miércoles, 15 de febrero de 2012

EL MONTE TESTACCIO DE ROMA

Una vista de la colina o Monte Testaccio de Roma

En la visita cultural que hicimos a Peñaflor hablamos del comercio de aceite que desde esa zona se tenía con  Roma, un amigo me comentó la historia del Monte Testaccio en Roma o como ellos lo llaman Monte dei cocci, que yo desconocía, y lo curioso del mismo es que consiste en una colina artificial de unos cuarenta metros de altura, generada entre el siglo I y III d.C. con los restos de las ánforas de aceite que llegaban a Roma desde los distintos lugares del Imperio. Tiene un área de unos 20.000 m2 en la base. 

Vista aérea de la colina de aspecto triangular

Como puede verse en la fotografía aérea de Google, es de forma triangular y los restos de las ánforas, según estudios, no configuraban un basurero desordenado no casual, era una estructura organizada en terrazas, como puede verse en otra fotografía, con sus muros de retención fabricados con el mismo material. Por las marcas de las ánforas se puede conocer su origen. Se estima que el porcentaje, o los porcentajes son de un 80% de la Bética, un 17% de Tripolitania, y el 3% restante de la Galia, de la propia Italia y algunas orientales. Tienen notable importancia algunos restos provenientes de Lora del Río (ATAXI en la antigüedad) cuyos barcos salían por el Guadalquivir hasta el puerto fluvial de Roma.

Terrazas ordenadas de los restos de las ánforas

Después de vaciar el contenido de los recipientes, se transportaban al Monte Testaccio, posiblemente por animales de carga en grupos de cuatro y allí, en el destino se rompían. Para evitar los olores de los restos se echaba encima cal, ya que no era rentable lavarlas y trasladarlas nuevamente a su origen, es decir eran envases que no se reciclaban. Lo que demuestra que en todas las épocas se cuecen habas, ahora es el plástico de difícil degradación, pero lo cierto es que estos restos, naturales por cierto, llevan ahí la friolera de dos mil años.

Para hacernos una idea de la ubicación de la colina, a orillas del Tiber y dentro de la muralla Aureliana

Los investigadores dicen que la construcción de la colina pudiera haberse realizado -por las fechas de las ánforas-, en tres fases desde el 74 a.C. al 149 d.C., una segunda que llegaría hasta el 230 d.C y la tercera que continua investigándose. Las distintas inscripciones en las ánforas determinan el comercio existente entre la península ibérica y Roma. 

Detalle de una inscripción o sello comercial

Se puede estimar que el aceite trasportado permitió cubrir la dieta de más de un millón de personas, a un promedio de seis litros año, durante 250 años.  A finales del siglo XIX se iniciaron las investigaciones con rigor por arqueólogos de prestigio, e incluso arqueólogos españoles en 1989 llevaron a efecto investigaciones en colaboración con el Departamento de Ciencia de la Universidad de Roma. Como curiosidad en la colina o monte Testaccio, se han construido cuevas para el almacenamiento de vino, por la constante temperatura de unos 17 grados centígrados que tiene.  Al final, las empresas italianas siguen con la comercialización del aceite andaluz.

Fotos de Wikipedia y Google
Bibliografía de Wikipedia

7 comentarios :

Eduardo de Vicente dijo...

Si lo había oído pero nunca visto fotos de ello. Ya ves y lo del aceite andaluz nos parece cosa de ahora. Por Madrid también hay aceite de oliva, los olivos no son tan productivos como los andaluces pero algo dan, Torrelaguna tenía almazara luego desapareció y me acuerdo de años que han venido a llevarse la aceituna para aceite desde Jaén, te lo aseguro porque tengo un pequeño olivar que me da aceite para todo el año, cuando lo cojo claro, que por aquí los fríos son más intensos y hay años que no está para ello y hay se queda la aceituna.

Saludos.
(En la última entrada completo un poco más el tema de Juan de Mena)

Paco Muñoz dijo...

No hay nada nuevo bajo el sol, de todas formas el olivar en muchos sitios de Córdoba, en la campiña es nuevo, si miras el vuelo de los americanos (del norte) de 1956 en grandes extensiones era todo cereal de secano como es lógico, y luego en los vuelos más contemporáneos es olivar. Ahora miraré lo que me dices del paisano.
Un abrazo y gracias.

SCHEVI dijo...

En el monte Testaccio también se han encontrado sellos de otras localidades. La figlina Saxoferreo también aparece. Es de una alfarería de la actual Huerta de Belén, de Palma del Río, que hace mención al monte, donde está la actual ermita, que ya tenía un manantial en tiempos de los romanos con agua ferruginosa. El nombre lo propuse yo para la Asociación de defensa del patrimonio cultural, que hay en Palma. En el término municipal, a orillas del Genil y el Guadalquivir, hay muchos restos de alfarerías romanas. Aquí se fabricaban ánforas para el transporte de aceite por vía fluvial. Entonces los olivos predominaban en los campos y huertas, hasta que los musulmanes introdujeron el naranjo.

fus dijo...

Por fin he podido entrar en tu blog, no se lo que pasaba que no aparecias.
He estado varias veces en Roma y nunca me han hablado del Monte Testaccio, lo tendrè encuenta para la pròxima vez. Como siempre lo que se aprende contigo.

un fuerte abrazo

fus

Jas de la Vera dijo...

Visité y escribí sobre el monte Testaccio
http://forelatos.blogspot.com.es/2016/11/pues-no-es-mentira-lo-que-siempre-se.html

Paco Muñoz dijo...

Jas de la Vera, muchas gracias y muy interesantes tus blogs, los he visitado y merecen la pena, así como Google+. Un fuerte abrazo y nuevamente Gracias.

Paco Muñoz dijo...

Fus no había leído tu comentario, te ruego me perdones, con varios años de retraso. Me alegro de haberte servido de algo, cuando ya cada día que pasa sirve uno menos para muchas cosas.
Un abrazo