domingo, 26 de septiembre de 2010

FUENTE DE LA PLAZA DE LA IGLESIA (San José y Espíritu Santo)

Fuente de la Plaza de la Iglesia del Campo de la Verdad

Como consecuencia del acto de despedida a mi amigo Joaquín, y para hacer hora, paseamos por la plaza de la Iglesia, la antigua Rinconada, calle Jesús, que era una de las entradas a las sillas del Cine Benavente (el que entrabas con un piojo y salías con veinte), la otra entrada la tenía por la calle primera, y al gallinero se accedía por el Santo Cristo. Todo el terreno del cine ahora, es una bonita urbanización, así como la parte donde estaba la pantalla, que es otro bloque con un patio central.

Visitamos también la Ermita de San José y el amenazado Grupo escolar Rey Heredia, del republicano Azorín, que conserva majestuoso el escudo de la II República, con su corona almenada, y que posiblemente se le pasó por alto a los dirigentes del antiguo régimen, bien por desconocimiento, o por cualquier otra causa, pero que ha supervivido y vivirá hasta que la democracia derribe el edificio. Ejemplo de arquitectura escolar y obra del famoso arquitecto, con trabajos en su haber como; el edificio de esquina Fernando Colón con Diario de Córdoba, y otro en la calle Torrijos, entre otros. 

Lado izquierdo de la fuente.

Como había tiempo fotografiamos la fuente. Yo la recordaba cuando había cuatro casas y esa plaza era de tierra, comienzo del camino viejo de Castro o de la Madrileña, y unas novísimas casitas del Campo de la Verdad, y camino también de una zona del río Guadalquivir en el que se bañaba la gente de esa orilla, que le llamaban los “légamos” –limo, lodo del río no tan fértil desde luego como el que da vida en el Nilo a sus orillas-, escurridísimo, que había que ser un artista del equilibrio para no caer y volver a caer, hasta llegar a fondo limpio. En terrenos cercanos a lo que fue la Ermita de San Julián. Yo, que soy de secano, me bañé un día allí con unos amigos, y me costó la misma vida poder salir de pie, de todas formas no he sido muy habilidoso en esos menesteres, quizás por la precaución de aquello de “Santiago Santa Ana pez o rana”, o por torpe. Cuando tu madre te decía:

-¡Cómo te ahogues, por aquí no vengas! o ¡Cómo te ahogues, te vas a enterar después!

Sigamos con la fuente. La Fuente tiene una columna que sirvió de pedestal en su día, a una cruz de hierro forjado (se me ocurre que pudiera ser la que está a la entrada de la iglesia de San José, en su lado izquierdo), tiene la columna dos caños, uno a cada lado, que dejan caer su agua en unos pequeños pilones de medio círculo, y estos a su vez tienen un canalillo que los hace desaguar en una pileta que sirvió de abrevadero del ganado, tallada de una sola pieza.

Parte trasera de la fuente

Parece que su construcción data del siglo XIX, concretamente durante uno de los mandatos de Juan Rodríguez Sánchez como Alcalde de la ciudad. Como consecuencia de las reclamaciones de los vecinos, de que no tenían agua, aumentó el caudal de la más cercana, y derivó con cañería de plomo, que recorrió todo el Puente Romano, el servicio a esta fuente, que parece fue la primera de este lado del río. Por lo que la podemos datar, salvó opiniones más autorizadas, en el año 1874. Su estado de conservación es muy bueno.

Hablando la otra noche, con un oriundo de la calle Martín López, D. Rafael Guijo y Lola, su esposa, me comentaron que, la fuente está ahora en su emplazamiento original, que ellos recuerdan cuando la trasladaron al centro de la plaza, y que con la construcción del Puente del Arenal la han vuelto a llevar a su primitivo emplazamiento. Cuando hablamos de la calle de Rafael -Lola vivía en espaldas del Santo Cristo-, comentamos un suceso acaecido a un Sr. que trabajaba en Sevillana, que vivía en esa calle también y se llamaba Pedregosa, y que tuvo la desgracia, por un fallo posiblemente humano, de morir electrocutado en la calle. Aquello fue un hecho muy comentado en este pueblo. Tenía dos hijas guapísimas sobre todo Rafi.

Fotografías del autor
Bibliografía de Cordobapedia

39 comentarios :

José Manuel Ben-saprut dijo...

Y nadie se suele dar cuenta de que allí está, salvo tú, que nos recuerdas las cosas que no debemos olvidar.

Cerca de allí hay un mesón de una amiga mía, en el que se come bastante bien.

Se decía que era este un abrevadero para la caballería, o mulería, que posiblemente sería lo que más hubiera por la zona.

En fin, otra buena semblanza de los años pasados. Nuevamente gracias por tu recordatorio.

Un abrazo, Paco.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco

Me da mucha alegria cualquier comentario que se pueda hacer sobre esta Plaza.

