miércoles, 25 de agosto de 2010

LA PÉRGOLA DE LOS JARDINES DEL DUQUE DE RIVAS.


Una vista de como estaba la Pérgola cuando su inauguración
Una vista de como estaba la Pérgola cuando su inauguración.

Mis recuerdos de la Pérgola se circunscriben a finales de los años cincuenta. Allí nos íbamos a fumar cigarrillos de matalahúva, para que no nos viera nadie fumarlos, y después era necesario el clásico caramelo Pictolín, de un sabor a menta fuerte que, evitara el que tu madre te oliese. Recuerdo un día que estábamos tres amigos y pasó un tío abuelo mío, Antonio el cojo, que afortunadamente no nos vio. Es como si hubiéramos cometido algo gravísimo. Pero leche, con el trabajo que le costaba andar y lo lejos que estaba de su casa, que era en San Felipe, hay que ver la casualidad.

Módulo Central
Módulo Central.

La matalahúva no es tabaco, pero usábamos ese “desodorante” bucal del caramelo. Luego, cuando pasamos a los cigarrillos mentolados, que ya eran tabaco en toda regla, y nosotros “más hombres”, era mucho más necesario el caramelo. En el contacto familiar se evitaba el cuerpo a cuerpo hasta que pasara un buen rato, que se estimaba necesario para eliminar el olor.

 Uno de los dos detalles decorativos del módulo Central
Uno de los dos detalles decorativos del módulo Central.

Los cigarrillos de matalahúva se apagaban con notable frecuencia, y chisporroteaban. Unas veces parecía que se encendían completos, e incluso se abrían a darles lumbre. La iniciación en el arte de fumar, que significaba subir el escalón dentro del niño para “hacerse hombre”, la marcaba el listo del grupo que te obligaba a dar una fuerte “calada” -como se decía-, al cigarrillo, que se traducía en un fuerte mareo, que las primeras veces desembocaba en vómito, o un ataque de tos que te llevaba a las cercanías de la desesperación, que no te calmaba ni las pastillas "Tosiletas".

 Vista del Módulo Central desde el jardin
Vista del Módulo Central desde el jardin.

Antes ya me llevaba mi madre a jugar a los jardines del Duque de Rivas, lo que pasa es que allí iban niños con criada, e incluso uno me pidio mi teléfono, cosa que le pregunte a mi madre y como es lógico no se lo pudimos dar. Ahi ya empezé a comprender las diferencias entre nacer con estrella y estrellado. Ya en la adolescencia fue la Pérgola también, testigo de amores y de algún que otro beso furtivo, y digo furtivo porque te podían aplicar las normas por atentar a la moral pública, si te pillaba aquel señor de sombrero con rosetón de colores, carabina al hombro, gris en su conjunto y cara de pocos amigos.

 Extremo sur
Extremo sur.

En las ferias, destacaba la Pérgola en la calle de los cacharros -porque lo de calle infierno viene de Guadalquivir abajo-, entre música de los Cinco Latinos, o el “Maruzella” de Renato Carosone. La canción del verano no existía, no porque no existiera Georgie Dam -que creo ha existido siempre, desde Atapuerca, como Luis Aguilé o Torrebruno-, sino porque la canción de moda era la que se escuchaba en la feria hasta la saciedad. Era el andar entre empujones por la estrechez del sector donde estaban lo cacharros. Rara era la vez que no se perdía alguien de la "charpa" entre tanta "bulla".

 Lateral occidental República Argentina
Lateral occidental República Argentina.

La neoclásica Pérgola, fue obra de Carlos Sáenz de Santamaría, terminándose la obra en 1930. Se pretendía que los jardines del Duque de Rivas tuvieran un cierre por la Republica Argentina y que no fuera el telón de estos, los feos pabellones militares de antes. En 1931 gracias al empuje cultural de la II República, albergó la Biblioteca Popular Duque de Rivas, complementando la Biblioteca Séneca que ya existía en los Jardines de la Agricultura.

 Una vista del interior
Una vista del interior.

