sábado, 7 de abril de 2012

AQUÍ, JUNTO AL AGUA. NICARAGUA, DE RAFAEL TROBAT

Cartel

Hoy hemos visitado una excelente exposición de un cordobés Rafael Trobar, que en la sala Vimcorsa tiene cabida desde el 15 de marzo hasta el 6 de mayo del corriente año 2012. Aquí, junto al agua. Nicaragua. Es muy recomendable su visita y todavía hay tiempo hasta mayo. Merece verdaderamente la pena. Hoy también he conocido a un nuevo artista cordobés,  y cantaré el mea culpa por mi ignorancia. Eso me ha hecho investigar su trayectoria y su obra.

Rafael Trobat
Texto del folleto:

“Aquí, junto al agua. Nicaragua es un proyecto fotográfico desarrollado por Rafael Trobat en un momento clave de la historia del país centroamericano: el fin de la Revolución Popular Sandinista y el comienzo de una etapa de transición, que el autor utiliza como telón de fondo para realizar un retrato de la sociedad nicaragüense.

Isla Mancarrón de Nicaragua

Iniciado en 1990, y tras más de 18 años de trabajo, fue publicado en 2009 por Lunwerg Editores. El libro, que fue finalista en la XV edición del "Leica European Publishers Award for Photography" (Londres, 2008) y seleccionado por el festival PhotoEspaña entre los mejores libros de fotografía del año, contiene 160 imágenes del autor e incluye textos de Christian Caujolle, Tania Montenegro y Alejandro Castellote.

Cartel

La exposición que lo acompaña, producida por el Centro Andaluz de la Fotografía, está conformada por una selección de ochenta imágenes de gran tamaño, en las que, como afirma Alejandro Castellote, comisario de la muestra, "Trobat despliega una mirada cómplice hacia un pueblo de poderosa personalidad que celebra la vida por encima de los numerosos conflictos bélicos y catástrofes naturales que han acompañado su historia reciente".

El paso de San Jorge

El titulo de la obra, Aquí, junto al agua, uno de los posibles significados del nombre del país en lengua indígena náhuatl, hace referencia a la importancia del agua en la geografía, historia e identidad nicaragüenses y pone de manifiesto la voluntad del autor de ofrecer un relato desde dentro.

La elegida

Para el crítico y comisario francés Christian Caujolle, el trabajo de Rafael Trobat sobre Nicaragua, "hermoso en sus formas y desprovisto de efectismos", conforma "un relato profundo, denso, comprometido y luminoso." En palabras de Castellote, la obra de Trobat "se inscribe en la estela de los grandes fotógrafos humanistas y se ha situado como una de las más honestas y vibrantes del documentalismo español. En esencia, sus fotografías aspiran a trascender los escenarios y las temáticas locales: para Rafael Trobat el tema subyacente en toda su obra es la vida, tomando el mundo como escenario y al ser humano como protagonista".

En el cementerio

Rafael Trobat Bernier nació en Córdoba en 1965. Es licenciado en Bellas Artes, especialidad de pintura, por la Universidad Complutense de Madrid. En 1988 se inicia en la fotografía y a mediados de 1990 viaja a Nicaragua por primera vez, iniciando un proyecto a largo plazo sobre la vida cotidiana del país y su evolución tras el fin del periodo revolucionario. En 2005 presenta como tesis doctoral este trabajo y obtiene el título de Doctor en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid.

Nicaragua combatientes

Su formación como fotógrafo se desarrolla junto a Cristina García Rodero, con quien mantuvo un estrecho vinculo profesional durante más de 15 años. Paralelamente realiza encargos fotográficos para diferentes medios como Liberation en Francia, El País y La Revista de El Mundo en España, la Asociación de Amigos de Arco, la Sociedad Estatal España Nuevo Milenio, la Agencia Española de Cooperación Internacional así como para World Press Photo en Holanda, Kodak Company en Alemania, la productora Red Ltd. en Reino Unido, la Agencia France Press o The Associated Press.

Lago de Nicaragua

En 1994 es premiado por la Fundación Banesto con la Beca Banesto de Creación Artística y en 1996 es seleccionado por World Press Photo para participar en su Masterclass en Rótterdam, Holanda. Recibe la Beca Fotopress'99 de la Fundación La Caixa y es premiado por la Fundación Caja de Madrid en 1998.

Chacobeo en el mar, Pochomil 2001

Ha participado en proyectos exhibidos en prestigiosos centros de arte como el Museo Nacional Reina Sofía, Fundación La Caixa, Casa de América, Casa Encendida o el Círculo de Bellas Artes de Madrid, proyectos que han recorrido el mundo de la mano de instituciones como el instituto Cervantes o la Agencia Española de Cooperación Internacional.

Él es mi guía.

Sus fotografías, que forman parte de diversas colecciones públicas y privadas, han sido publicadas y expuestas en numerosos países de Europa, Asia y América. En la actualidad, además de trabajar como fotógrafo independiente, es profesor de fotografía en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid.
Aqui, junto al agua. Nicaragua

Rafael Trobat

Comisario
Alejandro Castellote”


Enhorabuena al artista Rafael Trobat por tan excelente muestra fotográfica y mejor catálogo.

Solo para mujeres

Datos de la Exposición:

Del 15 de marzo al 6 de mayo de 2012 Sala de Exposiciones Vimcorsa 
Lunes a sábados de 10,30 a 13,30 h. y 18,30 a 20,30 h. 
Domingos y festivos de 10,30 a 14,30 h.

Conejitos

Un poco de mi relación con la Nicaragua anterior a las fotografías de Rafael Trobat.

