jueves, 25 de noviembre de 2010

ERMITA DE “NUESTRA SEÑORA DE LA SALUD”

 Fachada principal de la Ermita de Nuestra Señora de la Salud.

Creo que esta obra es una gran desconocida para los cordobeses, así como su origen, que parte de la característica leyenda local, y futo posterior de nacimiento o apellido de festividades y establecimientos de la ciudad, Feria de Mayo y Cementerio.

 Imagen de la hornacina.
  
Empezaré con la leyenda, que es sin lugar a dudas el punto de partida, que se dio en un lugar de paso del señalado núcleo primitivo de la Colina de los Quemados, actual Parque Cruz Conde como dice la Web Arqueocórdoba:

 Hoy en día está fuera de dudas que con anterioridad a la implantación de la ciudad romana, al este del solar donde ésta iba a desarrollarse, existía ya un asentamiento estable de primera importancia, que en un momento imposible de precisar empezó a ser conocido como Corduba y cuyos orígenes pueden retrotraerse al III milenio a. C. Desde este momento se observa una continuidad en la ocupación hasta finales del s. II a. C., sin hiatos ni interrupciones, lo que es característico de los asentamientos que ocupan los escalones superiores de la red de poblamiento.”

Luego, el posterior traslado del núcleo primitivo a la Córdoba ya definitivamente romana, dejando la duplicidad de asentamientos,  y en los siglos del periodo árabe, entrada obligada a la ciudad, desde la califal de Medina Azahara.

 Fachada principal y entrada al monasterio.

"Cuentan las viejas crónicas que Simón del Toro, labriego sencillo, y su compadre Bartolomé de la Peña, ambos vecinos del barrio del Alcázar Viejo, cultivaban en aparcería un pequeño predio contiguo a las murallas de la ciudad. Un día del año 1665 observaron con asombro que, al hundirse la reja del rústico arado en la tierra, dejó al descubierto la entrada de un pozo. Se hicieron de una cuerda que Simón ató fuertemente a su cintura y, sujetándola Bartolomé por el otro extremo, comenzó aquel a descender por la caña del pozo. De pronto, en un hueco, Simón halló con estupor una imagen de la Virgen. Asegura la tradición que esta esculturilla de la Virgen había sido escondida por los mozárabes en el lugar en que fue hallada, en momentos azorosos de la persecución mahometana. La piedad del pueblo levantó en su honor una pequeña iglesia en aquel mismo lugar, frente al lienzo de la histórica muralla de la Puerta de Sevilla. La pequeña esculturilla de barro cocido y el agua que emanaba del aljibe obraron sorprendentes prodigios según los relatos populares. A esta imagen de la Virgen que hizo tantos milagros y que hoy tenemos olvidada, se dio la advocación de Nuestra Señora de la Salud, y el mismo nombre se aplicó a la ermita donde se venera, a la necrópolis que junto a la ermita se construyó en el primer tercio del siglo XIX y a la Feria que espontáneamente surgió en sus aledaños."

Bajada al pozo.

Ya tenemos el punto de partida, el descubrimiento de la imagen y el otorgo a la misma de las propiedades curativas de las aguas de su pozo. Por ello en 1673 se construyó la ermita, inaugurándose ésta el día segundo de Pascua de Pentecostés de ese mismo año, con una procesión desde el Convento de  San Pedro el Real -hoy desaparecido, sólo queda el claustro, mejor dicho parte de él, anexo a la Iglesia de San Francisco-. Aparición de la imagen en 1665, y construcción de la ermita en 1673, es decir ocho años después.

 Inscripción en la bajada al pozo.

En la bajada al pozo existe la siguiente inscripción:

“La imagen que se venera en esta Ermita fue hallada en este pozo en el año de 1665, por Simóndeltoro, tercero del habito de San Francisco, y habiéndose notado que se aliviaban de sus dolencias cuantos enfermos bebían de sus aguas, se la llamó Nuestra Señora de la Salud”

 Imagen de la Virgen de la Salud.

