domingo, 29 de enero de 2012

BRISAS DE ORIENTE - EL CARTEL COMERCIAL ESPAÑOL, 1870-1970

Cartel de la exposición

En el incomparable marco de la Casa Árabe de Córdoba, se está celebrando para goce de los cordobeses, desde l día 16 de enero hasta el 8 de abril de este año 2012, la exposición denominada Brisas de Oriente – El cartel comercial español, 1870-1970, basada en la Colección de Carlos Velasco.

Patio

En una época en la que el orientalismo fue un elemento muy cercano a nosotros, la moda, la arquitectura, y muchas facetas de la vida, posiblemente por la cercanía de la ocupación del norte de África por España, las diferentes vicisitudes de ésta, y sobre todo por nuestra relación estrecha con el mundo árabe por el legado que nos dejó ese pueblo en Andalucía, que lo considerábamos algo muy cercano.

Cafés el Cafeto

Esa cercanía se acentuaba con el cine, y el atractivo de esas películas inolvidables, para los adultos y los pequeños. Para los primeros: “Casablanca”, “Las minas del Rey Salomón”, “Tierra de Faraones”, etc. que relacionando de memoria pero que son muchas más, y para los pequeños: “El Ladrón de Bagdag”, con su colección de estampas cuya dificultad mayor o la “firma” como la llamábamos era el “caballo roto”, “Ali Baba y los cuarenta ladrones”, “Las mil y una noches", etc. etc.

Cervezas Mezquita

Como es lógico esas modas se traslucían también al mundo comercial. Sobre todo por la herencia que ese pueblo nos dejó a los andaluces, Córdoba  con la Mezquita y Granada con la Alhambra y la difusión que los viajeros románticos nos dejaron de esos tiempos, formaba parte de nuestra cultura. Ambas ciudades que conozco y quiero, por tener el cincuenta por ciento de mi sangre por parte de mi madre cordobesa y de mi padre de “Graná”, están impregnadas de ese orientalismo que es simplemente arabismo, siendo más diáfanos en la definición.

Geniol

Todavía cualquier asociación, cuando hace su anagrama, o inclusive la universidad, la referencia más usada son los arcos de herradura de la Mezquita, recalco, de la Mezquita de Córdoba, aún a pesar de que los propietarios actuales quieran, a contracorriente como siempre, y desfasados en el tiempo y la historia, borrar de un plumazo la referencia, sin desmerecer la otra. Eso en el anagrama, pero en el nombre sería un interesante estudio, enumerar cuantos comercios, clubes, etc. se llaman Mezquita.

Maderas de Oriente de Myrurgia

Por eso la exposición además de su importancia cronológica, tiene, por lo menos para mí, o para aquellos que estamos en la vertiente descendiente ya, un gran componente nostálgico. Por ejemplo: mi madre usaba como perfume habitual, cuyo olor no se me olvidará, lo mismo que el de la alhucema de la ropa de limpio, caliente del brasero, cuando nos tocaba el aseo y cambio el de Maderas de Oriente de Myrurgia. O el bote de Geniol en la barbería de mi abuelo y después de mi tío Fernando, de la casa Henry Colomer de la que fue representante mi primo Paco. O el desinfectante Zotal, o las cuchillas de afeitar de mi padre, o las galletas y las “jícaras” de chocolate, las aceitunas, o la cerveza Mezquita que “el Corán la prohíbe, pero ¡está tan exquisita!”.

Coca cola en la fiestas del Albaicin

O los almanaques, incluso la referencia al Protectorado –que eufemismo tan trasnochado de eso que se llamó colonialismo ahora el colonialismo es de eso que llaman los mercados-, mi tío Rafalito era militar y estuvo en Tetuán y Larache mucho tiempo y, cuando venía, era siempre una novedad lo que traía de aquellas tierras exóticas para nosotros. Recuerdo un muñeco que trajo para mi hermana que era distinto a todos por su textura, parecía de verdad, le llamábamos “el niño”. O simplemente por leer el semanal que compraba mi padre que se llamaba el España de Tánger, algo más llevadero que los periódicos del régimen.

