martes, 13 de septiembre de 2011

CENTÍMETROS DE ANATOMÍA FEMENINA REGLAMENTARIOS PARA ENTRAR A LA MEZQUITA

Perspectiva del bosque de columnas de la Mezquita

Esta mañana, después de unos cuantos kilómetros andados, en el ánimo de rebajar algo de peso y darle castigo al aparato circulatorio, recalé para descansar en el patio de la Mezquita. Me senté en las cercanías de la Puerta de las Palmas, recordando juegos infantiles que realizábamos en aquel lugar, idóneo para las madres, a sabiendas de que no se sobrepasarían sus hijos las fronteras de cualquier puerta. 

Caño de desagüe de la fuente, habría que cortarlo por tener forma fálica.

Pero cuál es mi sorpresa que, a todos las mujeres que pretendían entrar, y que sus vestidos eran más o menos escotados, o sin mangas, le obligaban a que se pusiesen una rebeca, o que tapasen la “impudicia” femenina, en suma que se tapasen los hombros o cerrasen el escote. Evidentemente a juicio del guarda de la puerta, ya que este era el que le parecía bien o no le parecía. Lo que no tenía es metro como aquel censor de tiempos oscuros -que pensaba habían pasado-, que medía la longitud de las faldas.

Obscena Fuente del Olivo con cuatro caños en forma de seno femenino..

Entonces la rigidez de la religión católica obligaba a las mujeres -casi siempre es a ellas, bueno a los hombres a ir descubiertos, recuerdo otra vez un señor, que se tapaba una calvicie fruto posiblemente de quimioterapia, fue obligado a que se quitara la gorrilla que llevaba, si no, no entraba-, a usar un velo que le cubriera la cabeza, y a llevar mangas hasta la muñeca para entrar a la Mezquita. Los hombres descubiertos, las mujeres bien tapadas y cubiertas. ¿Qué diferencia existe con los problemas del velo en algunas musulmanas?.

Chal de la señora que probó con las bolsas de plástico

Como muestra un botón. Aunque fueron varios casos, concretamente cuatro, los sucedidos durante el tiempo que estuve sentado, que además no pasó de diez minutos. Llegaron dos matrimonios a la puerta. El guarda, que ejercía de portero-censor, valoró a una de las señoras y le pareció bien, pero la otra llevaba unos tirantes dejando al aire los hombros, muy bonitos por cierto, y le dijo que así no podía pasar. La otra señora sacó dos bolsas de plástico y se las puso a su amiga o familiar debajo de los tirantes.

Chal rosa, como se puede ver enseña la espalda, pero
 tiene el visto bueno del censor porque tapa los hombros

Aquello resultaba grotesco, con el plástico –lástima no haber tenido yo alguna bolsa grande- no consiguió tapar parte del escote, los hombros sí, pero no pasó el examen del censor. Éste, la envío a una tienda frente a la Puerta del Perdón a que se comprara un chal, como el que se ve en la fotografía, so pena de no dejarla pasar. Al pasar por mi lado después de haber efectuado la compra, les pregunté, qué cuánto les había costado el chal, y que la Santa Madre Iglesia le estaba haciendo el septiembre, porque el agosto se lo habrían hecho el mes pasado, a la tienda de los chales. 

Precioso juguetito hidráulico, de quita y pon, como 
el reloj del albañil, una veces está y otras no.

Dijeron que les parecía una vergüenza lo que estaba ocurriendo, que era de siglos atrás, yo intenté decirle que eso era lo que había, pero que podían haber forzado la situación con un periódico, se hace un chal con papel, y ya está. Pero no estaban por la labor. Y así sucedió con varias señoras, lo que no sé es si se le acabaron los chales, a la tienda que existe en lo que fue la casa del canónigo Torres. Y uno no tiene a las nueve de la mañana muchas ganas de meterse en líos. Luego cuando volvía a casa me encontré con unas amigas, que se sorprendieron de la cuestión, bueno Toñi no, porque dijo que a ella la echaron para atrás en Fátima, por llevar unos pantalones cortos por las rodillas.