Transcurren 132 años y, en 1805, se acomete la construcción actual, por el arquitecto Ignacio Tomás. Se compone de una nave en dos partes, cubierta de bóveda de cañón rectangular con lunetos y crucero con cúpula. Esa es la descripción arquitectónica. Fachada neoclásica, con cuatro enormes columnas dos a cada lado, rematada con un frontal triangular. Dentro de la fachada tiene una hornacina con una virgen y niño y una inscripción en latín que dice: “Salus infirmorum”, lo que en castellano significa, salud de los enfermos.

 Una vista general.

Una riada inundó la ermita y se cerró al culto. En 1999, se descubrió que había sido objeto de robo. La responsable de los Museos Municipales, Mercedes Valverde, se personó en la Ermita y elaboró un detallado informe del estado en que se encontraba, realizando el inventario de los útiles y objetos de valor, tanto artísticos como religiosos. En el citado informe reflejó haber encontrado a la imagen titular de la ermita, envuelta en una bolsa, en uno de los púlpitos, así como unos cuadros que se atribuyen a Antonio del Castillo.

 Altar mayor.

Tuve ocasión, personalmente, de organizar el amplio reportaje fotográfico que acompañaba al informe, con motivo de estar prestando una comisión de servicios en la Unidad de Turismo y Patrimonio municipal, que compartía edificio con la Unidad de Museos, en el edificio de Caballerizas Reales, y era penoso ver el estado de abandono de todo cuanto allí había, no es esto una cosa nueva desde  luego.  La imagen y algunos objetos de valor, estuvieron custodiados hasta el 2006, en la citada unidad de Museos, en el despacho de la Sra. Valverde, dónde se podían ver, claro aquellos que teníamos la posibilidad de pasar por el citado despacho. Doy fe por ello, basándome en las fotografías, que el estado en que se encontraba todo no tiene nada que ver con el actual de la Ermita. Mis fotografías son de primeros de noviembre.

 Miembros de la Institución religiosa.

En el citado año 2006, el Obispado se hizo cargo de la imagen que trasladó a una capilla de la Catedral. El 2 de abril de ese mismo año, el Ayuntamiento devolvió  el control del conjunto, casa y Ermita, al Cabildo quien inició su restauración. Se habló entonces de un presupuesto de aproximadamente 850.000 euros. En mayo del año 2009 se abrió de nuevo la Ermita al público.

Coro.

El Cabildo, como patrono, la había cedido al Ayuntamiento en 1846 junto con la casa, para uso como capilla del cementerio. En 2006, el Cabildo cedió la casa e iglesia al Instituto de religiosos de Esclavos de la Eucaristía y de María Virgen, que son los mantenedores actuales, los cuales se hacen cargo de su culto y apertura periódica de la ermita así como el monasterio anexo, cuya entrada es por la puerta lateral, a la izquierda de la principal.

 Bóveda.

Curiosidades

La ermita dio nombre a la Feria de Mayo de la ciudad, cuyo privilegio había concedido al Concejo de Córdoba, Sancho IV, en 1284. Dos Ferias de ganado, una en la cincuesma (pentecostés) y otra en la cuaresma, de una duración de quince días cada una. En 1422 la Feria de cincuesma empezó a celebrarse en mayo. Luego, los Reyes Católicos refrendaron la celebración de las Ferias y Felipe II en 1556, confirmó también, el privilegio que Sancho IV había dictado siglos atrás. La Feria por tanto, comienza a llamarse de Nuestra Señora de la Salud en 1665, año de la aparición de la imagen y construcción de la primera Ermita.

Espadaña.

Luego, en 1809, el 4 de marzo, José Bonaparte dicta un decreto para la edificación de un cementerio en Córdoba, en función de la situación de insalubridad que generaban los enterramientos en las iglesias y su patios adyacentes, y la problemática de aquello que se venía a llamar las “miasmas”, y que eran los efluvios de los cuerpos en descomposición, que salían a través de la corta capa de tierra que los cubría. El terreno elegido fue el pago de la Salud, donde estaba la Ermita, como se puede ver en los planos de 1811 cuando aún no estaba construido el cementerio.
 Vista fachada sur de la Ermita

Las obras del cementerio comienzan en 1811 y finalizan el 8 de junio de 1812. Importó su construcción la suma de 51.233 reales, y se anexó a la Ermita, que se había reedificado unos años antes como hemos dicho anteriormente, y de la que toma su nombre. Formando de esta manera, parte de los tres nombres o situaciones contradictorias y jocosas de la ciudad: el edificio de la Organización Nacional de Ciegos, en la Plaza de Vistaalegre; la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados en la barriada de los Olivos Borrachos; y el Cementerio de la Salud, ese “estado completo de bienestar físico” es inexistente en sus eternos inquilinos, como es lógico.

