jueves, 3 de abril de 2014

LAS CANTERAS DE LA FINCA LA CALZADA O DE LA TORRECILLA

Canteras

Otro de los lugares desconocidos pero cercanos son las canteras que están distribuidas por los alrededores de Córdoba. Es lógico que una ciudad que fue, desde antes de la Era Cristiana importante, que en la etapa agustea llegó a ser la capital de la Bética, en la visigoda mediocre, y en el Califato la capital del mundo, aunque después cayó en el olvido y abandono, situación que llega casi hasta nuestros días, tuviera en sus cercanías los lugares donde extraer la piedra necesaria para sus monumentos y edificaciones de todo tipo.

Canteras y filtración 

Grandes acueductos, palacios, ciudades palatinas, mezquitas, necesitaban de ese material pétreo, cuando éste era el usado fundamentalmente en la época, lo normal es que estuvieran los lugares de extracción cercanos, por el costo logístico de su transporte. Córdoba desde hace millones de años, a la misma vez que se fueron retirando las aguas que llenaban el valle del Guadalquivir, se fueron solidificando los depósitos de fondos marinos, y se formaron los yacimientos de calcarenita.

Canteras

Cuando por ejemplo, en las canteras de la Albaida, en la que hay profundidades de cuando menos quince metros, ves en el sillar que quedó sin extraer del fondo un fósil, una pequeña almeja, u otro similar, y te imaginas el trabajo de la naturaleza de decantación de quince metros de sedimentos, su secado y petrificación,  te ocurre lo mismo que con las medidas astronómicas, es decir, que no tenemos capacidad cerebral de comprensión de esos periodos de tiempo. Pero es así y ahí están las muestras.

En esta fotografía se ven perfectamente las tallas

Canteras de Las Cuevas Romanas, de la Albaida, de la Arruzafa, del Rodadero de los Lobos, etc. etc. por no entrar en citar la enorme cantidad de ellas que están distribuidas por las terrazas fluviales del Guadalquivir actual. Donde menos te imaginas hay un lugar de extracción. En este caso estamos en el camino viejo de Trassierra, o Vereda Pecuaria que se bifurca al entrar en la finca de la Casilla del Aire, en dirección oeste buscando seguir luego, después de la finca, paralelo al arroyo de Vallehermoso, al desaparecido puente califal del que solo queda un sillar, las canteras están a cielo abierto, en las que podemos ver cómo, aún a pesar de estar redondeadas por el tiempo, que parece que hace poco se fue el cantero.

En esta igualmente se observa el corte

En los planos antiguos que publicamos, se pueden ver los diferentes toponímicos del lugar. En unos lo llaman de la Torrecilla, en otros de la Calzada, aunque siempre se mantiene el de la Gitana. Es la confluencia de la finca de Los Nogales, Casilla del Aire, La Gitana y las Laderas de San Jerónimo, y al lado del camino están éstas canteras que desde tiempo inmemorial, han contribuido a las construcciones civiles, religiosas o militares, de nuestra ciudad. Romanos, quien sabe si antes tartessos también; visigodos; árabes seguro por el esplendor de monumental de la ciudad, y cristianos, fueron los pueblos que las explotaron.

Una zona más redondeada

Sin entrar en cuestiones específicas, geológicas, o de más enjundia, nos quedaremos con el propio hecho concreto de los restos de unas canteras utilizadas hasta su abandono, posiblemente cuando ese material fue sustituido por otros más modernos y fácil de manufacturar. Si en la nefasta etapa ladrillera, en lugar del ladrillo y cemento se hubiera necesitado la calcarenita, seguro habrían desaparecido todas las terrazas fluviales, y el bocado dado a las laderas de nuestra sierra hubiera sido horroroso, como lo fue el que se dio a nuestro futuro y al de nuestros hijos y nietos, en el mencionado periodo.

Y otra.

La duda es qué cómo las denominaremos, de la Finca La Calzada, la Torrecilla, La Casilla del Aire, o de la Vereda de Trassierra, pienso que es igual, lo importante es que aún están y se pueden visitar. Ese lugar también tiene unas connotaciones afectivas para mi importantes. Don Paco y Doña Casimira era un matrimonio con una hija, Mari Rosa, que vivían al lado de mi casa en el barrio de la Mezquita (Mezquita). 