Allí muy joven acudía yo con relativa frecuencia a la calle del horno, enfrente vivia Agustin Uceda Muriel, "Sánchis", que nos había regalado unos palomos.

En aquellos tiempos se le conocía a la Plaza como de Santa Teresa, y había allí una Farmacia que hacía analisis clinicos, para cierta Mutualidad que tenía las oficinas en la calle Moreria.

Más de una vez acudimos desde San Lorenzo para que nos hicieran alguna prueba por cuenta de una Mutualidad.

Se pone el vello de punta cuando hablas de "leganos" y de la orilla de la Madrileña.

Aquello era una zona de bañistas que rivalizaba con la orilla de enfrente que era la "DEL SOTO" en donde acudiamos a aprender a nadar otra parte de Córdoba.

En esa parte del Soto, llegamos a ver como hacían hasta carbón, con los troncos del taraje.

Pero hay un hecho importante Paco, que pasó a mediados de los años cincuenta.

Junto a los peñones de San Julián, y en la zona de "leganos" aterrizó de forma forzoza un helicoptero americano. Media Córdoba se movió hacia aquel paraje para presenciar aquello.

Los chavales, disfrutamos y nos atrevimos a meternos en aquellas corrientes y pudimos comprobar lo de los "leganos". También vimos como venian los de la otra orilla.

Lógicamente todo esto era antes de que se hiciera el muro por las inundaciones de principios de los sesenta.

Hablar de esa Plaza amigo Paco, es recordar el surtidor de gasolina de la puerta de "Currito" y como no del enor azulejo que anunciaba el "NITRATO DE CHILE".

Enhorabuena por estos recuerdos, que nos trasladan a aquella Córdoba de nuestras penas y amores.

Saludos.

vértice dijo...

Vaya Paco as venido a los arrabales, como dicen mis amigos de la magdalena,
Actualmente vivo en la calle Acera de San Julián (espero que por muchos años)y me sorprendió bastante el por que de ese nombre.
Un Saludo.

Manolo Trujillo dijo...

Esta fuente debe ser la que aparece en la clasificación del Cordel de Granada: "Sale de la población, desde el Abrevadero de la Ribera del Campo de la Verdad, para tomar como eje el de la Carretera de Castro del Río". También por su forma, yo creo que debió pensarse en buena medida para el uso pecuario

Paco Muñoz dijo...

Manuel voy a contestarte por el final, la gasolinera en la puerta de Currito y el azulejo. Siempre decían que esas gasolineras como las bombas del aceite a granel se quedaban con lo que estaba en los tubos. Inolvidable la imagen que pintas. Yo estuve trabajando en la calle Tenerife en el año sesenta y después en la del Espíritu Santo, con mi amigo Joaquín. Luego cuando trabajé en los autobuses urbanos, estaba en principio de los setenta, tomábamos café en Los Cristales y en famoso autobús de Pio XII (que era el colmo de las beatas, ponerse de rodillas delante del autobús de Pio XII).

Coincido contigo con lo de los Peñones de San Julián (ahora están por la modificación del curso del río, al otro lado, en el Arenal. Puedes mirar esta entrada:El murallón de San Julián.

Mi padre me llevó varias veces por el Soto, pasando por el puente de Santa Matilde.

La plaza era el centro de la zona de mucho tiempo. No recuerdo lo del laboratorio. Si cuando hicieron el muro. Antes hubo unos murallones para defender que se comiera el río esta orilla, y al final se la comió.

Paco Muñoz dijo...

Emilio, por culpa de una misa de difuntos de un amigo que vivía en los bloques delante de tu casa, la calle paralela a la Acera del Río (creo que se llama así aún), tú estás más al Río.

Pues mira la entrada que le he puesto a Manuel Estévez y te darás cuenta de cómo ha cambiado eso. Medio barrio Viejo se lo comió el río. Luego volaron los peñones y se modificó el cauce y llenó de arena el Molino de Martos. Le llamábamos los peñones de San Julián, pero era el azud de Martos lo que volaron. Un barrio precioso Emilio.

Paco Muñoz dijo...

Manolo Trujillo, seguro que si, ten en cuenta que era el Camino Viejo de Castro, o el del Judio. Y el pilon es un abrevadero y no conozco ninguna más por ahí. Sobre todo de esas fechas, luego con las casitas del Campo de la Verdad, eso ya como nu fuese para que bebierna los borricos de la arena...

Eladio Osuna dijo...

La de veces que tomé el autobus de Pio XII para ir a ver a mi abuela paterna que vivía en la calle Algazel. Por cierto que le cambiaba novelas en un puestecillo que había en la calle Alcalde los Donceles.
También fui a cambiar estampas en un puestecillo que había en la esquina opuesta a lo que tú has fotografíado, quizás ya a comienzo de la av. de Cádiz. Como sólo he coleccionado Marcelino Pan y Vino y la Vuelta Ciclista del 57, pues para algunas de esas dos sería. Los domingos se reunía alli mucha gente a cambiar estampas.