Estas fotografías me han traído a la memoria ese pequeño país y como nos relacionamos con él. Nicaragua fue durante mucho tiempo el centro de la atención del mundo. El pueblo de Nicaragua era una finca de “Tachito” Somoza, y cuando llegó la revolución en 1979 se impregnó de cultura sobre todo y de libertad. Fueron muchos los cambios sociales en el país. Uno de los más importantes la escolarización para erradicar el analfabetismo, en la que trabajaron muchos voluntarios españoles. Incluso la rebeldía de Ernesto Cardenal fue llamativa a pesar de haber sido llamado al orden por su “jefe”. La contra financiada por los vecinos del norte hizo más difícil el avance de ese pequeño país.

Luego, como siempre, todas las revoluciones se relajan y van perdiendo fuelle. Presiones exteriores y desmotivación hacen que 11 años después, en 1990, llegue al poder la Sra. Chamorro, que significa la vuelta atrás y la exclusión de muchas personas al acceso a las cuestiones más elementales de la vida. La derecha y las oligarquías nuevamente toman el poder. Nosotros desde la lejanía lo lamentamos y vemos como esa deriva hace abandonar postulados necesarios. 

Mi relación con Nicaragua lo fue siempre a través de la radioafición, ese elemento que permite relacionarse con otras personas, sin olvidar que esas personas eran afectos a Somoza, sino no hubiesen tenido acceso a una emisora, aunque aquí en España cuando yo saqué la licencia pasaba lo mismo, y la Brigada de lo social que me investigó y me visitó incluso en mi casa, conocía mis antecedentes políticos y los de mi familia, pero siempre la relajación es un coladero en un terreno acotado a los adictos. En la radio estaba prohibida la política y la religión en el código ético, aunque de todas formas hablabas con quien querías hablar.


En los meses anteriores a que la revolución sandinista tomase el poder, nos visitó a Córdoba en 1978, un conocido radioaficionado con el que tuvimos mucho contacto vía radio. Era el coronel Peralta, de la Guardia Nacional de Nicaragua, que vino a Córdoba a traer a su hija pequeña a que estudiara turismo. Todo ello tramado en las conversaciones diarias. Venía acompañado de su flamante mujer que era una guapa nicaragüense, morena, y menor que muchos de sus hijos, pues no tenía más de veinte años. Nos contó una noche tomando una copa en el Mesón de la Luna, que había dado orden de que la sacaran de una manifestación sandinista donde desgraciadamente hubo bastantes muertos. Decía que esa chica era para él. Y que poco más o menos le había salvado la vida. Peralta era un tipo peculiar, sudoroso siempre con el pañuelo en la mano, secándose la frente y el cuello. La noche del verano cordobés le afectaba. Mi amigo Miguel Gutiérrez, iba a “tutorizar” a la niña durante su estancia en Córdoba. 

Amores callejeros

Entre cerveza y cerveza, y mientras hablaba con Miguel yo le pregunté a la esposa, casi al oído:

-¿Cómo siendo tu una sandinista revolucionaria, has aceptado casarte con un oligarca que, además de tener esa gran diferencia de edad, pues casi todos sus hijos son mayores que tú, forma parte de quienes masacraban a tu pueblo. 

Me contestó confidencialmente y en tono bajo: 

-Paco, en Nicaragua hay que supervivir. 

Yo pensé, hay que ponerse en el pellejo de cada cuál, pero la estimé poco revolucionaria. Continuamos la conversación con el resto del grupo que no había notado nuestra pequeña deriva. El coronel Peralta, nos habló de su visión de la situación en Nicaragua y que tenía previsto trasladarse a Miami con su familia, abandonando sus propiedades entre las que se encontraba una plantación de café. En aquel entonces la plantación de café le daba un rendimiento de un millón de dólares anuales según nos dijo. Ya tenía todo su capital en los bancos americanos. Se prepara para huir de lo inminente el triunfo de la guerrilla, del pueblo.

Toda aquella información nos hizo comprender que a “Tachito” Somoza le quedaban pocos telediarios, y que también estaba preparado su abandono del cortijo, y que era a todas luces inevitable. Peralta tenía un hijo que estudió en West Point y se había suicidado. Digo esto para que comprendamos la relación USA con Nicaragua y las posibilidades de acceso de su familia, a una de las academias militares más famosas del mundo. Conocimos los intríngulis del cortijo de Somoza, que era Nicaragua, y determinadas prácticas corruptas que tenían, aunque que se diferencian poco de otras conocidas, salvo que estas eran más descaradas. Aunque nosotros, los españoles, estábamos saliendo de un periodo que se diferenciaba poco.

Hablamos del terremoto que asoló Managua en 1972 y que vimos en fotografías, y nos comentó como la ayuda de los distintos países había ido a parar a las familias dominantes del país, y se lo habían repartido, para luego estraperlearlo. Es una práctica habitual como habíamos visto en la hambruna en Etiopia y en otros países que han sufrido calamidades, incluso en grandes catástrofes en España, como las riadas de Valencia y Sevilla, y en los que las ayudas habían servido para enriquecer aún más a los dirigentes. 

Cuando Peralta se marchó de Córdoba yo hablé un par de veces más con él. Miguel continuó su labor de “tutor”, con la hija del coronel hasta que finalizó sus estudios, pero ya se hablaban por teléfono se conoce que no había instalado emisora. Nos enteramos que ya se había instalado en Florida y su familia también. Y le perdimos la pista, por su edad en 1978 seguro que no estará ya por estos lares. Aún tengo un "souvenir" del lago de Nicaragua pintado en un trozo de madera que nos regaló. El código ético citado y la cortesía nos permitían aislar cuestiones personales.


Fotografías del autor tomadas en la exposición.
Bibliografía del folleto de la exposición el resto recuerdos personales.