Cerveza Alhambra

Y en arquitectura tenemos buenas muestras, y como estamos en el barrio de la Mezquita, recordar la casa que aún está en pie, pero sin el cartel arriba, que se hizo el fotógrafo granadino Señán González en la Puerta del Puente o el Triunfo como más comúnmente se llama. Lo cierto es que merece la pena darse un paseo por el barrio de la Mezquita, visitar la Casa Árabe, lo primero por la casa que es una verdadera maravilla sobre todo por el gusto con el que se ha restaurado la que fue Museo Arqueológico y la casa mudéjar, y lo segundo por el interesante contenido, reitero nostálgico para algunos, de la exposición.

Cuchillas de afeitar Mezquita

A continuación transcribo el texto de la directora general, Doña Gema Martín Muñoz  y que nos traslada muy literaria y acertadamente -no somos familia, palabra, aunque mi padre se llamaba Muñoz Martín- por el orientalismo, elemento esencial de la cartelería expuesta, y que colabora en el conocimiento de esa etapa y sus motivaciones en su momento:

Aceitunas rellenas La Española

"COMERCIO Y EXOTISMO ORIENTAL

Son múltiples las facetas en que occidente ha inventado el Oriente. Es una vieja historia de atracción y dominación. El orientalismo es una de las formas a través de las cuales Europa buscaba definirse a sí misma en contraposición con un Oriente recreado e imaginado a la medida de sus fantasías, sus intereses y su propia necesidad de sentirse superior.

Anís Salas

El orientalismo más directamente vinculado a la empresa colonial representó a los «indígenas» de las tierras africanas y asiáticas como inferiores e intrínsecamente ajenos a la modernidad europea. Susceptibles, pues, de ser civilizados. Y así se encontró una justificación moral a la dominación colonial convertida en una misión histórica del ser superior que se sentía obligado a llevar la civilización a los pueblos retrasados o salvajes. Ese contacto progresivo con las tierras orientales a través de viajeros y artistas, generó también un orientalismo romántico y esteticista que, descargado de la agresividad del anterior, buscaba resaltar lo más diferente y pintoresco. 

Cafés Margot

Un mundo de palacios, mujeres bellísimamente sensuales, y paisajes de desiertos o ciudades llenas de cúpulas y edificios laberínticos agrupados en medinas y kasbas. Una idea romántica del ser oriental que transportaba a la sociedad europea hacia mundos atractivos y supuestamente lejanos, aunque en realidad estaban geográficamente muy próximos. Ese orientalismo esteticista era tan irreal y distante como aquel otro, pero generaba un gran poder de atracción social.

Diploma del Concurso Egipcio de Productos Españoles

Esa recreación exótica, sobre todo conocida a través de multitud de obras de reconocidos pintores y grabadores, fue también un excelente reclamo publicitario utilizado por muchas marcas comerciales. La atracción del Oriente inventado fue utilizada de manera recurrente para vender todo tipo de productos, desde cosméticos a alimentarios, compañías de transporte y empresas de promoción turística, produciendo una particular colección de carteles publicitarios de gran interés artístico pero también sociológico.

Cafés El Dromedario

España contó con una rica producción propia en la que al Oriente lejano se le añadió nuestro particular Oriente local, Al-Andalus. Iconos del legado andalusí, como la mezquita de Córdoba, la Alhambra y el Albaicín granadinos, fueron rica fuente de inspiración publicitaria para tan insólitos productos como bebidas, galletas, tabaco, etc. En un ambiente inspirado entre el orientalismo de Al-Andalus y el de Las mil y una noches, esos carteles comerciales incitaban a aproximarse a sus productos como si de algo especialmente exótico y diferente se tratase.

Es ésta, la del cartel comercial, una expresión del orientalismo esteticista muy poco conocida que sin embargo, y probablemente para sorpresa de muchos, llenó el escenario publicitario de nuestra España desde finales del siglo XIX.

Techo mudéjar de las salas de la exposición

Casa Árabe organiza esta exposición como un elemento más para el conocimiento del orientalismo, y de nuestro particular orientalismo español, dentro de una línea de trabajo dedicada a ello y en la que ya hemos dado a conocer otras expresiones orientalistas en ámbitos como el cómic y el cine. Lo árabe e islámico, traducido en orientalismo, ha sido objeto de estereotipos, tópicos y prejuicios que no han contribuido a acercarnos a la realidad de sus verdaderas sociedades y ciudadanos. Mostrando las diversas maneras en que se han construido y divulgado dichos estereotipos, es una de las formas, quizás la mejor, de combatirlos.

