jueves, 8 de marzo de 2012

HORTERADA ARQUITECTÓNICA EN EL LLAMADO PARAÍSO ARENAL 2000

La hortera construcción del "Paraíso"

Un paseo camino del Santuario de Linares obliga a visualizar el hortera "Mausoleo" del Paraíso Arenal 2000. Es inevitable. No voy a entrar en las dificultades, irregularidades, quejas y demás que los vecinos de esa Urbanización tienen, pues para ello no hay nada más que mirar algunos foros. Tampoco lamentar la cantidad de encinas que fueron arrancadas del territorio, ni que institución lo autorizó, porque el daño se realizó. Si viví de primera mano la historia de la obligatoriedad de las VPO que legalmente tenía que contener el proyecto. 

Una vista general del "Mausoleo" del Paraíso 

En realidad son muchas cosas criticables y algunas posiblemente censurables, e incluso penalmente. Pero en este caso sólo quiero opinar, siempre desde mi punto de vista, sobre la horterada arquitectónica de una especie de puerta de Alcalá, o Arco de Triunfo, tipo mausoleo, que un “evergeta” (1) del siglo XX, autoproclama donar a la ciudad de Córdoba, sin que la ciudad lo haya solicitado, y que firma con su nombre para la posteridad.  Una construcción de muy poco gusto, y sino del citado “evergeta” si de sus asesores. 

La "donación" al pueblo de Córdoba, que el pueblo no ha pedido.

No hay nada nuevo bajo el sol, la rica familia romana Marii del siglo I, que explotaba las minas de Cerro Muriano, construyó o contribuyó a la construcción del Teatro que hoy podemos visitar en el Museo Arqueológico de Córdoba, y que en un miliario que existe en la confluencia de la calle Encarnación con Rey Heredia, en la esquina del convento, queda reflejada su contribución. Si se visita Torreparedones puede verse también en el foro la contribución de otro colaborador. Claro estos, ni ninguno, no lo hacían por gusto. Hoy en día las colaboraciones se pagan con asesorías en Gas Natural, Endesa, Telefónica o en imperios mediáticos. O se le buscan a  yernos empleos en Washington buscando prescripciones fiscales.

Una perspectiva general de lo que considero un hortera "mausoleo" y el lago

No hace falta ser un lince para sospechar que las grandes corporaciones no son nada de filántropos, cuando dan algo es por haber recibido otra cosa. El arroyo de los Pradillos discurre a cielo abierto por el Paraíso Arenal 2000, y justo es decirlo se integra en el territorio adecuadamente, pero a su llegada al mausoleo aparenta un sensible abandono, y el agua del pequeño lago que rodea el gris monumento está estancada. De todas formas cada uno puede juzgar a su gusto, y es libre de hacerlo, para mí es una horterada arquitectónica como la copa de un pino, de las muchas que se ven en cualquier parcelación de esta ciudad. 

Vista aérea de Google del "Paraiso" y el trazado del arroyo de los Pradillos

Estado de unas conducciones eléctricas

(1)De la Web http://www.eshistoria.net/ “Lo que hoy llamaríamos un filántropo en Roma era el evergeta, pero con fines tan oscuros como hoy en día: ganar dinero y títulos políticos siendo “generoso“. En la carestía todo mendrugo de pan era vital y allí estaban los evergetas para pagarlos y repartirlos entre el pueblo entre aplausos y vanaglorias (pan y circo decían). Además de carreras de caballos y cuádrigas, un arma muy potente para ganarse al populacho, era sobre todo identificándose con uno de los “colores” del equipo (como ahora el Real Madrid y el F.C. Barcelona) y financiándolo rabiosamente “manque pierda”. Los evergetas tanto le regalaban a los pobres trigo así como a cualquier “acaudalado” que pasara por allí...”

Fotos del Autor y Google.

2 comentarios :

Molón Suave dijo...

Completamente de acuerdo contigo, Paco. Eso es una horterada tan grande como el chalet del donador, si no me equivoco, el caballero que se jacta de no haber leído un libro en su vida.

Paco Muñoz dijo...

Me dice lo mismo Rafael, que el Valle de los Caídos. Una vez hace treinta y cuatro años estuve en Madrid y unos de allí nos dijeron vamos al Escorial y al Valle, ni siquiera entré, aquello, independientemente de lo que significaba me causó una extraña sensación. A lo mejor soy exagerado pero es lo que se me vino al pensamiento. Se puede tener gusto siendo rico y siendo pobre, pues la estética no tiene nada que ver con el dinero.
Ya ha pasado Lola el trago?