viernes, 26 de octubre de 2012

¿LA PUERTA DEL SOL?

Dibujo de 1567 de Wingaerde con anotaciones

El martes pasado, coincidiendo con una participación en un programa de TV, en PTV Telecom, sobre las puertas de la Muralla de la Axerquía, me aventuré en ubicar una puerta de la misma, la Puerta del Sol, que posiblemente tuvo una vida efímera, que no se cita en ninguno de los planos que tenemos, aunque aparece en el dibujo de la Colección Vázquez Venegas, pero situada en otro lugar, pero que el preciso Wingaerde si parece que la vio.  La mayoría de los autores ubican la puerta del Sol en lo que también se llamó la Puerta de Martos, a la vera del Convento de los Mártires, cuyo camino de bajada al río buscando el Arenal rodeaba.

Plano del arabista Ocaña. Señala puertas sin denominación árabe
 con el nº 10. La del Sol y Martos

Pues bien, ojeando el grabado de 1567 de Antón de Wingaerde, que tanta veces hemos citado, y que nos ofrece tantas y tantas curiosidades, y después de releer los datos que aporta sobre ella el magnífico  trabajo de José Manuel Escobar Camacho, “El recinto amurallado de la Córdoba medieval”, podemos precisar que por lo menos estuvo ahí. Sobre ella, el Sr. Escobar detalla lo siguiente:

“Puerta del Sol: 

Este topónimo daba nombre desde finales del siglo XIV a una puerta situada al sur de la muralla de la villa, pero en linde con la Axerquía (1), que existiría ya en el momento de la conquista, aunque con distinta orientación. No se recoge en el Plano de los Franceses, ni ha llegado hasta nosotros (2). Esta puerta cuyo nombre era debido a su orientación hacia Levante, serviría de unión entre las collaciones de San Nicolás de la Axerquía y Santa María, por la zona del adarve del río, pero desaparecería con el tiempo al un irse toda la zona de la Ribera. Daba nombre a una calle que, arrancando de ella, se extendía junto a la muralla de la Villa, hasta la Puerta de la Pescadería (actual Cruz del Rastro).”

Plano en el que si se ubica la Puerta del Sol.

Luego en las llamadas, cita la fuente de la número uno, El Archivo de la Catedral de Córdoba II.203(1391,octubre,27,Córdoba), y en la número dos aclara que:

 “Algunos autores identifican la Puerta del Sol con la de Martos, incluso en el Plano de los Franceses se sitúa en el mismo lugar. Ello es debido, quizá, a que para los siglos modernos desaparecería la llamada Puerta del Sol de la época bajomedieval, conociéndose con este nombre también a la de Martos por estar orientada hacia Levante.”

Dibujo de la Colección Vázquez Venegas en el que se la
 representa en su orientación pero no en su ubicación

El dibujo de Córdoba de la Colección Vázquez Venegas la sitúa en su orientación este-oeste, pero no en su ubicación de la Cruz de Rastro. Hay que tener en cuenta que pocas cosas están bien ubicadas en el citado dibujo, pero no deja de ser también una referencia. Por el contrario en el plano de Ocaña sobre la Córdoba Musulmana de 1326 en la conquista de Fernando III, la sitúa en su ubicación pero no en su orientación porque en este caso es norte-sur.

Dibujo de Wingaerde 1567, de la Ribera, y la antigua 
muralla de la Axerquía, en algunos trozos en ruinas

D. Teodomiro Ramírez de Arellano no la cita, o por lo menos no he visto nada sobre ella, aunque piensa que algunos cristianos llamaron Puerta del Sol también, al Arquillo de Calceteros. Si habla por el contrario de la muralla:

“Por los trozos de muralla, unos caídos y otros en pie, que se encuentran desde la Cruz del Rastro al puente, y muchos que se han desbaratado en las obras de la nueva, se ve, aunque de diversas construcciones, que desde tiempo inmemorial, aun antes tal vez de los romanos, estaba Córdoba defendida de las aguas del Guadalquivir con un murallón, que a la vez serviría para su defensa.” 

Vista aérea de Bing, dirección oeste, con una señal donde se cree estaba la Puerta

Aquí menciona los restos de la muralla que, aunque parece que se refiere concretamente a la parte entre la Cruz de Rastro y el Puente, como está citando la necesidad de un nuevo murallón se entiende que es el que Wingaerde nos dibuja con algunos trozos en ruina, desde Martos hasta el Rastro.