Plano de la zona de 1872, el cortijo de la Calzada ahí lo denominan choza

El diecisiete de marzo de mil novecientos cuarenta y siete, a las seis y treinta minutos, con cinco kilos y de nalgas, venía al mundo su seguro servidor, después de dejar a Lola (Dolores Carreras de veintiocho años) hecha polvo, a pesar de la ayuda de la matrona de la calle Encarnación, que es la madre de la Directora del Archivo Municipal. Luego fueron testigos del registro, Juan Prieto portero de San Jacinto, y Bernardo Ortiz de la calle Bataneros.

Sigue la denominación en 1898, el de la Torrecilla está situado más arriba.

Pues bien, se decidió ponerle de nombre Paco en honor al  Don Paco citado, y que su hija Mari Rosa fuese la madrina. Después el cura José Mª Padilla, en el Sagrario le echó el agua, sin preguntarle Pepe y Lola al neófito (cosa impensable en esas fechas), por lo que el mismo ha elegido al tener uso de razón (bueno es un decir), que aquel rito significó poco en su vida. Otra cosa fue la relación afectiva que ha tenido siempre con su madrina que la ha mantenido hasta la fecha.  Pero ¿cuál es la relación de todo esto? Pues que ésta familia fueron los propietarios de una finca en el lugar que estamos reseñando. Y desde el citado uso de razón se estaba hablando de ella en mi casa.

Catastral de 1950 

Militar de 1893 citan es curioso que citan La Calzada


Fotografías del autor
Bibliografía planos variados.

10 comentarios :

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenos días, amigos. Paco, no es pelota, estás que te sales. Yo no he vuelto por las canteras, especialmente por la de la Albaida desde el 24 de octubre 1972, día en el que los amigos fuimos a depositar un ramo de flores en memoria de mi amiga Manoli y de su novio que fueron asesinados en la noche del 22 al 23 del mismo mes y del mismo año. Otra cosa: así que naciste en el mes de los burros, igual que mi padre y mi sobria que lo hicieron el día 16. Mi hijo Álvaro nació el 14. Antes muchos chiquillos nacíamos criados-por la diabetes gestacional- y gracias a la habilidad de las comadronas seguimos en el mundo. Un abrazo
P/S: Como todos los santo tienen octava, felicidades.

Molón Suave dijo...

De nuevo por aquí, Paco, con el placer de volver a leerte para descubrir las cosas de nuestra Córdoba que ignoramos. En este caso no tanto la situación de las canteras como sus nombres.
Bueno, yo también un nacimiento accidentadillo. Fue en la mesa de la cocina de la casa de mis padres, alumbrado con un candil, porque había un corte de luz (1945), asistida mi madre por una comadrona que no lograba sacarme porque yo, aunque venía de cabeza, me negaba a abandonar un lugar tan acogedor. Tuvo que venir el médico y sacarme con unos fórceps, que me dejaron su huella en la cabeza. ¡Qué tiempos! Yo pesé lo mío. Pero a mi hermana quien la destrozó fue mi hermana, que vino después de mí.
Espero que tanto tú como Conchi os encontréis bien. Nosotros no andamos mal. Un abrazo

Paco Muñoz dijo...

Patxi, muchas gracias, no me digas que eran tus amigos aquella pareja que asesinó el rico "loco", en la cantera -ya no se puede acceder a ella por haber desviado la carretera-, pero no son esas concretamente las de la Albaida, las romanas y árabes son enormes de mucha altura algunas y hay un en trinchera, están delante de la Hacienda La Albaida no más arriba del Castillo. A lo mejor me he pasado y no era necesario tanto rollo. En mi casa, además del número siete, hemos nacido en marzo, mi padre el 7 del 17, y yo el 17 del 47, Luego los políticos, mi suegro el 5, Conchi el 11, mi hijo Gabriel el Músico el 5, y mi consuegro el veinte y algo, seguro que me dejo alguno. Gracias también por la felicitación.

