sábado, 22 de mayo de 2010

TORRE DEL BEATO


Torre del Beato fachada este y principal.

Hoy también use de la experiencia de los clubes de ciclistas de montaña y de senderistas, para localizar un lugar que conocía desde hace muchos años, tantos que no me acuerdo. En bicicleta lo he recorrido cuando hacíamos la ruta Córdoba, Lagar de la Cruz, cruce de Trassierra bajada a las Margaritas –la de San Jerónimo no estaba transitable-.

Fachada principal.

Pasabas las Ermitas y después de una serie de curvas, dejabas a un lado un pequeño altar floreado, muchas veces con la ofrenda floral de plástico, llegabas a un inmenso castañar, y después de un par de rectas –es un “poner”-, Piquín a la izquierda, que me hizo recordar el estribillo de "La Cuesta del Reventón" de Ramón Medina":

“Pasan por "Piquín",/ hay mucho jaral,/ si no viene el guarda/ traerán buen jornal.../ La Cuesta del Reventón/ la suben cantando/ para hacer picón./

Cara norte.

A lo lejos veías unos cipreses, antes de encarar una subida a izquierda y allí, majestuosa, estaba la torre de un “castillo” entre una larga fila de esos árboles celestiales.

Cara sur de la torre.

Luego la red y toda la inmensa información que contiene te dice de ella muy poco. La titulan como una torre vigía de origen islámico, de lo que fue el cinturón de vigilancia, cuestión que entra dentro de lo posible. Es una torre de planta cuadrada, con fábrica de mampostería, con un arco que antes contenía una puerta que ya no está, que significa un deterioro para las posibilidades del “natural” vandalismo, suciedad y, cómo no, el nombre de los tontos por las paredes. Esto de los nombres es como las meadas de los perros para dejar la marca.

Esquina cara sur.

La torre está en un extraño buen estado de conservación que, salvo un bocado en la arista suroeste, no presenta más daños. La sala de la planta baja es un habitáculo abovedado de ladrillo, con unos escalones en un lateral, que permiten entrar por una estrecha entrada al piso superior.

Detalle del muro en la cara oeste.

Tengo que decir que no subí por la natural precaución –es miedo-, que normalmente utilizo por ir solo. He visto alguna fotografía del acceso a la azotea similar al de la primera planta, pero ninguna de la primera planta que no tiene más iluminación que las rendijas o aspilleras, que se ven en las fachadas. La azotea está coronada por cuatro merlones angulados en cada una de sus cuatro esquinas y alguno intermedio.

Puerta de entrada.

La orientación de sus esquinas lo es a cada uno de los puntos cardinales, pero considero que no es muy exacta. El camino de acceso está una vez pasada la instalación de la antena de la antigua Voz de Andalucía, en el CP79, a la izquierda, antes de llegar a una curva en cuyo lado derecho existe una entrada a un cortijo. Venimos del cruce de Trassierra, hemos pasado el cortijo de la Soledad y la Aljamara.

Rincón noroeste de la planta baja.

La entrada al camino está protegida con una cadena con candado, que evidentemente no impide la entrada a pie. El camino es muy bonito con una fila de cipreses al lado derecho y mucha vegetación, fruto de lo que he dicho en alguna ocasión, un invierno húmedo como hacía tiempo no se conocía.

Rincón suroeste escalera.

Calculo que unos cien metros son los que tenemos que recorrer hasta que se nos presenta la torre. La explanada que ocupa la torre, tiene en su parte trasera un muro, que sostiene el terreno de detrás que está a un nivel superior.

Detalle de la escalera.

El nombre de la torre hace referencia a un religioso que, posiblemente la ocupara en la época de los muchos eremitas que hubo por toda esa zona. No estoy hablando de antes del Califato sino después de la Conquista. Los cipreses no dejan de ser el clásico árbol, como hemos mencionado celestial, sus características físicas miran al cielo y en casi todos los lugares religiosos existen cipreses, sin excluir los llamados camposantos.

Trampilla en el rincón sureste subida a la primera planta.

Otro lugar de las cercanías de la ciudad, muy conocido por los deportistas y amantes de la naturaleza que merece la pena una visita.

Cúpula planta baja.




Vídeo del camino a la Torre del Beato.



Vídeo de la Torre.

3 comentarios :

ben dijo...

La cantidad de veces que he pasado cerca,con bici,nunca me llamó la atención,pero que bueno verla en fotos ,muy buenas.
Y si aún vas en bici por esas carreteras es que estás en forma...
"ben"

Paco Muñoz dijo...

Querido amigo Ben, gracias por imaginar lo que no es, voy andando. Precisamente ayer estuve en Valdepuentes, dejé el automóvil en el centro de visitantes, eran las nueve y hasta las diez no sale el primer autobús, subía nadando y desde Medina Azahara al acueducto y me pegué una batuta que casi me agoté, y solo, más solo que la una, no me cruce nada más que con unos cuantos conejos, llegué al límite. Me mosquee y me volví haciendo unas fotos y malas. Luego perdí el equilibrio al pasar una alambrada y me di dos cortes en el costado, en el sitio de Jesucristo, no muy considerable afortunadamente, lo considerable la camisa, que me costó un disgusto leve con el ejecutivo. Por lo tanto la forma de pena Ben.

Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Ben nadando no, "andando por la carretera", que si has subido a Trassierra por ahí, sabrás la rectas el desnivel tonto que tienen y lo que cuesta subir con la bicicleta. Son como una que había en la subida al la Cuesta del Espino, que parece que tiene un vació de oxigeno, y no andan los "motores".

Estoy torpe.