viernes, 6 de enero de 2012

LIBRO ELECTRÓNICO, EBOOK O KINDLE

El libro electrónico y los clásicos

Inevitablemente no se puede obviar la modernidad, y no podemos hacer nada para pararla. Los teléfonos inteligentes que si bien nos complican la vida, en ocasiones nos la hacen más agradable ¿Qué se puede prescindir de ellos? Si, desde luego, se puede prescindir de todo, pero por otro lado si vas a una ciudad extraña, y quieres ir a una dirección determinada, el teléfono con el GPS te lleva. Si sales al campo y pones una aplicación en marcha, Tracker creo que se llama, te dice los kilómetros recorridos, los pasos que has dado, la media horaria e incluso las calorías –esto último es un “poner”-, y luego en el mapa hace un recorrido gráfico del terreno que has andado.

El anverso del Kindle o la portada

¿Todas estas cosas son indispensables? No, pero no dejan de ser un entretenimiento más y, en ocasiones es aprovechable, conocer en tiempo real determinadas cuestiones, pongamos el tiempo atmosférico, las noticias de una emisora preferida, porque tienen radio, e incluso TV incorporada, una cámara fotográfica de categoría, y de vídeo, además de un programa procesador de lo filmado o fotografiado. Pero la cuestión de comentar estas modernidades, que justo es decirlo a mi no me han asustado nunca, ya que el codearme de siempre en un mundo de técnica: radioafición, electromecánica, informática, astronomía, etc. me han hecho tener una visión moderna del asunto sin caer en dogmatismos de uno u otro género.

Una de las páginas índice

 En una palabra, que por un lado no estoy por la aceptación de los Amisch “agrupación religiosa cristiana de doctrina anabaptista, conocidos principalmente por su estilo de vida sencilla, vestimenta modesta y tradicional y su resistencia a adoptar comodidades modernas” (definición de Wikipedia) que vimos en la película protagonizada por Harrison Ford, Testigo, y que no aceptan determinadas ventajas de la vida moderna, pero por otro no comparto que el acceso a ellas lo sea con perjuicio para otros seres humanos.

Un página del Capital de Marx

Pues todo este rollo viene como consecuencia de que me ha sido regalado -no por esta fiesta de Reyes, ya que los republicanos no entramos en ello por convicción y por edad- un moderno y electrónico lector de libros; que puede contener más de mil quinientos títulos, que está bien y que con un par de ellos habría bastante, pues una vez leídos se pueden almacenar en otro sitio; que tiene batería para un mes; que es cómodo; que tiene el tamaño de una novela de bolsillo, como las de Marcial Lafuente Estefanía; es más delgado que un lápiz; fácil de transportar y de llevar a un viaje, a una salida al campo, o a cualquier otro sitio; que evidentemente no tiene el olor característico de las tintas y el papel, ni el tacto, pero que es útil;  y que no precisa humedecer el pulgar para pasar las páginas. Que tiene Wi-fi incorporado para descargarte en un momento preciso un título que necesites, sin necesidad de utilizar el ordenador. Y muchas aplicaciones más, como llevar tus propios documentos y poder visualizarlos en cualquier sitio.

Ejemplo de "finura"

Se llama Kindle, de la popular librería americana Amazon, pero que como decía Julio Anguita en su conferencia, cuando se habla del miedo al comercio chino, son las empresas americanas las que fabrican allí porque en el reverso figura el “Assembled in China”, A lo mejor con su compra estamos contribuyendo a la explotación de miles de trabajadores asiáticos, y al perjuicio de nuestra propia industria librera, pero… por otra parte nuestra industria librera, y estoy pensando en los libros de texto, nos fuerzan todos los años a los que tenemos hijos a un exagerado gasto cuando todos hemos estudiado con la Grado Medio de Dalmau Carles Pla, que heredaba nuestro hermano menor o se le regalaba a otro niño con menos posibles, y que contribuyó a que conociéramos la geografía, gramática, geometría, y lo que llamaba mi padre “las cuatro reglas” aritméticas que, con ellas y el saber leer y escribir ya estabas preparado. Y no al enriquecimiento de los Lara y compañía y a esas grandes editoriales, que nos obligaron en la época del desarrollismo, poco más o menos como ahora, a comprar la enciclopedia por fascículos Monitor, que para muchos significó rellenar un espacio del mueble bar. Lo de las cuatro reglas sirvió un tiempo, pero otras ciencias y medios nos son hoy imprescindibles, la informática, las comunicaciones, Internet, etc. consumidos con la mesura reglamentaria, vamos, como dice un dirigente que nos salvará “como Dios manda” , son tremendamente útiles.