 Fachada actual del monasterio.

Misma fachada anterior en los cincuenta del siglo XX.

Fotografías: del autor y una del AMC
Bibliografía: Hemeroteca Diario Córdoba,
Cordobapedia, y Red.

21 comentarios :

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco


Te felicito por esta entrada muy documentada.

Tengo que decirte que el presupuesto de la restauración al final, se pasó de todas las previsiones.

Pero ha merecido la pena, pues ha quedado todo muy bien.

Poco antes se que la imagen de la Virgen, fuera trasladada una vez ya reparada a la ermita, me tocó a mi hacerle una fotografia para el Archivo. Y efectivamente estaba depositada en una Capilla muy cercana al "cautivo".

Enhorabuena por tan completa y bella exposicion.


Saludos

Paco Muñoz dijo...

Manuel, lo que tu no conozcas...

Creo que es la Ermita con la fachada más monumental que existe. Hasta el plano de 1884 no figura el cementerio al lado, en los anteriores figura sólo la planta de la Ermita en la Haza de la Salud, que es como se llamó el lugar desde el 1665. El cuido interior es exquisito. Hice más fotografías pero no entré al monasterio, lo que no se es la casa que están obrando ahora si será también anexa a la Ermita.

Gracias por tus palabras.

vértice dijo...

Bonito reportaje sobre esta Ermita, algo olvidada por los cordobeses, creo que la asocian al cementerio y esto a alguna gente le da yuyu.
Un Saludo.

ben dijo...

Siempre la consideré un anexo del
cementerio,nunca he visto su in
trior y mira que he estado veces
en ese cementerio enseñando a los
"guiris" la tumba de Manolete,de
mi época de cicerone ilegal,para
ganarme algunas pelas.Nada, lo que
se aprende siguiéndote.Como suelo
descansar en las iglesias abiertas,
cada vez hay menos,en mis largas
caminatas por nuestra ciudad,es
pero encontrar esta abierta y ver
la y meditar en ella,seguro que es
ideal para ello.
Saludos

Paco Muñoz dijo...

Gracias Emilio viendo de un experto como tu. Pero es una gran olvidada y posiblemente sea por los motivos que tu dices, somos un pueblo poco dado a los cementerios, excepto en noviembre.

Ben, comprueba antes, pues me parece que tiene un horario para el acceso, otra cosa es que llames y te permitan verla fuera de horario.

José Manuel Fuerte dijo...

Como dice Vértice, al estar en el cementerio da no sé qué acercarse. Serán tonterías pero es así. La restauración ha sido bastance acertada por lo que veo en tus fotos. Gracias, amigo Paco por hacernos llegar la información, y enhorabuena por tan detallado informe.

Paco Muñoz dijo...

José Manuel

Puede parecerte una barbaridad, pero pasear por el cementerio, que es un remanso de paz, es agradable. La de "ilustres" que están allí. Los panteones de la ostentación, toreros, médicos, alcaldes, "nobles", en este está la burguesía en San Rafael el proletariado. Algunos epitafios son pura literatura, y Mateo Inurria tiene varias obras allí, y otros celebres escultores y arquitectos.

La Ermita, dejando sólo lo arquitectónico es una excelente obra. Luego los patios interiores son muy bonitos también, aunque el de la derecha está en obras todavía.

Molón Suave dijo...

Paco: Fenomenal entrada. La leyenda, como todas las de ese tipo, hace pensar en que el sitio fuera ya un lugar de culto en el tiempo en de la Corduba de la Colina de los Quemados, un manantial, probablemente. Yo voy mucho a ese cementerio. Me encanta por la paz que en él se respira, con el magma de la ciudad como fondo lejano. Me ha llamado la atención lo de los Esclavos de la Eucaristía. No sabía que existiese tal congregación. Ben tiene razón, ahora las iglesias están siempre cerradas. Cuando yo eran un niño estaba abiertas todo el día. Me pregunto, dónde andan los párrocos y coadjutores ahora.