Caño del olivo, que habría que tapar pues parece un 
seno de mujer. A los chiquillos siempre nos lo pareció
 y lo tocábamos con las bromas, aunque estaba algo frío.

Es decir, el problema es centímetros de carne al aire, a juicio de un guardia de seguridad de una empresa determinada. No dudo que el profesional tuviera instrucciones de los dueños, pero nada escrito en ninguna norma, y nada concreto, la prohibición o no a su albedrío, porque en la norma habría de ponerse un modelo y una medida en centímetros de lo que se puede enseñar o no. Lo que es una vergüenza, o lo que no lo es, para el Dios de los cristianos que, sin entender mucho yo, me imagino no entraría en estas hipocresías.

En las lápidas que había antes, al pie, decía: 
"Sacerdotes diocesanos  vilmente asesinados por las hordas marxistas en la revolución comunista 
de 1936". Y se quedaron descansando. Hoy está suavizado el texto. 
"Sacerdotes diocesanos que dieron su vida por Cristo en la persecución religiosa 1936-1939"

Además el "censor" sin saber idiomas, porque los visitantes de otros países recibían la indicación por señas, y era de lo más extraño como se les decía que debían tapar su cuerpo serrano, y las señoras enormemente extrañadas comentaban entre sí la prohibición, pero claro venían a ver el monumento de la Mezquita y, se iban a ir sin verlos por un chal más o menos. Por otra parte como tendrán reservado el derecho de admisión, y es su casa, pues ea. Siglo XXI. 

Fotografías del autor
Bibliografía del directo riguroso.

16 comentarios :

Chary Serrano dijo...

A estas alturas no sabía yo que esas cosas ocurrían, pero ya se ve que siguen con la rigidez en el vestir, que no se aplica ni en las iglesias.
En fin.... si hay normas, hay que cumplirlas

Paco Muñoz dijo...

Claro Chary, las tienes que cumplir obligatoriamente, porque si no no entras. O no las cumples y no entras, con lo que pierden el costo de la entrada y la del marido "indignado" y la de los niños, y cuando la economía se les resienta -que es lo único que les interesa- y lo palpen dulcificarán las normas. Un amigo me dice que en Italia existen unos chales de usar y tirar -serán de papel- y te dicen que te lo pongas para el "hipócrita decoro", y que no te suponga un gasto, que seguro lo incluyen en el precio de la entrada.

SCHEVI dijo...

Yo he estado en Italia dos veces de turismo y hemos tenido el mismo problema, incluso los hombres, que teníamos que llevar pantalón largo para entrar en los templos católicos. ¡Y luego protestan por el burka estos hipócritas!

José Javier Navas dijo...

¡Pena! Pero el fundamentalismo no sólo se da en el Islam.
Un monumento Patrimonio de la Humanidad con reglas caducas impuestas arbitrariamente por la Iglesia Católica.

Lansky dijo...

Endeluego ese caño de la fuente es un escándalo, y habrá quién beba a morro...

Lansky dijo...

En cambio el dean de la Seo de Sos del Rey Católico (Zaragoza)tiene más humor y puso un letrerito que decía algo así como "este edificio no cuenta con piscina o instalaciones similares, por lo que se ruega no accedan a él en bañador..."

Por ahí tengo la foto

Anónimo dijo...

Pues sí, el pasado julio fui a entrar a la mezquita con una amiga de Madrid y en horario de misa no la dejaron entrar al llevar los hombros descubiertos. Ya , una vez pagada la entrada sí. No sé de qué nos sorprendemos. Las Relidgiones son así. El problema es que lo que los políticos les permiten. Se supone que en Córdoba , en Andalucía y en España ha gobernado la Izquierda (en algún caso la autodenominada Verdadera).

ben dijo...

Supongo,Paco,que sería en horario de misa y no cuando el edificio es
simplemente un monumento turístico,
en que no está expuesto el Santísi
mo.En todo caso,como tú bien dices,
es privado y tienen el derecho de admisión.Hoy día, hasta se habla de
prohibir la entrada de los niños a
los restaurantes

Paco Muñoz dijo...