Durante mucho tiempo, la Pérgola de los jardines del Duque de Rivas, fue eso una Pérgola con algo de enredaderas y unos largos bancos interiores, totalmente diáfana, con un cuerpo central que se asemejaba a un templo clásico y unas fuentes a los lados. Luego en las ferias de mayo, cuando se utilizaban los jardines para las casetas, siempre estuvo ocupada por ellas, y tuvo como no, alguna que otra actividad cultural. Luego como siempre la desidia, y el abandono.

 Otra vista del interior
Otra vista del interior.

La Pérgola, después de estar mucho tiempo abandonada hasta rozar la casi ruina absoluta, se reacondicionó en 2002, creo que con un presupuesto de 800.000 euros. Se convirtió en el Café “Le Musiqué” y se habilitó como sala de exposiciones. Siempre el característico bar que, a pesar de los pesares, generó una oferta cultural variada; exposiciones y otras actividades. Y por lo menos en el campo de la música, celebró conciertos interesantes y unas veladas veraniegas de notable influencia jazzística.

 Una de las dos fuentes
Una de las dos fuentes.

Tuvo un ambiente artístico intelectual agradable. La gestión que estaba en poder de la empresa La Pérgola XXI S.L., acabó a finales de 2008, parece que por no renovación de la licencia de la actividad a la citada empresa. Estamos casi a finales de 2010, y sigue sin resolverse el problema, desconociendo las motivaciones concretas.

 Destrozo de unas de las entradas
Destrozo de unas de las entradas.

En blogs amigos, concretamente en la Calleja de las Flores y Otra Cordoba es posible, han denunciado desde hace tiempo ampliamente el tema sin llegar a tener resultados óptimos, posiblemente por el ocultismo y la sinrazón de muchas actuaciones institucionales, en la ciudad de la transparencia y la participación, y dentro de seis años de la cultura (¿?). Ahora parece que se está otra vez moviendo el asunto. La Pérgola es ya mismo un muladar que, si no se toman medidas adecuadas, que significará haber tirado a la basura todo el dinero que ha costado su rehabilitación, que dicho sea de paso es público.

 Cada vez quedan menos placas metálicas
Cada vez quedan menos placas metálicas.

Sea de quien sea la culpa, el pecado de omisión es también sinónimo de culpa sin duda. Ya estarán apareciendo materiales de la misma en chatarrerías. Lo más lamentable es que se nos llena la boca de cultura, de capitalidad cultural, y de muchas cortinas de humo, sin que por otro lado se preocupe la Institución por cubrir esas lagunas endémicas de abandono de las cosas que tiene nuestra ciudad, que si no se remedia, se traducirán en una nefasta gestión de lo público.



Fotos y vídeos del autor.
De la foto de blanco y negro de la web patrimoniohistoricocultural.blogspot.com.

29 comentarios :

vértice dijo...

No me da tiempo a seguirte, ya que leo y releo todas tus entradas, y yo creía que sabia algo de Córdoba.
Os doy las gracias a todos.
Un Saludo.
www.flickr.com/photos/vertice1/collections/

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco:

LA PERGOLA DE LOS LANGOSTINOS

En el año 1981, fue la Ultima vez que la Westinghouse, puso caseta de Feria y la puso precisamente en la Pérgola de los jardines.

Recuerdo que por aquellas fechas la fábrica se jugaba el ser o no ser, y se montó la caseta para ver si a los "americanos" que ya inundaban quisimos "cautivarlos" para que no se fueran.

A mi me tocó coordinar todo el aspecto festivo de homenajes y entregas de trofeos (insignias de 25 y 40 años). y el convite.

Pero te pongo esta nota porque en un pilón de una fuente que hay en esa pérgola. (Pilón con forma de concha". En cuestión de 10 minutos se perdieron más de 5 kilos de langostinos.

"Los hechos".

Rafael Parra Barmejo, encargado de nuestro Economato, se acerca a donde estaba la presidencia (El Director y Jefes, que entregaban insignias), para decirme: "Estévez, acaban de llegar los langostinos de la Gamba de Oro. Y los han vaciado en el pilón de la concha.