Paco Muñoz dijo...

Ya te leyó Conchi esta mañana Rafael, bienvenidos de tan lejano país, porque está lejos, o por lo menos se hace lejos. Esperamos que os haya sido productivo el viaje y que Lola haya vuelto mejor que se fue.
Era desde luego increíble como se efectuaban los nacimientos en las casas, pero peor eran otros tiempos en los que se las apañaba sola la mujer.

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenas noches amigos. Paco, era más amigo de ella, que era dependienta de la librería Luque, y además, era hija de un Interventor de Renfe. Yo me casé el 22 de octubre y ella no asistió porque fue a otra boda de más compromiso. Fue una pena, pero como dicen algunos; el destino es el destino. Un abrazo
P/S: Me he hecho un lio con las canteras, pero toma buena nota.

Paco Muñoz dijo...

Vale sin problema Patxi, de la Librería Luque fue dependiente mi primo Paco y un vecino, Carlos. La verdad es que aquello no tenía pies ni cabeza. Pues sí esa cantera es contemporánea, creo que se usó para la carretera, independientemente que tuviera otro uso anterior.
http://notascordobesas.blogspot.com.es/2012/05/las-canteras-de-la-albaida-medina.html
Un abrazo.

Isabel dijo...

Amigo aco, tu entrada, tan buena y didáctica como siempre. No se sobra ni una palabra, y al "enrrollarte"
como tu dices, humanizas nuestro entorno.Yo fui una sola vez a esas canteras, de niña, unos doce años, y aun lo recuerdo- No, miento!! lo tenía olvidado..y tu me lo has recordado.Y tambien mas cosas: la matrona de la calle Encarnación la nombraba mi madre cada vez que bajabamos por Rey heredia a la ribera, al pasar por la esquina a Encarnación, la que tiene la columna. La parteó tambien de mi hermano mayor, en el 48, y, exactamente como se ha contado otro comentario: en la mesa grande de la cocina, y usando forceps..pero con el médico...que estaba en una boda y hubo que llamarlo.Y, yo tambien recuerdo lo del 72, la pareja asesinada por el demente ese...
Ya ves, todos estos recuerdos saltan a propósito de lo que tu nos enseñas y nos nombras.
Gracias por todo ello.Ya sabes, fan, fan.

Paco Muñoz dijo...

Isabel este es el mejor premio (muchas gracias), poder estimular la memoria de los demás, cosas que parecen están olvidadas pero las tenemos ahí. En el fondo es la finalidad principal del blog. Y una cosa que siempre digo y es una verdad enorme, lo mejor de las entradas los comentarios, el aporte de cada uno, sus vivencias y se ponen en red todos nuestros discos duros porque se produce una realimentación de la memoria. Quién diría que este individuo que citó Patxi (A pesar del nombre es tan cordobés como muchos y comparándolo con algunos (yo) mejor, porque él tiene que sufrir la distancia de su tierra). En privado hemos intercambiado muchas noticias referentes al individuo, que murió en 2007, el asesino, demente o rico. Eso nos ha permitido recordar vía hemeroteca y nuestra memoria lo acaecido. Luego tenemos que, como esto es un pueblo, hermoso pero pueblo, están todas las historias entrelazadas siempre de alguna manera. Muchas gracias nuevamente Isabel.

elesparraguero dijo...

A 200 metros al este de estas canteras hay otros restos de canteras y más al este, a otros 200 metros, y cruzando un arroyo, están situadas las que deben ser las de La Casilla del Aire, por su tamaño a medio camino entre estas de La Gitana y las de la Albaida

Paco Muñoz dijo...

Esparraguero, no dudo que por tú seudónimo deberás conocer bastante bien todo el territorio. Las primeras que citas deben estar en la bifurcación del camino de la Vereda de Trassierra con el de estas. Y las segundas el arroyo citado será el de los Nogales, porque las siguientes son las de la Albaida. Toda la zona es rica en yacimientos de esta índole por ser el escalón de la terraza fluvial. Es la misma cota prácticamente en todas. Muchas gracias por la información y sería bienvenida una foto o detalle del sitio exacto. Saludos.