José Javier, no hay nada nuevo bajo el sol, pero sin embargo clavetean cuadros en los muros y la Delegación de Patrimonio no dice nada. Porque en su casa pueden imponer ciertas reglas de “decoro” le llaman, pero el patrimonio no es suyo y eso es sancionable.

Talbanés dijo...

Vaya, no tenía ni idea de que estuviese ocurriendo eso, es decir, que en La Mezquita se decide quien entra y quien no dependiendo de la cantidad de carne que enseñe (lo de la prenda de cabeza sí que lo sabía). Es verdad que es un edificio privado, pero al que puede acceder el público (tras haber abonado la entrada), así que como esa cuestión no esté recogida en un reglamento interno o algo parecido donde diga claramente qué zonas o partes del cuerpo no se pueden llevar tapadas o destapadas, no veo yo tan claro que pueda hacerse. Un saludo amigo.

Paco Muñoz dijo...

Lansky, bueno eso es un detalle jocoso, pero no creo que nadie vaya a entrar en un sitio en bañador. Yo en el invierno uso una boina que me quito cuando entro en un lugar cerrado, me da igual que sea sagrado para quien sea o no. Y lo indecoroso está en la mente calenturienta de quien prohíbe.

Paco Muñoz dijo...

Anónimo, lo que no nos dices es como quedó el asunto, si compraste el chal o no. Y las religiones son así desde luego. Qué lástima lo de “gobernado la Izquierda (en algún caso la autodenominada Verdadera)”, aquí tuvimos una “papisa”, que se vino corriendo de una reunión oficial en Grecia, importante para la ciudad, perdiéndose el billete de vuelta, y pagando un billete nuevo carísimo, para asistir a la toma de posesión de un obispo. Ese ejemplo es lo suficiente didáctico de lo que era la izquierda. Luego quien la sucedió unos meses, asistía al Rocío, que yo no digo que en privado haga lo que quiera, pero… vamos.

Paco Muñoz dijo...

Carlos ya has leído el comentario del amigo anónimo, con entrada no es horario de misa, y la exposición lo será en el recinto de la Catedral, ¿pero en el resto? De todas formas para que repetir lo de privado mantenido con dinero público. Aunque el error es no determinar claramente, si te reparo tu casa con el dinero del pueblo, las normas son estas.

Paco Muñoz dijo...

Andrés, eso es así, ya ves algún comentario como lo corrobora, pero es lo que tú dices, ellos hablan de decoro, pero quién determina lo que es decoro. Lo que para ti es indecoroso para mí puede que no lo sea. En este país ya pasamos por esta situación, controlada por la misma moral, hace tiempo. Las recomendaciones de ver o no ver tal o cual película la determinaba un censor religioso que le ponía la calificación, y casi siempre el problema es su problema, el sexo, y para mi es mucho más grave la violencia y la muerte, por la razón que el sexo es natural y asesinar a las personas es antinatural, aunque parezca habitual por los telediarios. Tendremos que ver cosas peores tal y como va la vida y las tendencias políticas.

Carmen dijo...

Pues pasa y mucho. Hará 4 años, al visitar la Catedral de Barcelona, por llevar una camiseta con mangas a la sisa, me hicieron taparme para poder entrar. Y no fue el único sitio, ya que me encontré con las mismas en Tarragona. Pero es la hipocresía de la Iglesia Católica, donde todo lo femenino es pecado y tentación.

Paco Muñoz dijo...

La misoginia que practica la gerontocracia vaticanista es enfermiza, eso mezclado con la hipocresía que es de “marca mayor”, es una mezcla de odio, aunque en el fondo es que le temen a las mujeres, por eso de su anulación. Quiero dejar caer un apunte que puede resultar significativo, que el otro día me señaló un amigo; os habéis dado cuenta que los abusos a los menores, los caso de pederastia denunciados lo han sido con niños, muy pocas veces con niñas.

Una vez estando en Mazagón (Huelva), dijimos vamos a ver eso del Rocío, tan sevillano, pero de Huelva, más o menos igual que la manzanilla que es de Sanlúcar, y por ir en pantalón corto me prohibieron la entrada, y en fondo me hicieron un favor, pues no me apetecía nada la visita. Lo hipócrita es que todos sabemos lo que es esa fiesta.