Yo tardaría en llegar unos cinco minutos. Cuando llegamos a dicho pilón que era en donde los habían vaciado, solamente quedaban unas diez piezas de langostinos.

Aquello fue visto y no visto, como se perdieron los cinco kilos. El apuro que pasamos fue de aupa.

Creo que el pilón de esa fuente todavía debe estar, pero yo siempre que paso por ese lugar, me acuerdo de aquellos "langostinos".

Tambien recuerdo que aquellos poyetes de la pérgola les servían de mesa a los trabajadores de la CORDOBESA, que salían a medio día a comer y se les llevaba la comida desde San Lorenzo.(Juan López Almedina, Aranda "El Naranjero" y el hermano de las "Montilla". No daban dos reales por llevarla.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco:

En el año 1967, en un domingo del mes de septiembre, tuvimso que ir a trabajar a Cenemesa (W), Antonio Camargo Bello y yo. Entrábamos a las seis de la mañana, y fuimos en la moto del amigo Camargo (vivía en calle Almanzor).

Nos paramos en el Quiosco de San Rafael, que había junto a la pérgola a tomar café (5.30).

Al entrar en el Quiosco y a la derecha había un grupo de unos cuatros Venezolanos (Estudiantes Veterinaria), que al estar de fiesta, se empeñaron en que nos tomásemos una copa de coñac. Al decirles que no, que ibamos para trabajar, se pusieron pesados y casi nos obligan.

Nustra suerte fue que en el lado derecho del Quiosco, estaba medio adormilado" Pepin Moreno, que al ruido se despertó. Y como un resorte se enfrentó a los cuatro Hispano-Americanos, y fue precisamente en la cercana pérgola en donde se lió a "palos" con los estudiantes, y los echó a correr.

Al poco tiempo este Pepin Moreno, hijo del dueño de la Funeraria Moreno, (Que hizo el entierro de Manolete), se mató al entrellarse en el coche en que iba con la Tomata, en la Avda. Obispo Pérez Muñoz.

Paco Muñoz dijo...

Emilio, pero si tu eres quien tiene una de las mejores colecciones fotográficas de Córdoba y provincia, y eso son muchos conocimientos, y seguro que subes no las que haces sino sólo una parte.

Un saludo

Paco Muñoz dijo...

Manolo si están los pilones, en una de las fotografías se ven, pero… o habría mucha gente, o mucha hambre, para acabar con los cinco kilos de langostinos en tan poco espacio de tiempo.

Mi amigo Juan Martínez Callejón y su padre Juan (fundidor), también estaban en la Cordobesa, y al lado creo estaba, Serra León. Pero como vivían en la Puerta de Almodóvar les daba tiempo a comer en casa y volver.

La otra mañana estuve con Bohollo (nunca sé cómo se escribe), y no sé si me dijo que habías estado por allí el día de antes, o que ibas con frecuencia. Le pregunté por la emparedada y me dijo, eso son romances. Me señalo la ventana y dijo ahí no se puede subir y no se puede escarbar porque se cae la torre. Sus historias. Mientras, como la jaca de Peralta, saludaba a todo el que pasaba por la puerta y le preguntaba incluso por los nietos, de los que muchos sabia hasta el nombre.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco:

Pepe Bojollo Arjona, es una persona que sabe muchas cosas, pero te cuenta nada más que le interesa.

-En cuanto a lo de las "Emparedadas" el no sabía ni que existía eso, y en cuanto a subir esas personas las "incorporaban" logicamente con unas escaleras.

Ten en cuenta que el concepto "Emparedada" en la Edad Media, significaba poco más o menos que quitada de la circulación.

El bueno de Bojollo, ¿A que no te dijo que el último sueldo de sacristán que le pagó un cura, se lo pagó con dinero falso?

Por eso te digo que Bojollo, aunque excelente persona, cuenta lo que él quiere.

Paco Muñoz dijo...