Paco Muñoz dijo...

¡Qué tiempos! Ese puestecillo me parece que aún está ahí.

Vuelta ciclista del 57, Loroño, Bahamontes y Bernardo Ruiz (el pipa) decían que fumaba, por este orden, Eran los más importantes del ciclismo español. Dos años después Bahamontes ganó el Tour en el 59.

El recuerdo más antiguo del barrio era cuando lo estaban construyendo, me llevó mi padre por la carretera de Castro y tenían una especie de piletas en el suelo, delante de las casas para coger el agua, y luego me llevó a la granja de pollos que había al lado de lo que fue (y creo está) el Bar Jardín en la esquina de la carretera de Castro con la de Sevilla. Y el Barrio de la Guita todo huertas.

Mi tío Fernando tuvo una barbería en la calle de los Argotes donde vivía y en la de los Ríos amigos. En esquina de Algazel con Pio XII el Bar Séneca. Y en la salida a la carretera de la Madrileña de Pío XII el taller de bicicletas de Castro, los hijos son los chatarreros de la carretera de Granada, pasando el Cortijo San José, Luego pasaron con un taller debajo de la carretera de Castro. El padre fue ciclista aficionado y era gordísimo. Y como curiosidad una calle de ese sector estuvo dedicada al segundo secretario provincial del movimiento en Córdoba, hasta hace pocos años, a la democracia se le pasó el nombre lo mismo que al franquismo el escudo de la República del Grupo escolar de Rey Heredia, la calle Macian Pérez. Un personaje.

ben dijo...

Esta fuente la veo cada vez que voy
a la feria,mi camino es la calle
Feria,puente romano...Al pasar,
siempre la miro ,porque la veo
fuera de lugar,en tanto espacio de
piedra y sin animales a su alrede
dor abrevando.Es muy bonita,por sus
proporciones.
Cerca de donde está esta fuente,sue
lo hacer una parada,a la ida o a
la vuelta,para comerme unos churri
tos,deliciosos,en un local que hay
cerca.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco

Esa granja de pollos que mencionas era de Parejo, el dueño del horno que hacía las tortas del Araceli en el Arroyo de San Lorenzo.

La granja tenía una entrada muy ajardinada y abundaban como plantas los lirios y las azucenas.

Más de una vez fui de pequeño a por esos lirios para adornar el paso del Cristo del Calvario de San Lorenzo.

En los bloques grandes de enfrente se inauguró por aquellos tiempos la Tipografía Católica, que aún sigue hoy en la actualidad en regimen de Cooperativa.

Saludos

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco

Reconozco que el tiempo que dedico a leer y reler tus colaboraciones me roban tiempo para atender a algunas colaboraciones mias, pero que las disfruto como si fueran mias propias.

Esta mañana he estado en el Campo de la Verdad, en el barrio viejo, y he recordado:

-Bajando después del Puente y a la izquierda, había un taller en donde se reparaban las bicicletas.
A continuación estaba el bar de El Gordo, que era taberna estanco.

Allí en ese Bar, empezó la Peña los Bordones. y también estuvo en tiempos el Club UD. La Verdad.

Más abajo en la c/ Martín López, se hallaba en Bar los CINCO OROS, en donde la tapa principal era los peces del rio. En aquellos años 50, un medio y una tapa de pez, costaba DOS REALES. Este negocio calló en desgracia, cuando se supo entre los clientes que los peces los "pescaban" en el famoso Caño Vesinguerra. El dueño de este bar era cuñado del dueño del Tablón.

El corralón de la calle Altillo, era el simpático lugar donde había un gitano que pelaba burros.

Igualmente allí empezó su andadura indistrial Perfecto Sillero. Por allí también andaban las casas de los "barrenderos", unas casas que más parecían unas chabolas que otra cosa.

Al terminar la Acera Pintada tambien se hallaba por allí el taller de Carrasquilla y el de Manolo Ortiz.

La Famosa Framacia que aún está, en aquellos tiempos se conocía como la Farmacia del "Cigarrón". por la cara un poco rara del dueño.

También completaba aquel barrio y detrás de la Iglesia, la chatarra de Domenech.

En cuanto al Bar Jardín, hay que indicar que fue inaugurado por el Obispo Fray Albino, como lugar de descanso y distración de los obreros de "La Sagrada Familia". Este dato aparece en la hemeroteca del Diario Córdoba.

El horno que citábamos el otro día en la calle que iba hasta los "Peñones de San Julián" era el horno de Raya.

En la C/ Pío XII, se instaló desde hace muchos años el Bar Séneca, que fue pionero en Córdoba, en el calamar a la plancha.

Saludos.

ben dijo...