Sujetado por sus hermanos mayores

En fin que el artilugio en cuestión, me ha permitido disfrutar de la prosa satírica del genial Quevedo, poder hojear nuevamente a El Capital, o a Kafka, recordar los escritos del libertario Bakunin, o trasladarte a los Pazos de Ulloa de Doña Emilia Pardo. Mi amigo Juan Lozano se ha comprado otro, y lo recibirá el lunes próximo, son formales en cuanto a la distribución, y como curiosidad de lo que es la modernidad, hicimos una práctica, él tiene mucho interés en leer un libro de Vicente Blasco Ibañez, “La Catedral”, que inicio hace tiempo en una de sus visitas a su familia a Burdeos, y ha tratado de adquirir en librerías y no ha podido, pues bien entramos en Internet y en dos minutos ya lo teníamos incorporado a mi lector, gratuitamente, porque hay que decir que existen muchos títulos gratuitos, y también de pago, algo más baratos que en papel, que debían ser más que algo, pero solo se quedan en eso.

El anverso donde se lee lo de Assembled en China
Fotos del autor y dos de Amazon
Bibliografía citada

14 comentarios :

Molón Suave dijo...

En primer lugar, enhorabuena por el regalo, a mi juicio muy bueno. Yo llevo algún tiempo pensando en comprarme también un libro electrónico. Tenía mis dudas porque no sabía cómo conseguir los libros y no encontraba a quién preguntarle. Acabas de despejármelas: veo que se pueden bajar de internet, donde, por cierto, la oferta de libros gratuitos es cada vez más amplia y además en castellano. Los libros de pago que pueden bajarse son, en efecto, bastante caros, teniendo en cuenta el abaratamiento de costos que este sistema proporciona. No puede ser que un libro electrónico valga sólo un par de euros más barato que el mismo en papel. Creo que esto está pasando sólo en España. Aquí los libreros (editoriales, librerías, etc.) tienen mucho miedo a la electrónica, de modo que las grandes editoriales se unieron no hacen mucho y montaron libraria.com, en donde ofrecen sus libros por internet a un precio casi igual que en papel, con la idea más que nefasta de impedir la difusión del libro electrónico. NO sé si la tal libraria.com sigue existiendo. Pero no me consta que se haya avanzado nada en la difusión electrónica de los libros. Hablamos, claro de libros recientes, es decir, escritos en la actualidad, libros con derechos de autor, vamos.
Por lo demás, deduzco por la foto del comienzo que encontraste el matarife. Si es así, procura leerlo en un momento de buen ánimo, porque no es un texto demasiado alegre.

Eduardo de Vicente dijo...

He sido reacio al móvil y al ordenador aunque luego tragué, creo que hubiese sido reacio hasta a el automóvil. Por supuesto seguiré siendo reacio a este aparatito, al menos hasta que me le regalen.

Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Estimado Molón, me estoy documentando con el lector y de verdad que le estoy encontrando mucho de positivo, máxime teniendo en cuenta que como incorpora el Wi-fi tienes la posibilidad de usarlo para carga de material y otras cuestiones que se pueden hacer, como escribir algo (esto es más complejo por el teclado). Estoy de acuerdo contigo y no me entra en la cabeza que siendo los costos hoy, casi cero (es una exageración) sigan manteniendo esos precios. A mí no me importaría colaborar siempre y cuando fuesen más asequibles, y creo que a mucha gente. Respecto de lo Libraria existe una web de México, pero no de libro electrónico, y la española caducó el dominio y no está renovado, por lo menos eso me pareció a mí.

Ya he leído el libro de la portada, lo hice de una sentada, ahora está Conchi con él (ella es más pausada y también le está gustando), yo no puedo remediar leer rápido, a lo mejor tengo que retroceder y volver a repasar algo. Me ha gustado mucho, hay mucha poesía en él, y tiene una extraordinaria prosa. Como bien dices es bastante crudo, la verdad es que me dejó un poco fuera de juego, pero es que la vida en sí lo es ya de por sí. Yo he conocido a varios del oficio, uno vivía en mi barrio de la Mezquita, y otro es un amigo de Zaragoza que ahora vive en Córdoba y no lo ejerce, pero el oficio es el fondo es secundario. Me llamó la atención un detalle sobre los escalones de la Acera de Guerrita, que ahora no están, pero que estuvieron y evidentemente el viaducto. Me trasladó el recorrido por la ciudad a bastantes años atrás. Sabes que pienso que hubiera podido hacerse una buena película, saldría un buen guión, a lo mejor Almodóvar. Si ves al autor lo felicitas de mi parte.

Paco Muñoz dijo...

Eduardo muchas cosas que le he contestado a Molón, te pueden servir a ti. Cuando lo tengas cambiarás de parecer estoy seguro, ah, y a mí me lo ha regalado Conchi. Pero eso no quiere decir nada el lunes vendrá el de mi amigo que decía que donde se ponga uno de papel.. pero ahora piensa distinto al trastear el mío. Y una cosa no tengo nada que ver con Amazón. Lo que ocurre es que mi hijo Paco tiene un trato especial con la casa, no se porque y no le cobran los portes, y además al mío le pilló una oferta y fue algo menos que el propio suyo, que le costó el PVP.
Eduardo un abrazo.

harazem dijo...

Yo aún no he picado, pero porque realmente leo poco en los últimos tiempos , pero C. tiene uno hace un par de años y está hiperencantadísima. Bueno, lo de que leo poco es una desageración. Me he comprado el último libro de Fontana: Por el bien del Imperio. Una historia del mundo desde 1945, que os recomiendo, a pesar de sus 1.300 páginas y que pesa cuatro kilos. Si hubiera estado en digital me hubiuera servido de excusa para pillarme el EBOOK.