Amigo Manuel, Yo que he nacido en ese barrio no me suena tu compañero Camargo. Estuve trabajando en la calle Almanzor, con Rafael Gil, que era hijo del sillero, en la calleja, a cuya entrada estaba el chalet de Llorente, que hoy es un rstaurante y continua teniendo el níspero en el pequeño jardin, todos mis amigos eran de por ahí. Ya preguntaré.

Lo llamativo y curioso es que esa semiprovocación, os la resolvió Pepín Moreno, cuya historia y amores son de todos conocidos. En la gente de la noche existía un código no escrito muy a tener en cuenta, En mi relación con compañeros en esos años de los autobuses tuve ocasión de comprobarlo muchas veces.

Y lo de Pepe Bojollo lo comparto, tiene 81 ó 82 años y de memoria no está mal, otra cosa es que su comprensión sea más o menos básica y saliendo de lo básico se pierda o no quiera o no entienda. Es un poco como los interpretes aficionados de la Mezquita que contaban lo que querían pero que no podían por sus limitaciones salirse de un guión básico y simple..

ben dijo...

La verdad,Paco,es que la propuesta cultural,que ha ofrecido la Pérgo
la,en esta fase última,ha sido más
bien pobre y es una pena,porque co
mo sala de exposiciones,es resulto
na.En cambio,en su sentido lúdico
si que no ha estado mal,cada vez se
veian más veladores.En las noches,
a la fresca,con tu bebida,pues ha
estado bien la cosa,además te daban
las patatitas fritas gratis,que
es cosa de agradacer,hasta música
ponian,pero claro,eso se aparta del
sentido,que le quizo dar el Ayuntamiento.De veladores,vamos so
brados,los cordobeses,de lugares
para la cultura,más bien cortos.
En fin esperemos que el Ayuntamien
to,sepa actuar,en la nueva contra
ta...."ben"

vértice dijo...

Una pregunta compañeros,
que me podéis contar de la alcubilla de los Morales.
Un Saludo.

Paco Muñoz dijo...

Ben
Yo estuve allí un par de veces y fue con el jazz. Y un par de exposiciones, en las que se dejaba sentir el efecto invernadero y hacía mucho calor, por lo demás no se la problemática y porque tiene que estar cerrado. Si no han cumplido, se quita la concesión y punto. Si ha funcionado porque no se le deja la concesión y continúa abierta. Si están amarrados de pies y manos la Institución es culpa de los asesores que no han amarrado la concesión. Por eso digo que por acción u omisión la culpa es de la Institución.

Paco Muñoz dijo...

Vertice, de aguas y alcubillas hay por la red expertos sobrados. Laurentino y La Colina son las personas que, para mí, están más cualificados en la materia que tu preguntas. De esa alcubilla sólo tengo unas fotografías que hice hace unos años, y que es un muladar, llena de suciedad por todos sitios.

Te repito, La colina (en Calleja de las Flores)y Laurentino (http://puentemayor.blogspot.com/), ellos son, de lo bueno lo mejor.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco:

Este Antonio Camargo Bello, podrá tener en la actualidad unos setenta Ellos eran oriundos de Castro del Rio, y vivia con su madre, en dos casas por encima del taller de Roncero.

Entró de aprendiz en la Cenemesa y estuvo de emigrante en Holanda. Se casó con una muchacha que trabajaba en la oficina de Alverez Salas y sus padres tenían la Taberna (esquina Cardenal Gónzalez, con la cruz del Rastro).

Actualmente vive enfrente del Santuario de la Fuensanta, en unos pisos que salió tanta agua al sacar los pilares, que a pesar de la bombas de achique, por poco se arruina el cosntructor, que era un tal Alarcón que tuvo un almacén de materiales de construcción en lo que fue el Cine Alfonso XII.

Por supuesto que este Camargo, no tiene nada que ver con el famoso, chato Camargo, barbero de la Puerta Almodovar y jugador que fue del San Lorenzo.

Paco Muñoz dijo...

Pues no caigo Manolo, y mira que no es por falta de datos que van sobrados.

Con Paco Díaz que para mí era como de la familia, y creo que te dije que fuímos vecinos en la Calle Medina y Corella, antes de mudarse ellos a la calle Fernández Ruano, la casa del dorador y casarse con su sobrina Encarnita, no tengo problemas y con el chato tampoco, pues mi cuñado era vecino suyo.