GEMA MARTIN MUÑOZ 
Directora general de Casa Árabe"


Horario de la exposición del día 16 de enero al 8 de abril de 2012:
De lunes a sábado de 11,00 a 15,00 y de 16,00 a 19,00 h.
Domingos y festivos de 11,00 a 15,00 h.
La entrada es libre.

Dirección Casa Árabe:
C/ Samuel de los Santos Gener, 9  CÓRDOBA.
(Entrada por c/ Velázquez Bosco)
Teléfono 957498413

Web de la Casa Árabe


Otras entradas referentes a la Casa Árabe:

Casa Árabe de Córdoba (Antigua Casa Mudéjar)
Estrategias de risas y horror en el cine y los medios árabes
Túnez: de la Revolución a la Asamblea Constituyente.
Libia: El proceso de construcción del nuevo estado.

Otra entrada de la exposición:

Una excelente referencia de Manuel Harazem a la exposición en la Colleja, 

Fotografías del autor de la Colección Carlos Velasco
Bibliografía del folleto

12 comentarios :

Eladio Osuna dijo...

Magnífico trabajo de una magnífica exposición que en muchos casos remueve recuerdos y nostalgias. Realmente estoy gratamente sorprendido por la actividad de estas Casa Árabe.
Aunque sea un poco cursi, coincido: así, sí.
Gracias Paco por otro punto de encuentro común.

Eduardo de Vicente dijo...

Curiossimos carteles, ese de cervezas "La Mezquita" tiene guasa, no sé yo si algo parecido se podría hacer ahora. Ya la Coca Cola omnipresente se anunciaba en las fiestas de Albaicín.

Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Eladio un placer y gracias. Hay mucho de que hablar porque yo tengo mi teoría sobre todo por las conferencias, si escuchas al Sr. libio de una universidad USA, parece que hablaba para los universitarios que comen hamburguesas en lugar de cocido y habichuelas. Pero bueno tu coges de las conferencias lo que se pueda. Tu que has trabajado en prensa, si miras quien financia veras algo significativo. Es de reconocer que si se pasan en algo se cierra el grifo. Los patrocinadores son de la Comunidad de Madrid, del Ayuntamiento de Madrid, del Ministerio de Asuntos Exteriores, de la Junta de Andalucía y del Ayuntamiento de Córdoba. Pero obviando esto quedándonos solo con la nata después de hervir la leche, hay bastante de cultura, aunque no la que me gustaría y pensé que iba a tener.

Paco Muñoz dijo...

Eduardo yo estoy contigo, no deja de ser una tontería pero como están los ánimos y los "curas" de allí -que no son distintos en lo fanático de los de aquí-, creo que significaría, un conflicto internacional. Pero quedándonos en la curiosidad, en lo nostálgico vale. Y en cuanto al refresco en todos sitios, si en la antigua URSS entró, y en la China de Mao, dónde le queda por entrar. Como curiosidad yo no la he probado nunca.

Lansky dijo...

El morito tomándose una cañita d ecerveza (con alcohol entonces) es de un surrealismo genial

José Javier Navas dijo...

Magnífico trabajo, como siempre, Paco. Gracias por tu generosidad.

Paco Muñoz dijo...

Es cierto Lansky todo es como la época cuando se crearon. Un saludo.

Paco Muñoz dijo...

José Javier, las gracias a ti por tu presencia. Un abrazo.

Chary Serrano dijo...

Una información magnífica, muy bien documentada e ilustrada.
La visitaré.

Acabo de inaugurar en mi blog de Córdoba una nueva sección "Gente de Córdoba"; es un proyecto de hace meses que por diversas circunstancias no he podido comenzar hasta ahora, pues requiere mucho tiempo y coordinación.
AQUÍ

Paco Muñoz dijo...

Te gustará Chary, sobre todo la casa si no la conoces. Y tu sección muy interesante, ya la he visto, felicidades, te deseo mucho éxito.
Saludos y gracias.

Talbanés dijo...

Que interesante Paco, habrá que ir a ver esa exposición. Es como mínimo irónico el cartel de la antigua cerveza Mezquita, un morito, vestido de morito y cayéndosele la baba con una cerveza bien fría jejeje, saludos amigo.

Paco Muñoz dijo...

Estamos llenos de curiosidades Andrés.
Un saludo.