A ese taller de bicis,manuel,lleva
ba yo,cuadros de bicicletas para
que las pintaran.
Asi que en mi propia bici y al hombro llevaba el cuadro desde un
taller,del mismo dueño que tenía
en el barrio de María Luisa,en don
de dos aprendices,sin sueldo,ras
cando con una navaja,teniamos que
quitar toda la pintura.Mi padre
se empeñó en que debería conocer
lo que era trabajar,yo por entonces
hacía 1 de bachillerato.
Desde luego además de raspar cua
dros,aprendí arreglar bicis y mo
tos,cosas que han agradecido mis
hijos y ahora mis nietos.eso era
sobre el año 55.

Paco Muñoz dijo...

Manuel, corroboro un noventa por ciento de lo que dices, porque es de lo que me acuerdo, el otro diez no lo conozco.

Como curiosidad, en Alhama de Granada, en el Balneario, el año pasado, de casualidad por ser de Córdoba me preguntaron por el Sr. Perfecto Sillero, patriarca de la dinastía de la herrería del Altillo, que cuando falla la cabeza se disuelve. Me enteré de cuestiones que había planificado cuando veía que iba a desaparecer su empresa en el momento que el faltara. Ya empezaba a vislumbrar lo que pasaría, y todo se lo contó en ese momento de confesión anónima a un tabernero al que no se le olvidó una coma. Por lo tanto el futuro de su empresa se lo expuso a ese hombre, y él bastantes años después, me lo contó a mí.

Pepe Carrasquilla “Panduro”, si te refieres al ciclista, ha sido compañero de trabajo.

La otra noche hablamos del “Gordo” del bar-estanco, bueno eran gruesos toda la familia, son familiares de mi amigo Rafael. Y antes el taller de motos de Manolín, que hasta hace poco ha tenido la pared pintada de los colores del At. de Madrid como estaban los garajes, en la Bajada del Puente. En el Altillo había un bar y todavía está la casa, aguantando lo que le echen. Y cosa curiosa en el grabado de Wingaerde 1567 se vislumbra algo que puede ser esa zona del altillo, que se llamó el barrio nuevo, porque el otro era el viejo.

A mí me pasa lo mismo Manuel con las colaboraciones, me obligan los comentarios a renovar el disco duro y a recordar cosas, es buena la gimnasia mental pues dicen los científicos que si se ejercita se tarda más en deteriorarse, como todo, lo que pasa es que “algunas cosas nobles” no las ejercitamos –algunos- lo que deberíamos, por múltiples razones y así nos va a muchos. Bueno, bromas aparte muchas gracias por la colaboración que es fundamental, yo aprovecho muchas veces la madrugada antes de ir al trabajo para contestar a muchas cuestiones y preparar otras, pues soy más madrugador que noctámbulo.

Molón Suave dijo...

Paco: No sabes con qué placer leo tus entradas. Me descubren una Córdoba que para mí, por diversos motivos, la mayoría poco gratos, me resulta en buena parte desconocida. Yo tuve una prima que vivía junto a los calerines que había a la vera del río, a la izquierda del puente y con frecuencia iba a comprar cal para blanquear la casa, cogiendo la barca para cruzar el río. Eso era por los años cincuenta. Luego aparecí por el barrio hacia el final de los sesenta, cuando se montaron tantos clubes juveniles en Córdoba. Yo frecuentaba el de la iglesia del Cerro. Era el postconcilio y al Iglesia estaba en los del aggionarmiento, aunque en España, preparándose más bien para el final de la dictadura. En aquella iglesia estaba de párroco don Pelayo, que hacía honor a su nombre. Lo traíamos loco. Lo menos doscientos chavales en el club, en locales del templo (tenía un patio estupendo donde montamos obras de teatro en verano) y ni uno solo aparecía los domingos en misa. Pero se aguantaba, porque aquellas eran las directrices que venían de arriba.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco

Cuando desaparecio la figura de Perfecto Sillero, efectivamente
El Gran taller en Serie que tenían en C/ Fuente de la Salud. Terminó.

Luego cada hijo montó por cu cuenta un taller e incluso se dedicaron al negocio de la ferreteria (Pablo).
pero en realidad las relaciones no eran muy buenas.

Ahí el más espabilidado era un tal Demetrio, que enpezó a facturar sin apenas tener taller. Te puedo asegurar que este hombre "cogía" trabajos de volumen en Madrid, y aquí los subcontrataba a unos y otros.

Las últimas cárceles o penales que se equiparon de cerrajeria en los años ochenta, las facturó el, pero lógicamente se las hicieron todas completas. El bien que apretaba.

El fue un adelantado en facturar un gran volumen, sin tener cargas sociales alguna.

El caso más curioso de este tipo de trabajos "subcontratados", el
cerramiento (valla metálica) del AVE. En la mesa de contratación en
Madrid, se debió coger a CUATRO MIL DOSCIENTAS PESETAS EL METRO LINEAL.