Pero bueno enterado de todo.

Laurentino dijo...

Saludo Paco,

A ver si puedo aportar algo al amigo Vértice.

En relación con la alcubilla de Los Morales, que como bien dice Paco se encuentra lamentablemente abandonada a su suerte, se construyó en 1888 (la fecha viene grabada en su puerta) formando parte del incipiente sistema de abastecimiento de aguas que desde finales del siglo XIX comenzó a organizar el Ayuntamiento tomando como base la antigua conducción (se cree que hasta de origen romano)del venero de Santa Clara (situado en un cerro en la cuesta del 14%), así como el cercano venero de Antas (en la finca de este nombre). Se unieron estos nacimientos con una conducción (una atarjea de hormigón) que aguas abajo seguía (aproximadamente) el Arroyo de Las Piedras hasta llegar el Brillante y los depósitos de Santa Emilia. En la propia alcubilla de Los Morales nacía un venerillo que se unía a la conducción, la cual aún puede verse fácilmente aguas arriba de la misma en un paseo muy agradable que se puede hacer desde esta alcubilla de Los Morales hasta el venero de Antas. De todas formas, lo que se ve de la conducción son sólo restos dispersos de dos hileras de hormigón separadas unos 30 cm o incluso menos.

Aparte de esto, cuando quise entrar en la alcubilla con mis amigos Ángel y Vicente tuvimos que salir corriendo del pestazo de varias ovejas muertas que habían metido allí. De todas formas, nos pareció ver que allí ya no salía ningún venero, pero no nos dio tiempo de ver más.

Cuando ya en los años 20 se empezó a construir el pantano de Guadalmellato, y la ciudad comenzó a abastecerse del mismo estos veneros cayeron en el olvido, y lo mismo pasó con sus conducciones y alcubillas. Hoy EMACSA sigue usando Antas y Santa Clara en épocas de sequía, pero canalizados en modernas tuberías. Lo demás, abandonado y a su suerte...

(PD: Muchas gracias Paco, por la foto de la fuente de la Carretera de Almadén. He estado muy liado con el trabajo y apenas he tenido tiempo para gran cosa).

Un abrazo.

vértice dijo...

Gracias Laurentino.
www.flickr.com/photos/vertice1/collections/

Paco Muñoz dijo...

Bienvenido Laurentino, espero que descansado y bien documentada explicación de esa alcubilla que nos sirve a muchos. Cuando te refieres a la cuesta del Cambrón (14%) me imagino que será esa construcción del cerro de San Cristóbal, que segura será la misma que sale a la carretera donde van algunos a lavar el coche. De ahí sube un camino hasta el collado que baja a los Morales donde esta la pequeña alberca del arroyo también San Cristobal.
Lo de Antas a lo mejor tiene que ver con la Fuente de la Raja.

harazem dijo...

¿Pictolín? ¿No serían SACI? Yo tenía la idea de que los caramelos de menta fuertes que siempre existieron (desde Atapuerca como dices de Luis Aguilé) eran esos y que los Pictolín llegaron después, ya en los 70, como una novedad de la modernidad fantástica, pues eran más largos y estaban mejor liados.

A mí no me tocó fumar matalaúva, pero sí los hilos de las cáscaras de plátano, que decían los entendidos que puestas a secar al sol y en cigarrillo colocaban. De lo que doy fe de que ni por el forro, a lo más dolor de cabeza para dos días.

Francisco Madrigal Aznar dijo...

Muy buen trabajo Paco.

Con respecto a la Pérgola, me viene a la memoria los años setenta, en la feria de Mayo, instalaban los militares una caseta con el nombre de Gran Capitan.

En los primeros años de la Transición frente a ésta se ubicada la de la CNT, a los jefes militares no se les ocurrió nada mejor que poner una pareja de P.M. en la puerta de esta última para que los soldados rasos no entrasen, se armó la marimorena, por la megafonia los de la CNT largaron de lo lindo contra los que dieron la orden y también de la Institución.

