martes, 24 de enero de 2012

LA CALLE DEL PORTICHUELO, HOY DEL ACEITE


Actual calleja del Aceite antigua Portichuelo

Investigar la ciudad en la que hemos nacido y vivimos es una delicia. Pienso que no por ser Córdoba es más, cualquier ciudad tiene atesorada una historia amplia y multitud de recovecos dónde mirar. Cualquier simpleza te obliga a remover textos y planos y, a su vez, ampliar el conocimiento de los rincones de nuestra ciudad. Hace un tiempo un amigo, José Gabriel Venegas, tenía necesidad de encontrar una calle de Córdoba, dónde estimaba había vivido un antepasado suyo, la calle en cuestión se llamaba del Portichuelo.

Salida calleja del Aceite a Agustin Moreno

El primer paso siempre es echar mano de D. Teodomiro Ramírez de Arellano y sus Paseos por Córdoba, ello una vez escrutada la memoria particular y comprobado que en ella no existe referencia a cualquiera de los nombres antiguos de las calles que nos diera una pista. Luego un excelente trabajo de nomenclátor de nombres antiguos del amigo y desaparecido Miguel Salcedo Hierro, cuando completó la obra de Montis, y allí estaba. Todo lo demás era ampliar, en la medida de lo posible, datos.

Entrada a la plazuela final

Dice Ramírez de Arellano:

“La calle del Sol, de que hablábamos antes de penetrar en la parroquia, pertenece a ella desde las casas siguientes al convento de Santa Cruz y hospital de Santa María de los Huérfanos, conocido por el de los Ríos. Muchos apuntes hemos encontrado de esta calle, un tiempo llamada Mayor de Santiago, Santa Cruz y del Hospital de los Ríos, y por esto la dividiremos en dos secciones, que serán las dos aceras.

Sigamos la derecha, o sea, la de los números pares. Primero nos detendremos en la calleja o barrera del Tauste, según unos, apellido que ya no existe entre los cordobeses. La encontramos llamándose en el siglo XV y XVI calleja de Portichuelo, apellido muy antiguo en Córdoba, pero en elXVII, con motivo de morar en una de sus casas un médico de gran concepto apellidado Góngora, tomó este nombre, con el que aún en general la conocen. Forma una pequeña plazuela y aún tuvo otra calle estrecha de que se conserva un tramo tapiado y que le daba comunicación con la calle del Viento, así como con la Ribera, a donde da el postigo de una casa muy capaz en que está establecida la fábrica de paños y capotes de don José Blancas, en la que los hacen de excelente calidad.”

Empezamos por la Calle del Sol, actual Agustín Moreno, lo primero que nos encontramos es el nombre de Tauste, que corresponde a una villa de la comarca de las cinco villas de la provincia de Zaragoza, que además tiene un canal del mismo nombre que es de los más antiguos de nuestro país, y estimamos que su nombre que lo tuvo poco tiempo, podría venir de un originario de esa villa que allí viviese.

Vista aérea de la calle del Aceite

Después se llamó de Góngora y D. Teodomiro nos señala que pudo ser por “un médico de gran concepto apellidado Góngora”. Luego continúa diciendo que en los siglos XV y XVI ya se llamó del Portichuelo “apellido muy antiguo en Córdoba” y es cierto D. Joaquín Roses tiene un trabajo publicado excelente sobre  “La Apología en favor de don Luis de Góngora de Francisco Martínez de Portichuelo”. Ya tenemos aquí al personaje en cuestión. 

Calle del Viento (Ronquillo Briceño) y del Sol (Agustín Moreno)

“El Doctor Francisco Martínez de Portichuelo. Referencias históricas y críticas Al intentar desvelar la oscura personalidad del autor de la Apología, se termina por concluir que tanto él como su obra fueron, probablemente, conocidos de un modo superficial en su época. Resulta significativo a este respecto el que su nombre no aparezca entre las innumerables nóminas de defensores de Góngora, que los diversos apologistas de las Soledades citaban en sus textos como criterio de autoridad. Tampoco en los grandes estudios contemporáneos dedicados a la polémica que suscitó el poema gongorino figura alusión alguna a nuestro personaje. Ya que, además, la pesquisa directa en el Sannazaro español hubiera ofrecido nuevos datos sobre el apologista, los que se desprenden de la dedicatoria de su soneto: en 1620 era aún Licenciado - en 1627 era ya Doctor, según figura en la dedicatoria de la Apología -, fue capellán del Duque de Sesa, y era cordobés, extremo no probado nunca. A la capellanía anterior hay que añadir el servicio también como capellán bajo el amparo de Pedro de Cárdenas y Ángulo, según se desprende de la dedicatoria de la Apología. Las noticias históricas sobre Martínez de Portichuelo resultan, por tanto, insuficientes y vagas.”

