viernes, 30 de marzo de 2012

COMERCIOS SOLIDARIOS E INSOLIDARIOS CON LOS TRABAJADORES

Cartel de un comercio frente a la Ermita de los Mártires (ahora de los Trabajadores)

Ayer hizo el pueblo español, los trabajadores, la primera Huelga General al actual gobierno contra ese ataque directo al Estado de Bienestar, a los derechos laborales conseguidos a lo largo de siglos, al futuro de mis hijos y de mis nietos y de tantos hijos y nietos de la clase trabajadora, incluidos los de los policías. Ahora vendrá la guerra de cifras; que si fracaso, que si éxito, todo muy bien, para mí fue lo segundo, pero pienso que en lugar de la confrontación directa, que al final siempre pierden los mismos es mucho mejor concienciar a los consumidores que los que no colaboren con ellos se merecen el boicot exclusivo. Lo que le duele a los comerciantes  es su cuenta de resultados, y si esa se adolece por falta de clientes pues mejor.

Paseo de la Victoria repleto de manifestantes

En mi barrio y a modo particular, tenemos nuestra propia lista de gente que abrió durante la Huelga General, por egoísmo; por no estar de acuerdo, etc. etc. es lo de menos, pero abrió. Te podrán decir que a ellos nos les paga nadie el día, pero es que a los trabajadores tampoco y es invertir en futuro. No se van a arruinar por cerrar un día en solidaridad con la clase trabajadora. Y lo mismo que ellos tienen ese derecho a abrir que considero insolidario, nosotros tenemos el de entrar o no hacerlo más en su establecimiento. Es decir, tú no colaboras con la clase trabajadora que es la que te da de comer, la clase trabajadora no colabora contigo, así de simple, y eso es lo que verdaderamente les duele.

La batucada, pues vale...

Pero por otra parte esa clase trabajadora llenaba los bares que tampoco eran solidarios con la Huelga General. ¿Una contradicción no? Pero así somos los humanos y así nos va. Claro dicen algunos en clave de humor que eran los bares de Servicios Mínimos. Lo cierto es que estaban llenos.

¿La protección al poderoso, al derecho al trabajo, la protección en suma?

En un comercio de la Ribera, exactamente frente a la Ermita de los Mártires, decía en un cartel:

“Estimado cliente en solidaridad con los trabajadores asalariados este comercio ha decidido cerrar el día 29 de marzo por Huelga General. Creemos que la reforma laboral perjudica a la mayoría de nuestros clientes y a sus familias. Las grandes superficies abrirán, por ello les sugerimos que tengan en cuenta como consumidor a los establecimientos solidarios con los derechos de la mayoría. El día 30 estaremos a su disposición. Ester y Mario.”

Fotografía que sitúa el comercio solidario

Ole, ole y ole por Ester y Mario. Eso es lo que vale, no tanto pito, batucada, entrar al trapo de las provocaciones para que luego la prensa cavernícola presente a los trabajadores y sindicatos como violentos, objetivo actual del neoliberalismo, es la institución que les queda para desarmar definitivamente a la clase obrera. Hay que dar donde duele y al comerciante insolidario pequeño o no, al que durante todo el año quien le da a ganar su sueldo es el trabajador, lo que le duele es la cuenta de resultados.

Fotos del autor y fotogramas vídeo de A. Almansa

6 comentarios :

Molón Suave dijo...

Tenemso en nuestras manos el poder de comprar donde nos dé la gana (todavía). ¡Y guay si lo utilizáramos! Si fuésemos capaces de hundir una empresa no comprando sus productos, qué otro gallo nos cantaría.

Paco Muñoz dijo...

Coincido contigo Rafael, es un arma no violenta pero que haría entrar en razón a los no solidarios. Si es verdad que en las grandes superficies significaría despedir a los “esclavos” que tienen, porque son esclavos, y eso serían los “daños colaterales”, pero determinados “tenderos” que no comerciantes, de barrio sabrían lo que vale un peine, y comprenderían que su sustento procede de sus clientes, como dice el escrito de La Trastienda. Los seres humanos rápidamente nos creernos burgueses, pensamos –estoy hablando de comerciantes que conozco- que somos un Pepín Fernández cualquiera, aunque este lo pasó malamente antes de crear su imperio. Pero el problema principal es que nosotros no sabemos tener “el sentimiento de unidad basado en metas o intereses comunes” definición de diccionario de la solidaridad, por eso así nos va. Que nos suben la luz pues consumir lo justo para vivir, e incluso sería hasta más humano, que nos hacen otra putada pues actuar en consecuencia. Pero es tan difícil acomodados a una sociedad de gasto. de consumo.

Eduardo de Vicente dijo...

Si es para tenerlo en cuenta, porque bares y comercios casi abrieron al cien por cien.

Olé por Ester y Mario.
Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Es una propuesta Eduardo, pero haría daño si se llevara a efecto. Usted tiene todo el derecho del mundo a no ser solidario con quien le da de comer, pero yo tengo todo el derecho del mundo a no darle a usted de comer. Así de simple y no se cercena ningún derecho.
Un abrazo.

Ángel dijo...

Intentaré aplicarla

Paco Muñoz dijo...

Un abrazo Ángel. Si necesidad de violencia con el derecho de tu mano tu puedes hacerle ver a la gente su insolidaridad o simplemente inclinar tus preferencias comerciales a donde te de la gana o te vaya mejor, o te caiga más simpático, y que cada palo aguante su vela. El comerciante depende de sus clientela y si esta no está contenta se queda sin ella y sin sus ingresos.