En cuanto al quiosco San Rafael, recuerdo la cantidad de veces que acabábamos de madrugada para la última copa, allí habia una variada fauna, los estudiantes sudamericanos etc., y un grupo de homoxesuales, entre otros, recuerdo a "La Marilin", "La Butaca o Mecedora Loca" (porque era cojo), este era el mas escandaloso siempre estaba cantando coplas a grito pelao, otro era modisto del Sector Sur.

En cuanto a los estudiantes sudamericanos, estos tenian revolucionado al Barrio de Ciudad Jardin, siempre te los encontrabas de juerga en su cuartel general del Bar Costa Sol. Por lo que se sospechaba el 100% eran hijos de papás millonarios o "multi", es por lo que muchas chavalas acudian como locas a ver que pescaban. En la Feria de Mayo instalaban una caseta de nombre "Asociación de Estudiantes Sudamericanos" y vuelvo a destacar lo de las chavalas, habia hostias por entar en dicha caseta. A finales de los sesenta desaparecieron por completo de Córdoba, por lo visto se enteraron que en la Facultad de Veterinaria de León era mas facil aprobar y no se lo pensaron dos veces.

El "último Sudamericano en Córdoba", se llamaba Irán, era venezolano, en siete años solamente aprobó una asignatura del primer curso,tenia una asignación mensual de mil dolares la cual no le llagaba ni a medio més. Se le veia por la Judería portando un "cuatro" (guitarra venezolana, pequeña y de cuatro cuerdas).

En esa época, en el Bar Santos, coincidíamos: Irán con el cuatro, Rafael Rodriguez "El Triste" su hermano Eduardo Rodriguez "El Dientes" el primo de ambos José Rodriguez "El Antiguo", estos tocaban la guitarra, también acudia Rafael Barberá Catedrático de guitarra del Conservatorio, mi amigo Pepe "El Trompichi" y un servidor, también acudia un peruano que se llama Alfredo Bulzacerri o algo así, este estudiaba medicina. Estas casi diarias juergas duraron del 73 al 76 mas o menos. En el citado año 76 el padre de Irán se hartó de mantener al eterno estudiante y le ordenó volver a Venezuela

Laurentino dijo...

Sí Paco, es esa edificación que está en dicho cerro, y donde lavan los coches son restos de una antigua conducción del venero de Sanat Clara, posiblemente anterior a la de finales del XIX.

En cuanto a lo de Antas, está cerca de la Fuente de la Raja, pero no es esa. Se encuentra avanzando por un camino de senderismo que está a la derecha (mirando al Norte) de la casa roja de la finca (en ruinas). Al poco se ven dos alcubillas modernas de EMACSA donde se capta el venero, junto a un puentecillo que cruza el aún arroyuelo de las Piedras o San Cristóbal (y que no es tal, sino un aceuducto de la conducción del XIX).

Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Laurentino, ya me he ubicado donde dices, conozco el sendero de lo de las Antas, y la otra conducción me corroboras que es la que te dije. Muchas gracias.

Paco Muñoz dijo...

Manuel Harazen, llevas razón Saci era la marca de menta por excelencia, que respirabas y era como si te hubieras tragado un frigorífico. Los Pictolín eran más "fisnos", alargados y el papel rayado.

Eso de los plátanos lo había oído, pero forma parte de una generación más psicodélica. También habían cigarrillos de brea en una boquilla plástica.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco:

En el año 1959, estaba de moda "Jose Luis y su guitarra" autor de una canción que se hizo muy famosa que se llamaba "Mariquilla". Dicen que este hombre era cordobés y en las fiesta de los patios de ese año estuvo en la Calle Montero, en el patio del "Calichi". (Por encima de la "Taberna el Pancho".

Allí como no esa noche estuvieron los simpáticos y graciaodos "El Chicharito", "El Caparrin" y como no "El Mecedora". Allí todo el mundo se hartó de reir con las ocurrencias de estas personas.

