jueves, 5 de junio de 2014

MONUMENTO A FRAY LUIS DE GRANADA EN SANTO DOMINGO

Monumento a Fray Luis de Granada en Santo Domingo

Fray Luis de Granada, no era de Granada ni de Córdoba, aunque parte de su obra la escribió en los alrededores de Santo Domingo de Scala Celi, incluso el arroyo que viene del valle de Cabriñana se le llama el arroyo de Fray Luis. Se llamaba Luis de Sarria. Sus padre fueron panaderos. Lo relacionan con una localidad gallega de Gesteira, en Lugo. 

Fray Luis en su madurez

Lo más natural es que posiblemente fueran de los emigrantes que poblaron la Granada recién conquistada, por eso los nombres de Pampaneira, Capileira, etc. de las Alpujarras. Había nacido en 1504. Al morir su padre -y seguro que cuando vivía aún-, era como muchos de nuestros niños actuales, pobre. Su madre tuvo que meterse a lavandera para subsistir. Vivieron en el barrio del Realejo en Granada. El siglo XVI tuvo que ser horroroso para la gente humilde, y el XVII y el XVIII y el...

Acceso desde el árbol superior

Parece que estos sufrimientos de la infancia acrecentaron su personalidad y su opción por los pobres. Los Mendoza, Conde de Tendilla lo protegieron, por ser un joven declamador, de los sermones que oía en la iglesia y memorizaba con mucha facilidad. Llamaba la atención un pequeño leer y memorizar textos, a mi me recuerda a uno que le hacían leer las esquelas del periódico local con cuatro años, y decir un anuncio de pastillas para la tos. Pero a éste último no lo protegió ningún Mendoza, más bien el protegía a un Mendoza... Colt.

Cuadro de Romero Barros donde representa el monumento a Fray Luis

La protección del rico Conde granadino, lo hizo paje de uno de sus hijos, Diego Hurtado de Mendoza, que luego se hizo famoso por cuestiones de espionaje y literatura, incluida la diplomacia. Sus años de niño los vivió en la Alhambra que era donde estaba el palacio de los Mendoza, le ayudaron a estudiar Humanidades. Con diecinueve años entro a formar parte del Convento Dominico de Santa Cruz la Real de Granada. En 1525 se cambió el nombre y se llamó desde entonces Fray Luis de Granada.

Perspectiva más parecida a la del cuadro

Fue un excelente predicador. Estudio la profundización de la teología en Valladolid. Allí se atrancó con Melchor Cano Inquisidor General, durante el proceso contra el Obispo Carranza, que fue uno de los primeros hechos más notables de la Contrarreforma en España. De este proceso le vino su formación claramente erasmista. 

Zona rocosa escalonada donde está ubicado el monumento

Vino a Córdoba en 1534, a Santo Domingo de Scala Celi, allí hizo mucha amistad con Juan de Ávila. En esta época es cuando sus paseos por la sierra cordobesa y precisamente por los lugares del arroyo llamado de Fray Luis, escribió una de su más importantes obras "Libro de la oración y meditación". En 1541 fue vicario en el mismo convento de Córdoba, donde estuvo hasta 1546, que fue nombrado prior en Palma del Río (Córdoba). El libro lo revisaron en Évora (Portugal) donde vivió desde 1551. Aunque se imprimió en Salamanca. Allí tuvo problemas con Fernando de Valdés inquisidor, amigo del Melchor que aún lo perseguía y se la tenía guardada. Uno de los asuntos que mas le perjudicaron fue el problema de la Monja de las Llagas, portuguesa, ya era mayor y está le engañó, a pesar de que se disculpó con su "Sermón de las caídas públicas". El Papa le nombró Vicario General de la Orden pero Felipe II que no le perdonaba sus neutralidades portuguesas con el tema del trono luso, lo destituyó.

Una vista desde la curva de la carretera

Como curiosidad en una de las reformas del Santuario, mi buen amigo Antonio Salcedo Bejarano, uno de los mejores conocedores del patrimonio de esta ciudad, hoy lamentablemente fallecido, me enseñó unos  azulejos que tenía de la celda que había ocupado Fray Luis. El conocía la celda de antes y vio un día como la habían reformado y tirado el material a un contenedor.  Fray Luis decía "haber prometido camino de perfección como e general a todos los estados, sin voto de castidad, pobreza e obediencia" Todos esto eran principios erasmistas. 