Mi madre, que tiene 84 años, nos pidió que le compráramos uno, lo que nos pareció una locura porque pensábamos que no se adaptaría. Oye, pues se ha tragado ya la continuación de Los Pilares de la Tierra esos, y ya lleva dos de esos del Oso Cavernario. El otro día nos dijo: no sé qué voy a hacer el la otra vida cuando me muera sin el cacharrito éste.

En cuanto a lo del precio de los libros, es una pasada. Como decía Molón los dos euros de diferencia son un insulto a la inteligencia. Y desde luego incita al pirateo, del que no habéis hablado, pero que existe y mucho.

Paco Muñoz dijo...

Pues Manolo que quieres que te diga yo estoy contento con él, ya has visto el índice de contenidos que tengo, desde Bakunin, Marx, Emilia Pardo Bazán, Quevedo, Conan Doyle, Rafael Gómez, etc. etc. Y eso de que no lees no me lo creo del todo porque estás al día de los Cuadernillos de la Villa. Y vaya libraco, voy a ver si está por algún lugar prohibido.

Me ha llamado la atención lo de tu madre, que curioso y sobre todo lo de la otra vida, claro ella es creyente y lógicamente piensa en el más allá. Y C. como la considero lista no me parece extraño.

Del pirateo nada de nada que hay que pagarle el juicio a Teddy, o la indemnización por despido improcedente

Molón Suave dijo...

Veo que la lectura de algo tan amargo no afectó tu estado de ánimo. Me alegro. Intentaré ponerme en contacto con el autor y le transmitiré tu felicitación. Gracias, de todos modos, en su nombre.
Nada más que vuelva a Córdoba procuraré hacerme con un e-book. Veo que es práctico. YO de momento me he venido aquí con un cajón de libros que, probablemente, en su mayoría, los podría haber tenido en una simple tableta. Es claro que esto es el futuro, pero el futuro inmediato, prácticamente el presente.

Rafael Jiménez dijo...

Enhorabuena por el regalo, Paco. Yo de momento "nasti de plasti"; no solo porque leo poco (de verdad, no como Harazem) sino porque soy un poco fetichista y sigo prefiriendo el olor y el tacto del papel. Por lo demás, dispongo de varios cientos de libros digitalizados (unos en pdf. y otros en otros formatos) que me sirven cuando quiero hacer una búsqueda (de palabras, citas...) y que están a disposición de todos vosotros.
Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Me dejó raro pero me recuperé enseguida, la prosa es tan real que te traslada. Yo he visto un lugar de esos y es muy deprimente.

Siempre me acordaré cuando maté una tórtola (la primera y última, colgué la escopeta y siempre me preguntaré que que hacía yo de cazador) que me miraba de una manera como preguntándome qué me había hecho a mí. Horroroso.

Ya ves la ventaja de lo otro un bulto menos.

Paco Muñoz dijo...

Gracias Rafael, no me acordé de decírtelo esta mañana, mi amigo que te presenté es Juan Lozano, es el que pensaba como tú sobre el papel, pero entró por el aro. Y es algo mayor que nosotros, tiene 75 cumplidos, por lo de la dificultad del cambio.
Gracias por el ofrecimiento Rafael.

Lucas dijo...

Veo que te va estupendamente con el Kindle, yo tuve un Sony reader y he de decir que es una maravilla, pero por circustancias como es mi problema visual poco uso pude hacer de él, ya que me empeñé en leer en tinta cuando realmente no puedo porque no fijo la vista en las líneas y me pierdo contínuamente en la lectura por lo que no comprendo lo que leo. A pesar del Sony que fue un capricho, ya tenía desde hacía tiempo mi lector en audio, que me transforma los textos RTF o TXT en audio para así leerlos o bien el formtato DAYSI que es una maravilla. Devolví el Sony a donde lo hahbía comprado y adquirí un escaner de alta resolución que es una pasada por la rapidez y la calidad con el OCR.

Os dejo u8na fotografía de mi lector,
el Victor Reader Stream.
https://secure2.convio.net/psb/images/content/pagebuilder/Victor-Reader-Stream1.jpg

Paco Muñoz dijo...

No sabía que tenías un problema visual. Yo tengo un problema también pero en el ojo derecho y el izquierdo me lo compensa, por lo que de momento voy tirando. Entonces entiendo que escaneas los libros y luego los pasas al lector que te los traduce a audio, interesante Lucas. Ya he visto la fotografía, claro estas cosas son verdaderamente caras.

Lucas dijo...

Sí son caras, muy caras. No es que traduzca a audio, lo transforma en audio y la voz es agradable. Pero me puedo desplazar por el texto como si estuviera en un libro físico, añadir marcadores...

En mi lector de libros, llevo siempre las entradas de mis blogs favoritos y es una gozada estar en el sofá leyendo los relatos de antaño, leyendo un buen libro.

Paco Muñoz dijo...

Pues sabes que me alegro de que eso te resuelva los problemas, para eso debe estar la técnica. Un abrazo.