Hubo tantos "intermediarios" que finalmente en Córdoba hubo tramos que se hicieron a MIL SETECIENTAS PESETAS METRO LINEAL.

La diferencia del precio inicial y el final, fue en provecho de los intermediarios tipo Demetrio.

Saludos

Paco Muñoz dijo...

Molón me alegro participar en que conozcas, mejor dicho, recuerdes cosas que seguro tienes guardadas en espera del estimulo necesario.

Más de uno hemos ido a esos calerines a por cal, pero los que vivíamos en la Mezquita por el puente, tu por la barca. El tal D. Pelayo hacia de su capa un sayo, era el “sobrino” de Fray Albino. Tú lo conocerías ya mayor posiblemente, pero los vecinos del “cerro” lo conocían mejor, en principio se desplazaba con una scooter, no recuerdo bien si vespa o lambretta -más de una vez lo he visto llegar a la “casa” de su “tío” cuando jugábamos en lo que llamábamos las lonjas de la Mezquita, frente al Placio- luego con un seiscientos, con el que creo recordar tuvo un accidente grave arrollando a un peatón. La comidilla es que el resultado para el peatón fue muy grave y como era el “sobrino” del Obispo… No disfrutaba de buena fama el Sr. Pelayo, hasta el nombre tenía connotaciones de conquista –Había un tebeo de la posguerra que se llamaba Flechas y Pelayos. Ya te puedes imaginar el argumento-, que posiblemente se lo pusiera el creador del Catecismo del franquismo que fue el Obispo su “tío”. Entrecomillo el parentesco porque ya sabes el refranillo “a los curas todo el mundo le dice padres mientras sus hijos le llaman titos”. Evidentemente esos eran los rumores.

Paco Muñoz dijo...

D. Manuel, te antepongo la abreviatura en latín de señor, porque yo a tanto no llego. El fichero de datos que tienes que tener es tremendo, yo conocía sólo la nata de la leche no más, pero tú has descrito lo interior. Pormenorizando. Yo conozco lo sentimental, la idea que me traspasó el camarero del Balneario que él tenía, y era muy justa, muy cabal. Y al final llevó razón. Por otra parte a pesar de ser un empresario de corte antiguo, amigos sindicalistas comentaban de él que era igual con esos temas, muy respetuoso con ellos. Nunca tuvo un mal modo ni puso trabas en los derechos de la gente. Sabes que esa es la gloria de la gente, hablar bien de ellos, lo contrario serían las calderas de Pedro Botero, aquellas que pusieron contento al borrachín del chiste, porque se creía que lo enviaban a las Bodegas de Pérez Barquero.

Enhorabuena por el fichero o la memoria, aunque estimo es lo segundo, que a mí me falla tanto como el “resorte”.

marti dijo...

Muy instructiva la reseña de las resultas de la firma Perfecto Sillero S.L. Esa historia del tejido social, comercial y empresarial de Córdoba-Salmorejistán, es la fotografía de una época, paisaje y personajes que han conformado lo que hoy conocemos.
Lo que pasa es que los entresijos que Estévez conoce, y cuenta, del sector en el que se ha desenvuelto son, ya de por sí, enciclopédicos, y sirven, como poco, para colocar cosas y personas en su sitio.
Si se convocase un congreso de archivística local, los Sres. Muñoz, Estévez y otros comentaristas habituales de este blog habrían de ser los referentes. ¡Qué tíos!

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco

No quiero entrar por debajo de la "nata" en algunos extremos, pero es que para conocer Córdoba, hay que conocer ciertas cosas.

Se ha hablado de Perfecto Sillero y de su taller inicial de la calle Altillo, en donde en un principio tuvieron su hogar esta familia venida de Montalbán.

Allí en Montalbán y de forma un tanto cariñosa conocían al Padre (Pefecto), como "Rabo ardiendo" o "Fili pichilin" por su dinámica para cualquier trabajo.

Fue el hombre que con su esfuerzo, proyectó la carpintería metálica
(perfil 34 de mondragon), por toda Andalucía y en especial por toda la Costa del Sol.

Además aportó grandes innovaciones en las técinicas de fabricación.

Se puede decir que por su taller pasó "toda la Córdoba", que sabía algo de carpinteria metálica.

Esta familia la componían diez u once hijos, entre ellos varias hembras que en el taller hacían los trabajos incluso iguales a los de los varones.

La mayor de todos se llamaba de nombre Alfonsita, y curiosamente se casó con el "Helaero Reyes" que tenía el puesto en la puerta del Colegio, junto a la Calahorra.

Pero como hemos dicho ya, el mayor de los varones, Demetrio, fue el más avispado de todo el resto de y sin negarle su enorme capacidad y conocimientos tecnologicos de
este oficio.