Casa número 8 de la calle Aceite (Foto Conchi Carnago)

Se completan los datos. La etimología del apellido Portichuelo podría venir de portillo pequeño, de acceso a la Ribera, posiblemente a la calleja del Nacimiento, pero eso es secundario. Ya tenemos una “barrera” o calleja sin salida, ahora, porque parece que antes la tenía a la calle del Viento -actual Ronquillo Briceño-y a la Ribera a través de la casa de la familia Blancas, fabricante de capotes y paños, nunca mejor sitio teniendo el Molino de Martos y su batan al otro lado del paseo. La calle, actualmente se llama del Aceite, pequeña, sin salida, con una no menos pequeña plazuela al final dónde existe una casa con uno de los patios más bonitos de la ciudad, moderno pero un verdadero encanto.

Patio casa número 8 de la calle Aciete (Foto Conchi Carnago)

Todos esos datos satisficieron a mi amigo José Gabriel Venegas, que le remití por correo incluyendo un plano catastral, que siempre nos permite adivinar la correspondencia que Don Teodomiro cita con la calle del Viento y de la Ribera, además de un retal del plano de 1811. Él, aprovechando un viaje  Boston-Madrid se plantó en Córdoba para fotografiarla y visitar la casa que supone habitaron sus antepasados, porque la búsqueda era de la familia Manosalbas emparentados con los Venegas.

Por lo tanto la calleja del Portichuelo, Tauste, o Góngora es ahora del Aceite, y si el Licenciado Martínez de Portichuelo, era doctor, y se conocía su trabajo sobre Góngora ¿por qué no podría devenir de ahí el nombre que tuvo de Góngora? Y la reseña de D. Teodomiro se justificaba, con el doctor y el trabajo Gongorino. A saber.



Fotografías y vídeo del autor, de Google y de Conchi Carnago las de la casa Aceite 8
Bibliografia Ramirez de Arellano, Salcedo Hierro y Joaquin Roses.

8 comentarios :

Eduardo de Vicente dijo...

Todo un laberinto que descifrar, como te mueves por Córdoba, que belleza la de esos patios.

Paco Muñoz dijo...

No hacen las fotos justicia a ese jardín que es el patio del que hay dos fotografías. En la aérea se ve parte de la casa, lo que pasa es que el vuelo es anterior a su reconstrucción, pero si observas veras unas palmeras y una piscina que también tiene. Es preciosa.
Un abrazo Eduardo

Juan Guijarro Moreno dijo...

Bonitas fotos de la calle del Aceite, que es preciosa, y es que Córdoba tiene unos rincones, calles y plazas preciosas. Un abrazo amigo Paco

Paco Muñoz dijo...

Amigo Juan no me hables de fotos bonitas, que hoy he estado enseñando tu blog presumiendo de ser amigo tuyo.
Muchas gracias y un abrazo.
PD: Tenemos que quedar un día para ver los rincones de tu sierra.

Lorenzo Miró Hernández dijo...

Madre mia! Cuanta historia sólo en una pequeña calle. Tiene más recovecos que esos que se vislumbran a vista de pajaro en la foto.

Muy curioso amigo

Paco Muñoz dijo...

Lorenzo me acuerdo de una máxima, cualquier rincón de este país, por pequeño que sea tiene mucha mas historia que los Estadios Unidos de norteamérica -evidentemente excluyo a los nativos, me refiero exclusivamente al país creado por los anglosajones-, que lo único que tienen es dólares, porque la máquina no para de hacerlos.

Anónimo dijo...

Gracias amigo Paco, ya sabes que cuando quieras puedes venir por aquí, tienes "fonda" en Doña Mencía". Ya han empezado a despuntar los almendros y pronto llegará la primavera llena de vida animal y vegetal. Los leonados y muchos animales comienzan el celo. Otro ciclo más. Un abrazo fuerte. (nota: te hago este comentario como anónimo porque no sé qué pasa que no me deja con mi cuenta google)

Paco Muñoz dijo...

Juan de acuerdo está habiendo muchos fallos con las cuentas, si tienes dos a lo mejor es por eso pero te tomo la palabra, para marzo se espera el cese de la actividad laboral obligatoria. Eso además del Inserso oficial, conlleva el particular.