Sobre la muralla de la Axerquía y la calle de la Feria dice:

“Ellos la cercaron, así como con la Villa lo habían hecho los romanos, formándole fuertes muros que de trecho en trecho cortaban sólidas y hermosas torres, que desgraciadamente han ido desapareciendo. Sin embargo consideraban la Almedina o ciudad alta, que después se llamó la Villa, como lugar más seguro, y por esa razón no permitieron la unión de una parte con otra, dejando el campo divisorio y en el que después se formaron las calles desde la Cruz del Rastro a la Puerta del Rincón.”

                Vista aérea de Bing, dirección norte, con una señal donde se cree estaba la Puerta

Por lo que se deduce que la calle de la Feria fue durante un tiempo, un terreno de nadie, baldío, entre una y otra muralla, la de la Medina de la época romana y la de la Axerquía, musulmana o árabe. Como se nos cita lugar de ferias y celebraciones, de la que le viene su nombre.

Concluyendo, lo único que tenemos es el texto de Escobar Camacho, y el dibujo de Wingaerde, en el que se ven esos restos que bien pudieron ser lo que quedó de la Puerta del Sol.

Fotografía a nivel de calle del lugar de la ubicación de la Puerta.

Fotografías del autor sobre grabados y Bing Map.
Bibliografía citada de Escobar Camacho y Teodomiro Ramírez de Arellano

10 comentarios :

Lucas Jurado Marín dijo...

Paco, una vez más darte la enhorabuena. Excelente trabajo y aportación para el conocimiento del "desconocimiento" de nuestra ciudad.

José Manuel Fuerte dijo...

Permíteme, Paco, que difiera.

No tengo documentación o investigación que lo avale, pero a veces la lógica da respuestas.

¿Qué sentido tendría una puerta que da al arrecife del río, extramuros y que no lleva a ninguna parte? Tiene más sentido que fuera, si es que existió, como dice Ocaña, orientación norte-sur, porque sí permitiría el control de acceso a la ciudad. Hay que tener en cuenta que el actual murallón de la Ribera fue construido en el XIX, creando el paseo, y luego Nacional IV. La muralla discurría en el interior de las actuales casas, debajo de ellas, y hoy hay tramos que aún se ven. Por lógica, o la puerta se situaba a la entrada de la Cruz del Rastro hacia la Calle de la Feria, o simplemente (y yo me inclino más por ello) no existió. La Puerta del Sol, a mi entender, fueron todas las puertas que se dirigían hacia el Este, o al menos parte de ellas (Martos, Baeza, Pescadería, Calceteros,...) Yo entiendo que más que una denominación, sería una orientación para el ciudadano, porque en todas ellas era el sol el primero en aparecer cuando la puerta se abría.

Perdona mi osadía, sin base científica. Es solo intuición. Y gracias por un artículo más que nos hace aprender... y pensar.

Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Amigo Lucas son aventuras, luego los expertos dirán la verdad, o su verdad porque muchas veces como las cosas no sean tangibles pueden ser también suposiciones. Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Querido amigo José Manuel.
De la discusión debe salir la luz, o por lo menos el amanecer. Tenemos que movernos en un amplio periodo de tiempo, muy grande. Fíjate que tú mismo dices el actual murallón de la Ribera en el XIX y estamos hablando del XI o XII. Cuando se construye el muro defensivo de la Axerquía tenemos que tener en cuenta que el tramo de la Cruz de Rastro al puente era romano de la época imperial, abrazado por las casas, y que no tenía el acceso al río, al arrecife. El otro tramo que se ve en el dibujo a pedazos y algunos en ruina es el de la Axerquía, pero cuando se ve 1567 ya lleva tres siglos y pico siendo cristiano, de los conquistadores, y casi quinientos años desde su construcción. Y las casas estaban interiores no adosadas a él, luego había un paso por encima. El dibujo de la Colección Vázquez Venegas la pinta de salida de la Ribera (para entendernos) de acceso al arrecife e incluso de entrada de mercancías del río que también. Lo que pasa es que como ves el dibujo es muy sui generis y del sentido de la perspectiva estaban mal los dibujantes, y no está donde se supone. Ocaña me parece que su plano es un alzado y se circunscribe al momento de la conquista 1236. Lo de la Nacional IV etc. fue ayer mismo. Es más yo he conocido la NIV por el Puente Viejo. Y la Ronda de Isasa la conoció mi abuelo sin hacer, y la avenida del Alcázar y Puente Nuevo si la conocí yo cuando la hicieron.
Bueno a lo que vamos, Escobar Camacho lo deja claro y se basa en el plano de Ocaña. En su trabajo que cito, publica el plano, basado en el de Ocaña que yo he retocado porque se veía muy mal, con esa puerta de salida hacia el arrecife, mirando al oeste o al este según estés dentro o fuera de ella. Y en el grabado de Wingaerde hay lo que parece una evidencia de su existencia, por lo menos restos de una pared perpendicular al río. El resto por mi parte son elucubraciones, por esa razón está entre interrogaciones el título.
Otra cosa que he comprobado es que la Axerquía estaba amurallada también aparte de la muralla romana, cuando coincidía con ella. Luego la calle de la Feria era un espacio abierto entre muralla y muralla, no era una calle. Por eso lugar de ferias en él.
Muchas gracias por aportar una nueva opinión José Manuel.
Un abrazo

