglo XIX como infraestructura del camino usual entre Córdoba y Villviciosa”.

Y continúan diciendo:

“Al retirarlo del servicio ha ido progresivamente deteriorándose, siendo su estado actual de ruina, corriendo un grave peligro de derrumbamiento. A pesar de su mal estado de conservación este puente está catalogado como Monumento Nacional, declarado como Bien de Interés Cultural ( B.I.C) e incluso está inscrito en el Registro General de Bienes de Interés Cultural del Patrimonio Histórico Español”.

No deja de ser una aportación a las dudas que surgen sobre el lugar de ubicación y su utilización. Y aportan una bella fotografía del mismo, a pesar del deterioro sufrido, no ya por el derrumbe sino por el paso del tiempo y abandono

El tablero del puente.

Si lleváramos la cuenta de los despropósitos histórico-arqueológicos tendríamos que tener un bloc del tamaño del puente posiblemente.

El compañero Bartolomé Olivares, gran conocedor de nuestra Sierra, me hace las siguientes aportaciones que incorporo a esta modesta entrada.

“El puente servía para la Gran Ruta (yadda) que mantuvo su importancia hasta el siglo XII. Esta ruta de 225 kilómetros era la más directa de Córdoba a Badajoz. La hermana del rey de Portugal viajo por este camino hasta Córdoba para casarse con el rey Enrique IV.

Sobre el posible camino perdido en la actualidad decirte, que éste casi seguro seguía al otro lado del puente por la margen del rio y por la vaguada que vemos ascendería y se uniría a un camino que hay en la actualidad.”

Y continúa diciendo que es una fotografía del Puente Califal, "el emblema de la extraordinaria y didactica guía "Andar por la Sierra de Cordoba" pues es uno de los lugares mas bellos de nuestra sierra."

Vista aérea.







Bibliografía"Andar por la sierra de Córdoba" "Web Villaviciosadecordoba.es"
Fotografías y vídeos del autor

6 comentarios :

Maikol dijo...

Me parece increible..ahí perdido en la nada, en el olvido...

Desde luego seguro que es un lugar con un "aura" especial...

Gracias, un vez más, por este aporte.

Talbanés dijo...

Que preciosidad de puente Paco, me encantaría ir a verlo, ahora voy a tener unos días libres si puedo me daré una vuelta por allí en bici salidendo tempranito por la mañana. Un abrazo y enhorabuena por la entrada.

Alberto EM dijo...

Pues en ese puente hay escondido un geochace casualmente.

¿Llevaba mucha agua el Guadiato? Es una zona que posiblemente visite este Verano ya que la mayoría de los arroyos me los encontraré algo secos.

Las descripciones que realizas de las zonas que vas visitando son muy detalladas y completas. Un gran ejemplo

Paco Muñoz dijo...

Perdonad la tardanza en contestar porque he estado fuera.
Para Maikol:
Es verdaderamente especial. Bartolomé que es un experto -bueno hay muchos-, lo tiene perfectamente relacionado en uno de sus libros "Andar pro la Sierra de Córdoba" del que es portada.
Para Talbanés:
Merece la pena. Pero tienes que estar muy en forma, cosa que no dudo, yo lo he hecho en tiempos ahora me parece que sería imposible. Subir el Lagar, dejarte caer, luego pasando el Km. 17 a la derecha y ves los dos el romano y este. Lo malo es la vuelta hasta el Lagar teóricamente cuesta arriba.
Para Albeto EM:
He leído lo de geocache. Esperaba más agua en el Guadiato pero no como habitualmente. Gracias por tus palabras.

José Manuel Ben-saprut dijo...

Pero, ¿de verdad que esto existe cerca de nosotros? Es una preciosidad de construcción.

No tengo palabras, Paco.

Paco Muñoz dijo...

A diecinueve kilómetros, metros arriba o abajo. Es, José Manuel impresionante, y eso que por la tupida vegetación no se puede ver en todo su esplendor. Pero es increíble. Te provoca una serie de preguntas que no tienen contestación inmediata. Los interrogantes se acumulan. Es el segundo puente en importancia en Córdoba -de la antigüedad se comprende- con nueve arcos, en un paraje maravilloso, pero inexplicable -claro ahora-, en un lugar que no responde -según mis cortas luces- a una ruta de categoría acorde con la magnitud de la obra.
¡Anímate!