Tenemos que decir. que fue su buen "matrimonio profesional" con Don Rafael de La Hoz, lo que lo elevó.

Creo que los primeros bloques que hicieron juntos fue para la AVA, Y estos bloques estuvieron y están todavía ubicados, frente a lo que fue la "Granja de Parejo". Uno de estos edificios da la fachada a Avda. de Cádiz y otro a Cordel de Ecija.

Verás amigo Paco que sólo me he quedado en la nata.


Saludos
Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Estimado Marti:

El Sr. Muñoz está a años luz del Sr. Estévez, y a las pruebas me remito, no obstante muchas gracias.

Evidentemente es historia local que no sirve nada más que para lo que dices, y para reactivar neuronas que aún no hayan “cascado” porque si ya lo han hecho “hasta luego Lucas”.

Me quedo admirado de todos los palos que toca Manuel, y sigo manteniendo que lo mejor de las entradas son los comentarios de los ilustres colaboradores, pues todos aportan algo, y algunos, sin señalar a nadie -M.E.R.-, bastante.

Un abrazo

Paco Muñoz dijo...

Manuel

Y ahora ¿qué quieres que te diga? ¡No puedo decir nada! Simplemente colgar el sombrero en la percha y agradecerte las aclaraciones, que corroboran plenamente lo que le he dicho al amigo Marti.

Un abrazo

PD: Esta mañana he estado con un amigo, que es nieto de Juan Palomino Olalla, concejal del Ayuntamiento de Córdoba, amigo personal de Francisco Azorin Izquierdo (tengo una cosilla preparada de su obra arquitéctonica), fusilado en agosto del 36 por ser republicano y socialista.

Fui también a por las partidas de defunción Antonia y Rafael Carreras Bellerin, y no figuran en los listados, como no tenía el año de fallecimiento (el de Rafael si) tienen que mirar los libros (que están para verlos desde que se mojaron). Me han dado un plazo de unos quince días. Te tendré al corriente.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco


De D. Rafael Carreras Bellerin, ya he probado con tres fechas de nacimiento.

Me han dado nula en 1880, 1879, y ahora espero el Viernes que me den la de 1881. Pudiera ser que como
estaba metido en los setenta, se creyera que ya los tenía.

Como ves seguimos en la brecha.

Saludos.

ben dijo...

Al mencionar a fray Albino,me ha venido a la memoria el día que lo
enterraron en la Catedral,no sé por
que estaba allí,seguramente iría con
el cole de la iglesia parroquial de
las Margaritas.Lo cierto es que la
Catedral estaba llena a rebosar,lo mismo que las calles que la rodean,
fue una manifestación enorme de per
sonas,vamos mucho mayor que la de
hoy,en el 29-S,que por lo visto no
ha llegado a 6000.
Recuerdo la misa,con cánticos,mu-
chos curas,muchos uniformes,muchos
seminaristas,hasta lo vi meterlo
en la lápida,en el suelo,me parece
cerca de la columna del "cautivo",
pero no estoy seguro.Fue muy impor
tante ese obispo para Córdoba,claro
en aquella época.

Paco Muñoz dijo...

Ben

Me acuerdo de ese tema del entierro y de la fila de personas que había en el Palacio Episcopal para besarle el anillo al cadáver, cosa que no me entraba en la cabeza, primero por la higiene, segundo por lo segundo. Ahí vi por primera vez el libro de firmas de condolencias -a cual más curiosa-. En los entierros normales se daban por satisfechos con la solidaridad de los vecinos.

Y era evidente la gente que acudía, seguro que no tenían donde ir, y la mayoría iba por; colegios; para hacerse ver, por cristianos evidentemente a la muerte del "pastor", etc. o simplemente por curiosidad. No era como la de los "seis mil", en el ánimo -hablo por mí- de tratar de solucionar algo a los demás, y a mi hijos y a mí los primeros, por poner un granito en contra de esa avaricia universal que es el capital sin escrúpulos. Pero esa es otra cuestión, pero lo digo por la comparación que pones que no la tiene, cada cosa es cada cosa.

Lo mejor de ese Obispo, además de dar a ganar dineros a muchos con las casitas de muros de carbonilla -sin desmerecer la obra, que benefició a muchas familias-, fue el Catecismo, que ni el mismo General lo hubiera hecho tan retrogrado.

Pero sí, fue multitudinario, el necrofílico evento. Como los Rosarios de la Aurora: "Las cuentas del rosario son escaleras/ para subir al cielo/ las almas buenas", que me daba un miedo verlos de madrugada, como fantasmas, con los faroles en la mano, cantando, pasar por mi calle, y quedarse el eco tenebroso después bastante rato al alejarse.

Son pinceladas de unos tiempos pasados.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Ben


Siempre tocas temas que tienen una gran sensibilidad.

Ya que independientemente de lo creyentes que sean unos u otros, fue un obispo muy importante para Córdoba.