José Manuel Fuerte dijo...

¿Y esa pared perpendicular al río podría ser solo un rincón sin apertura de ningún tipo? Al fin y al cabo, la entrada principal a esa zona de la muralla almorávide era la de Martos, es decir que una vez entrado en la ciudad por esta, imaginariamente avanzando, a la derecha las casas, a la izquierda la muralla, y al llegar a este punto, al frente un rincón y a la derecha la actual entrada a calle de la Feria (Cruz del Rastro), con o sin puerta (para mí sin sentido el que haya otra puerta más después de haber entrado por la de Martos) Ese rincón uniría la muralla almorávide con la romana. ¡Qué se yo! Quizás esto sea hablar por hablar...

Paco Muñoz dijo...

Claro que puede ser lo que tú dices ¿por qué no? Todo entra dentro del bombo. Pero es que hay evidencias de que allí hubo esa puerta, metro arriba metro abajo, muchas más de que no la hubo, ya ves los grabados y los planos, y el texto de un experto como Escobar.

Lo que dices de que tú entres en la ciudad por la puerta de Martos y por eso no tenga necesidad de existir allí otra, es lo mismo que si me dices que, para que tiene que existir la puerta Nueva si existe la de Almodóvar. Sé que exagero pero es lo mismo.

Vamos a ver esta puerta (no en el lugar que yo cito supuestamente) es una entrada, posiblemente de acceso al río, es la puerta de acceso al arrecife, de entrada de los productos del río. Y posiblemente fue de vida corta. Pero en ese rincón la muralla de la Axerquía no se unía con la romana, la segunda hacia esquina, y la unión (siempre en el tiempo de uso de la muralla) era la puerta. Lo que no entiendo es tu teoría, me parece que crees que no existió en ese lugar esa puerta, pues de acuerdo, pero rebates el trabajo de Escobar Camacho y el de Ocaña y el del dibujo de la colección de Vázquez Venegas. ¿Qué el lugar no es el que yo supongo? perfecto, pero que hubo una puerta al río en esa zona es absolutamente creible y existen más pruebas a favor que en contra. Y no es hablar por hablar, es debatir, amigo José Manuel.

Vértice dijo...

Como disfruto con estas entradas y lo que aprendo.
Un saludo.
P.d. No sabia de tu entrevistas televisivas, todo un acierto.

Manuel Marcos dijo...

Son entretenidísimas y a mi me provocan una especie de sosiego y placer, se me antoja que la historia tiene enigmas muchas veces más interesantes que los que plantea cierta literatura fantástica. Creo, aunque no tengo ni idea, que la ubicación no andará muy descaminada si la hacemos coincidir con el nivel de la puerta de la pescadería. En todo caso es un disfrute leerte, Paco. Al final, la puerta de entrada y de salida aunque no esté muy clara, conducen a los mismo, lo importante es el tránsito curioso y despierto de la memoria.
Salud

Paco Muñoz dijo...

Emilio
Muchas gracias. Pero aprender de tu fototeca. Si me metí en ese "lío", me pasa como a ti, me gusta muy poco el protagonismo.
Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Manuel muchas gracias. La puerta de la Pescadería no tiene duda, metro arriba metro abajo, y convivieron en algún momento de la historia. Esta, parece ser, fue eventualmente de salida al río. Efectivamente, lo importante es despertar interés en los lectores, arañar en su memoria y esperar a que alguno, más erudito que el que suscribe, nos de una versión más acorde con la realidad, teniendo en cuenta que esa realidad no dejará de ser otra hipótesis.
Salud Manuel