Pepillo, el Pocero, estaba junto a ellos para que nada les faltara. Una vez que terminó el citado José Luis, de actuar, decidieron volver a Casa Millán, y "El Mecedora" se negó a andar pues dice que le dolian mucho las piernas.

Pepillo el pocero, no tuvo nada más que montarlo en un borrico de los que tenían los Hermanos Calderon, y hasta ahí todo fue muy bien. "El Mecedora" decía: "Me llevan como a una Reina".

Todo cambió cuando "El gafas" de la Calle Alva Rodriguez, le echó pimienta al borrico en el culo y el simpático animal, con "El Mecedora" a cuestas, empezó a correr como un loco y no paró hasta que llegó al "solar de Juanito", en donde lo tiró al suelo.

Al pobre del "Mecedora", se le quitó la gana de montarse en ningún borrico más en su vida.

Aunque el "Mecedora", no era del barrio, aquello fue comentado durante mucho tiempo, como una "singularidad" más de la Calle Montero..

Paco Muñoz dijo...

Eres un pozo sin fondo Manuel. Sabes que me acuerdo de esa anécdota de “la Mecedora”, pero por comentarios a toro pasado. El Chicharito", "El Caparrin” y toda esa gente ocurrente de la calle Montero, sin ser oriundos algunos, me imagino que la "adopción" procedía del carnaval.

Igual que la anécdota del cantante. Este señor no era cordobés, era de Jaén, trabajaba de técnico en Obras Públicas y vivía por el Brillante. Cuando la gente se refería a él decía:–He visto a José Luis y su guitarra, ¿Pero, la guitarra la llevaba también? O has visto al cantante José Luís Martínez Gordo, que tuvo un notable éxito en esos años y que su nombre artístico era “José Luis y su Guitarra”. Eran una serie de canciones tipo tango algunas o pop, pegadizas sobre todo cuando las machacaban en las ferias, o en los discos dedicados de Radio Córdoba. Aunque allí el no va más era “El emigrante” o “Mi primera comunión”. Compuso incluso una “patriótica” llamada "Gibraltar", me imagino que coincidente con la época de “Gibraltar español”. También dos películas.

¡Qué tiempos!

ben dijo...

Varios,Paco,han comentado hechos
y hazañas de gays cordobeses,de los
60-70...Las famosas "mariconas",di
cho con todo el cariño,por sus lo
curas,sus cantos,bailes y disfra-
ces.No sé si se ha escrito,sobre
ese tema.Pero en aquell Córdoba
de la dictadura,ellos(ellas),re
presentaron un soplo de libertad.
Recuerdo,cuando pasaban por el
bar la Parra,con sus cantos y
sus movimientos y los mozos sali
amos a decirles:-Guapas!,guapas!.
Como reian,la cantidad de cosas que nos decian.
Los nombres que se han dicho aquí,
fueron figuras..."ben"

Paco Muñoz dijo...

Es cierto lo que dices, "un soplo de libertad", en un mundo muy complicado para ellos, mucho más complicado que para los demás que ya lo era.

Mientras que en las trastiendas, próceres del régimen actuaban en la sombra.

Laurentino dijo...

¡Rayos!, antes hablamos de la cuesta del 14% y por poco nos quedamos sin ella, parece ser que por obra de un criminal.

Paco Muñoz dijo...

Laurentino,Yo tengo un íntimo amigo que tiene una casa en el Cortijo de San Cristóbal, y voy mucho por allí, El marco del de Cabriñana no se como habrá quedado, pero leí que habían cortado la N432 y la del Cambrón, el "cambrón" o los "cambrones" si han sido varios estarán satisfechos los criminales.

Marcos Y. Jiménez Hidalgo dijo...

El miércoles pase por ahí y la verdad es que está destrozada completamente. No sé, sería fácil evitar su abandono cediéndolo para cualquier tipo de actividad. En fin, todas las casetas están siendo desaprovechadas...

Paco Muñoz dijo...

Marcos, se arreglan las cosas se inauguran se hacen la foto y se abandonan. Justo es decir que hay muchos indeseables que destrozan y roban, pero este caso es como consecuencia de una gestión pésima. Otros otras razones.