Tuvo la sensibilidad suficiente despues de apreciar aquellas inundaciones del año 1947, de preocuparse del problema social que para muchos suponía la misma vivienda.

El Obispo "Blanco" pues era de la Orden de los dominicos, está enterrado efectivamente en el suelo junto a la Capilla de las Änimas del Purgatorio. También esta enterrado en dicha Capilla El Inca Garcilaso.

La lápida de Fray Albino fue labrada por Amadeo Ruiz Olmos y es toda una expresión de sencillez. Murió de leucemia y con la pena de que el Monte de Piedad le había negado un prestamo para una futura ampliación de sus viviendas.

Saludos

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco


El otro día te mencioné a mi antiguo compañero de fabrica Manuel Flamil Cañete. Y te lo mencionaba como una autoridad en el tema de las "cosas del cielo". Pues bien me acabo de enterar de que ha muerto.

Manuel Flamil Cañete, aunque nacido en Montalban, fue siempre un enamorado de las estrellas e incluso publicó trabajos para algúnas revistas especializadas.

Me tenía al corriente de todos los hechos importantes "que acaecián" en la boveda del Cielo.

Pero ya que estamos en el Campo de la Verdad, justo es recordar las veces que fuimos a escuchar a Rafael Mesa "Guerra" y a Antonio del Patrocinio, a la peña del Campo de la Verdad.

Recuerdo que cuando actúo en el Colegio Salesiano, Camarón (1984) estuvo conmigo y charlamos con Paco de Lucia, El lebrijano, Patrocinio, Luis de Córdoba, etc. Y él en ningún momento se quedó atrás en las entendederas de su "cante jondo" que lo conocía como el comer.

Todo lo que tenía de discreto, lo tenía de sabio. Las estrellas las había aprendido según decía él "tendido en la era" panza arriba. Y el cante le venía de familia.

En fábrica trabajó en procesos y estudios.

Saludos.

marti dijo...

No es el Sr. González Menéndez-Raigada, anunciado en los carteles como Fray Albino, un espejo en el que mirarse. No ya, como indica Pacomuñoz, en lo doctrinal, menudo catecismo retrógrado incluso para la Iglesia de Roma, sino por la particular manera que tiene la jerarquía católica de entender la ayuda a los más necesitados. Como estaría la cosa en aquellos tiempos que al Alcalde Cruz-Conde utilizó todo su poder para frenar la "expansión" de la barriada promovida por el asturiano, porque se cruzaba en su visión urbanística particular de Salmorejistán.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco

Córdoba no será una ciudad grande, cuando los que dicen que la aman sepan respetarla, en cualquier expresión.

No se puede criticar en la vida solamente con generalidades, pues podemos confundir a la gente. No podemos criticar con verdades a medias. La mentira o la verdad hay que decirlas completas, y meterlas en su contexto.

El Obispo Fray Albino, tendría para unos, defectos y para otros sus virtudes.

Por otra parte, para el que se dice no creyente u ateo, el tema de la religión y sus componentes les traen al pairo.

Incluso el mentarle algo la propia Iglesia, le supondrá tener hasta sudores y náuseas.

Pero ocurre con frecuencia que por la razón que sea, son estos Sres. que se dicen asi mismo ATEOS O NO CREYENTES, los que se atreven a indicar muchas veces el CAMINO IDEAL que habrian de seguir los obispos, los curas y todo lo que oliera a religión.

El respeto al posible sentido de la religión en los demás, es una buena forma de ejercitar nuestro AMOR A CORDOBA.

El enfretamiento que tuvo Fray Albino, con Cruz Conde, no fue tanto por una posible ampliación, sino por la infraestructura del alcantarillado. El Alcalde, le dijo varias veces que era poco menos que una locura ESA RED DE ALCANTARILLADO PARA CASITAS DE UNA SOLA PLANTA.

El tiempo le daría la razón al Obispo, pues últimamente están de moda las barriadas de "casitas adosadas".

Saludos

ben dijo...

Me gusta mucho,Manuel como has enfocado la importancia de ese Obispo.Yo como era pequeño,enton
ces,no sabía su importania,sé que
lo era por las conversaciones de
los mayores,por mi padre,mis tios
y a que me gustaba escuchar.Para
mi niñez debió ser importante,en
aquel mundo,por su entierro,al que
yo asistí embobado,con tantisima
gente,por eso lo he comparado con
el 29-S,por estar a mano.Hoy día
todo ese mundo,ya no existe y por
supuesto no es comparable a lo de ahora,pero en aquel entonces,su importancia tendria y lo que se trata es de recordarlo,para saber
de donde venimos.Lo del catecismo,
Paco,como comprenderás,no sé si era
malo o bueno,vamos lo sabiamos de
memoria,pero ,al menos yo,no enten
dia lo que decía por mi boquita de
niño.Vamos,que los niños estabamos
en otras cosas más interesantes.
Pero,me parece,que tú,Paco sí que
entendias sus contenidos,por lo que dices.
En cuanto a lo de la huelga,no entro,este blog,pienso,que no es
el adecuado para ello.Pero si tú
has asistido a la manifestación,
pues estupendo,no hay nada mejor
que sentirse satisfecho por ejer
cer los derechos cívicos,que da
nuestra democracia.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Ben


Gracia por tu sencilla sinceridad, a veces no hacen falta las palabras entrebuscadas, para darle sentido a las expresiones.

