domingo, 11 de marzo de 2012

ALBERTO GARZÓN (DIPUTADO), UN VALOR EN ALZA

Alberto Garzón iniciando su parlamento.

El día 10 de marzo, en el auditorio del Jardín Botánico se celebró un acto de la Juventud de IU y después uno electoral en el que participaban la cabeza de lista de IU por la provincia de Córdoba, el Coordinador General de la Juventud y un joven profesor de Psicología. Pero el peso pesado era Alberto Garzón, que era lo que verdaderamente había levantado nuestra expectación. El diputado más joven del Congreso de los Diputados, y el que en una interpelación al Sr. de Guindos éste, por descortesía o más bien por incompetencia, o quizás las dos cosas, aunque en mi opinión que vi el debate creo que había más de lo segundo, se  negó a contestar a los argumentos que el diputado Garzón le había expuesto. 

Alberto en su Twitter  (foto de la Opinión de Málaga)

Pues ese era el peso pesado ayer, veintiséis años, brillante Licenciado en Economía, y con un conocimiento del medio muy valioso que, en un lenguaje sencillo, sin entrar en tecnicismos, con los pies en el suelo, desglosó lo que está pasando en el mundo, señaló los culpables y manifestó su desconfianza en los que han ganado las elecciones sólo con desprestigiar a los anteriores que no daban una, y con la palabra “cambio”, y no por sobrepasar su techo sino por el hundimiento de los anteriores. Ahora estos que no hicieron nada, que solo se quejaron y quejaron, con el váyase Zapatero, adelante las elecciones, y muchas cosas más, con la ayuda inestimable de los medios de la mentira continuada, la calumnia y la falsedad, de tertulias de palabras soeces, de machismo exacerbado y de falacias, recibieron en bandeja lo que la seudoizquierda saliente les dejó, piden árnica a cada momento y siguen diciendo las mentiras que les vienen en gana, aprovechando la confusión y el miedo para desmantelar lo que la clase trabajadora había logrado a base de sudor y sangre a lo largo de varios siglos. 

Durante su intervención

Pero eso es pasado y ahora lo que toca es tratar de concienciar a la clase trabajadora de que ha sufrido, con estos y con los anteriores uno de los mayores y más criminales ataques de su historia. Hoy día once de marzo, se ha visto la clase obrera en las calles de España, que no es sólo la de los medios de derechas, sino la de todos los españoles que ejercen sus derechos constitucionales, en la fecha que estimen idónea, como los foros vaticanistas lo han hecho otras veces, sin que nadie les reproche nada. Medios a los que no les importa utilizar cuestiones del corazón y los sentimientos, para desprestigiar las convocatorias que, repito en el ejercicio de su derecho constitucional, convocan las organizaciones sindicales que, si bien se merecen escribir mil veces lo que han hecho mal y ponerse de cara a la pared durante un buen rato, son absolutamente necesarias, pero ahora son el punto de mira y el elemento a destruir para que ya el mundo del trabajo no tenga ningún referente y pase a ser un verdadero esclavo del capital, de ese capital que ignora que el mundo y las materias primas son finitas y que es necesario otro modelo de vivir en este mundo, y que por mucho dinero que atesoren se tienen que morir, y me refiero a los capitalistas sin más ideología que la de la especulación y la ambición desmedida.

Alberto Garzón (Fotografía del Mundo.es)

El otro día le dije a Garzón en su foro, que tuviese cuidado con los idus de marzo o de cualquier mes del año, que ésta organización que conozco desde hace más de un tercio de siglo o algo más, es saturnal y devora todo lo que tiene de bueno, es decir a sus hijos. Tenemos ejemplos muy claros de ello, que el Sr. Sartorius y Curiel con la inestimable ayuda del laboratorio de la otro orilla, de la socialdemocracia, descabezaron en Andalucía a un valor que ha demostrado ser fiel a su pensamiento hasta las últimas consecuencias, y acertado en sus análisis, pero lo ha sido más a la disciplina de su partido, disciplina que le pudiéramos censurar algunos, porque no ha sido correspondida en la medida que se merece. La mediocridad en esta organización no es más que en otras formaciones, pero que es la que a mí me importa algo –la de los demás partidos allá ellos-, es muy dañina y hace a gente de mucha valía apartarse, porque la izquierda –aunque creo que lo hace mal- no sigue los dogmas de fe, duda y discute.

La ideología, es la verdadera crisis que padecemos, según el Sr. Garzón. Y que cuando un pueblo se carga de razón no hay gobierno que se le resista con todo el poder que este tenga. Ejemplos hay muchos en la historia; el ruso; el chino; el vietnamita; el afgano; y ahora el tunecino y egipcio, aunque al final a estos dos últimos los estafen en alguna medida. No hablo de Libia y Siria, porque la primera ha sido una cuestión mercantilista, y la segunda estratégica, para preparar el salto a los iraníes, pero si lamento la cantidad de “daños colaterales” cifrados en muertes de seres humanos que su única culpa ha sido ser ciudadanos de esos países. Y por otro lado ahí tenemos el ejemplo islandés, y algunos más, que veremos solo con repasar las hemerotecas y los libros de historia. Desestabilización de las instituciones y organizaciones obreras, criminalizarlos y el caldo de cultivo está servido, para que un salvador, casi siempre fascista lamentablemente, salga y nos salve a todos. 

Un momento de relax, vino de Peñarroya, pasó por Belméz, luego Córdoba, después en Puente Genil y acabó en su Málaga. Un completo día 10 de marzo de 2012.

Como lo que yo diga tiene valor cero, lo importante es ver el vídeo o escuchar el audio del diputado más joven del Parlamento español, pero con una categoría profesional y una carga ideológica que ya la quisieran algunos que llevan toda su vida en esta organización, sin que les haya afectado ninguna regulación de empleo. 

“Chapeau” para el Sr. Garzón, Alberto.






Fotos, audio y vídeo del autor
Una fotografía de la Opinión de Málaga y otra del Mundo.es
(Perdón por el pulso pues más de media hora con una cámara en la mano y con un ángulo malo es complicado)