Paco Muñoz dijo...

Es una buena idea pensar que hubiese ahí un manantial en su momento, entra dentro de lo posible. L primera vez que entré a ese cementerio fue con motivo de la muerte de la muerte de un militar, que tenía un chalet en la esquina de la República Argentina, con Antonio Maura, donde está ahora una oficina de Cajasur (BBK actual). Se bajó desde ahí hasta el cementerio con los honores militares correspondientes en un armón, por una carretera que bajaba Vistaalegre hasta el cementerio. No existía ni Vallellano ni nada, y la Carretera del Aeropuerto se llamaba Puesta en Riego, sólo el gran pilar circular en Vistaalegre. Luego he ido bastantes veces.

Muchas gracias por tus palabras.

Anónimo dijo...

Me ha encantado este artículo. Lo que no me explico es cómo el Obispado restaura por completo esta ermita para convertirla en convento de clausura masculino y sin embargo hace lo imposible ppor acabar con la comunidad clarisa de Santa Cruz, supongo que es la manera de trabajar de esta institución pseudomafiosa que discrimina a la mujer.

Paco Muñoz dijo...

Anónimo, gracias. Creo que nos es clausura, pero eso es lo de menos, en cuanto a lo otro de Santa Clara, creo que nos faltan datos y sólo tenemos los que se han publicado. Independientemente de ello, estimo que son cuestiones de índole interna las que pueden subyacer. Eso aceptando lo de la discriminación de la mujer, pero lo aceptan ellas, no sale ninguna Teresa de Jesús contestataria en estos tiempos, aunque también sería discutible.

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

¡Que manía tienen las virgenes de aparecerse en sitios insospechados!, que sustos pueden dar al que se las encuentre.
Un saludo

Paco Muñoz dijo...

En este caso no fue en altura, como es lo habitual, fue en un pozo. Claro la realidad es que fue una imagen, lo que encontraron, no una aparición en toda regla. Molón Suave dijo que pudiera ser un manantial de la Córdoba primitiva, prerromana, con propiedades medicinales y de hay viene lo demás.

Anónimo dijo...

Hay un artículo de José Mª. Palencia Cerezo que se llama "Las 16 aparecidas" o algo así, que describe muy bien las diferentes advocaciones de Vírgenes Aparecidas en Córdoba, lo recomiendo, es muy interesante. Gracias Paco por deleitarnos con estas maravillas que escribres, saludos desde Espejo.

P.D.:A ver si alguien publica fotografías del interior de la antigua iglesia conventual de Regina, yo ví hace muchos años la armadura monumental que cubre la iglesia y todavía no me explico porqué no se hace nada por recuperar ese espacio, o si se hace algo yo no me he enterado(que tampoco quiero que se moleste nadie). Saludos de nuevo.

Paco Muñoz dijo...

Anónimo de Espejo -que se ve precioso al atardecer desde Ategua, para que luego diga Clinton que (sin quitarle mérito) el mejor atardecer es ver la Alhambra desde el mirador de San Cristóbal-.
Hice hace tiempo algo sobre Regina Coelia, pero el interior lo vi hace muchos años cuando estaba ocupado por una bodega, me quedó una imagen de una nave altísima -yo desde luego era pequeño- con una especie de pasillos en alto -eso puede ser sólo un recuerdo mío-. Luego hubo un proyecto en el Ayuntamiento 91/95 para instalar algo dedicado a la música, y nada. Somos una ciudad de proyectos y maquetas.
Trataré de localizar el libro que dices para verlo.

http://notascordobesas.blogspot.com/2009/11/el-convento-de-regina-coeli.html

Anónimo dijo...

Muchas gracias Paco, eres estupendo. Gracias por tuus elogios a Espejo, la verdad que el pueblo es bonito desde lejos y por dentro aunque a veces sus mismos habitantes no valoren lo que tienen. El castillo es una joya, muchas gracias por tu respuesta y por todo, saludos.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco


Cuando la muerte de ese militar que comentas ocurrió tambien la del Marques de Boil.

Recuerdo que fue un entierro de los llamados "de cruces". Recuerdo que a los monaguillos nos dieron una pta. y una vela.