Yo, en cuanto al catecismo el que tuve por edad era el de Ripalda. y el de Fray Albino, ni siquiera lo vi.

Te ruego si te parece bien dejemos este tema del obispo, despues de que cada uno diga lo que tenga que decir en su "turno".


Saludos

Paco Muñoz dijo...

Manuel

No tenía el gusto de conocer a ese compañero que me citas, lamento su marcha y me congratulo en coincidir con él en el placer de cuestiones de las estrellas, que con sólo mirar un poco su grandiosidad y por simple deducción, se ve la pequeñez, la insignificancia, y a veces la soberbia que tiene el género humano no siendo nada. La astronomía es un bálsamo de humildad.

Paco Muñoz dijo...

Marti
Comparto en gran medida lo que dices, respecto a lo del catecismo y la forma peculiar de ayuda de la institución citada, pero me pierdo en los entresijos políticos de aquel tiempo y, pienso que como no estuvieras muy cerca, sería difícil ver los encontronazos institucionales, y mucho menos con la Iglesia. Pero tendría que haberlos desde luego y sobre todo choques de grandes intereses.

Paco Muñoz dijo...

Manuel

La verdad es estimo que, el mismo respeto que se debe tener para el que no cree, se merece el que profesa cualquier religión. Y lo mismo que la iglesia se inmiscuye en la libertad de los demás y no digo los demás, sino cuestiona las leyes que emanan del Parlamento de la nación, y propone su desobediencia -cuando el mensaje debería ser exclusivo a sus acólitos y dentro de los cauces que tengan, y a ellos obligarles a cumplirlos preceptos de esta o aquella confesión, sólo a ellos-, en ese momento está expuesta a que cualquiera le diga lo mismo. Pero esto es complicado y casi siempre son derechos encontrados con límites muchas veces difusos y lo mejor es que cada uno los digiera particularmente.

Ayer desde por la mañana estuve recorriendo la obra de Francisco Azorín Izquierdo, y fotografiando lo que encontré que queda por la ciudad aún. Ocho excelentes trabajos de las primeras décadas del siglo XX, de los que algunos concretamente el del año 1917 en la plaza de la Alhóndiga es moderno para mí ahora, que no sería en la fecha de su construcción.

Paco Muñoz dijo...

Ben

No tengo nada que objetar a tus recuerdos y mucho menos al valor que le des, que debe ser grande, sean cuales sean, primero por el respeto de que son tuyos e inamovibles, y segundo porque no es mi intención cambiarlos, al igual que deseo se haga con los míos. Casi siempre me salto, aunque procuro hacerlo con la máxima sutileza, mi autocensura, lo que pasa es que muchas veces, lo reconozco, cuando estás bajo una presión, que no tiene nada que ver con las opiniones que se vierten aquí, es muy difícil.

Del catecismo te diría lo que ha dicho Marti, y de otras cosas, pero prefiero dejarlo ahí porque entraríamos en el terreno acotado del respeto personal.

marti dijo...

El testimonio de referencia era directo. Además, ha habido epígonos que lo han difundido lo que han querido y más. Me ratifico de la cruz a la raya, que se decía antes, en el comentario de quien todos sabemos, y la instrumentalización de la "caridad" por parte de la Iglesia de Roma y su jerarquía. Una cosa es luchar contra la pobreza y otra, bien diferente, "el amor al pobre".

Paco Muñoz dijo...

Marti

Era retrograda la obra, muchas veces somos las personas más papistas que el Papa y en este caso se cumplía el refrán.

Saludos.

Cristobal Adrian dijo...

En la calle Santo Cristo,tras la primera boca calle a la izda. haciendo esquina, tenía mi tío Miguel un establecimiento de tejidos llamado Tejidos Abad.
En la misma calle, un poco más adelante y en la acera opuesta, tenía un dispensario mi tío Salvador Abad, practicante que pinchaba allí y también acudía a domicilio con su bicicleta.
Eran los últimos cincuenta y primeros sesenta.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Cristobal, por comunicar tus vivencias. En esa misma calle tenía el suegro de mi hermana tienda de pasamanería, Sánchez se llamaba. Yo estuve trabajando en Espaldas de Santo Cristo, y por esa calle que mencionas se entraba a las gradas del cine Benavente, que entrabas con un piojo y salías con veinte.
Un abrazo