Recuerdo perfectamente el pilar que mencionas. Recuerdo que había un almacen de Materiales que se llamaba San Luis.

Cerca de allí estaba el "famoso" solar de la Diputación (Hoy pisos de Rumasa). En dicho solar en los años sesenta, ocurrió "El crimen del paraguas".

Aquello trajo cola y no llegó a aclararse muy bien del todo.


Saludos

Paco Muñoz dijo...

Si señor, el militar se llamaba Cascajo, fue cuando vi por vez primera al sargento Segura -un vecino- vestido de militar con el casco y los correajes, aquello me llamó la atención, era un hombre grueso bastante mayor, que bebía el vino en la Taberna la Mezquita por la piquera, para no mezclarse con el pueblo llano,un sargento "chusquero", pues por su edad no podía ser de otra manera.

Y el solar de la Diputación era lugar de juegos también para nosotros. Un día, allí, los mayores consiguieron que nos enseñara el "Sinagogo" el miembro viril, y creo que desde entonces más de uno cogimos un complejo de inferioridad, que aún nos dura. El "Sinagogo" no era muy normal mentalmente, pero es que ni Nacho Vidal se le podía comparar.

Respecto al camino del cementerio desde la Victoria, estuvo mucho tiempo con los árboles en altura, sujetos por una porción de tierra, pues rebajaron Vistaalegre y para no quitarlos del todo los dejaron asi un tiempo. Esos llanos fueron caldo de cultivo de muchos futbolistas.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco


Con los datos que aportas de los llanos de Vistaalegre, recordamos perfectamente aquellos partido de fútbol que echábamos los chavales de San Pedro, Santiago y San Lorenzo.

Todos nos parábamos luego en el gran pilar, para beber y refrescarnos. Un día "El Pollo" (José Moyano), hermano de Paquito el "Lambretta" quiso incluso darse un baño y llegó un municipal y casi lo coge en volandas.

Gracias a que por allí había una dependecia de Sevillana y estaba Pepe Navajas (del barrio), que le pidió al municipal que lo soltara.

En el año 1994, Por la razón que sea se suspendieron los nuevos enterramientos en San Rafael, y
pasaron estos al Cementerio de la Salud.

La tapia que linda con el campo de fútbol posterior, fue habilitada nueva y allí se enterraron a muchas personas durante ese año 1994.

En ese "cuadro" habilitado en el año citado (94), está enterrado el famoso "Mangui", que fue uno de los primeros artistas del Zoco, luego fue boxeador en aquellas veladas de los meses de verano del Córdoba Cinema.

También está "Paquirri" Francisco Sánchez Aguilera, matarife de toda la vida, excelente persona y que vivía en la calle los Frailes, en la casa de enfrente a los "Amigos de San Lorenzo".

"El Paquirri", se casó con la hija del Buzo del Fontanar (Castilla) .
Los nenes del barrio lo teniamos como todo un heroe, pues en una ocasión "doblegó" a una res "vaca pajuna", al estilo "URSUS".

En aquel "nuevo cuadro" estuvo mi madre enterrada, y por ello mis visitas más habituales.

Entre mis anotaciones tengo un panteón muy cerca del de Manolete, que lo constituye una gran imagen de la Piedad en marmol blanco y que corresponde a la tumba, del que era dueño de la Casa de los Baños Árabes de Cardenal González.

Este hombre era un anticuario al parecer sin escrúpulos, y la mano de la Magdalena, que de la noche a la mañana había desaparecido, la tenía él. Solamente la devolvió cuando le dieron a cambio otra cosa de valor.

Estas cosas son conveniente que también se sepan.


Saludos

vértice dijo...

Paco y Manuel, me reitero, sois un poza de sabiduría, me encanta leer las anécdotas que contáis.
Un Saludo.

Manuel Estévez dijo...

Amigo Paco


Paco, el mirador que utilizó el presidente Cinton, fue el mirador de San Nicolás.

Por otra parte esta demostrado que la "componente religiosa", es un tema que atrae de forma especial a muchos comentaristas y anónimos.

En cambio el tema politico, los posibles errores, el paro y los abusos. Cero patatero.

Saludos