Uno de los azulejos con texto

La corriente erasmista criticaba, entre otras cosas la corrupción del clero, y no eran partidarios del culto a los santos y reliquias, y si de una religiosidad espiritual e interior. Sigue publicando obras y la mayorías de estas se publican en el extranjero siendo el Arzobispo de Milán su gran valedor. Murió en 1588 en Lisboa, con 84 años y, dice la placa que a las nueve de la noche. Suponemos que sería de viejo 84 años en ese tiempo serían 100 ahora. 

El azulejo que representa a Fray Luis 

Lo cierto es que el lugar, a lo largo del arroyo de Fray Luis, es un lugar maravilloso, y ya nuestro Romero Barros lo pintó en uno de sus paisajes de la sierra de Córdoba, en el que al fondo se entrevé el valle. En la temporada de las lluvias, al lado del monumento, hace un bello salto de agua el arroyo. Y el entorno es escalonado y rocoso, salpicado del mundo vegetal característico de nuestra sierra, jara, acebuches, lentisco, romero, adelfa, y ahora pinares. 

El tercer azulejo con otro texto

Para acceder a él se puede hacer en cinco minutos, dejando el coche en  una explanada cercana a un restaurante, debajo de un árbol está la vereda que nos lleva al monumento. Éste es una columna de ladrillo, cuadrada, con una especie de tejadillo a cuatro aguas también de ladrillo, y encima un cilindro, parecido a los de los vértices geodésicos, rematado por una cruz de hierro. 

Vista desde el camino de acceso

Abajo de la columna tiene una especie de poyetes en tres de sus lados. En una de sus caras tiene: una azulejo con tres figuras, dos de ellas frailes que, supongo, uno de ellos será Fray Luis, con sus papeles, el otro puede ser Juan de Ávila (Álvaro de Córdoba ya no existía) y un campesino. En el fondo se ve el mismo monumento y una ermita en la distancia. Otras dos tienen los siguientes textos: 

Santo Domingo en el Realejo Granada con al estatua de Fray Luis

"En esta solana el R.P. Maestro Fr. Luis de Granada de la Orden de los Predicadores se retiraba para orar y escribir. Años de 1534-1545"

"Se restauró en el año de 1989 con ocasión de IV Centenario de su muerte, acaecida en Lisboa, el día 31 de diciembre de 1588, a las nueve de la noche." 

Un lugar cercano impregnado de historia, e incluso inmortalizado por nuestro, aunque no lo sea, Romero Barros en uno de sus paisajes de los alrededores de Córdoba. Cualquier rincón de nuestra ciudad es importante, cualquier rincón de Córdoba, ha inspirado a músicos, pintores y filósofos. 

Fotografías y vídeo del autor salvo la de Fray Luis
Bibliografía de la Wiki

8 comentarios :

harazem dijo...

No tenía ni idea de que existiera ese pequeño monumento. ¿Se sabe de qué época es? Lo que yo sí sabía es que a Córdoba llegó después de pasar por Sevilla desde donde intentó darse el piro a las Indias sin conseguirlo. Y que al final de su vida se vio envuelto en un oscuro affaire con la Monja de las Llagas de Lisboa, lo que le impidió ser beatificado: pero no porque se descubriera que la monjita era una farsante (todas los son) sino porque era independentista, partidaria de que los españoles se largaran del reino de Portugal.

Excelente descubrimiento, como siempre, Paco.

Francisco Javier Domínguez dijo...

Fray Luis de Granada fue prior del Convento de Santo Domingo, en Palma del Río, en 1546
http://saxoferreo.org/docum/palma_monumental/stodomingo/stodomingo.htm

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenos días, amigos. Gracias, Paco, por seguir avivando nuestros recuerdos. Magnifico artículo. Mi hijo pequeño se llama Álvaro y lo llevamos a allí. Por cierto, había un fraile más majo que las pesetas, no como el H.P de la Ermitas. Gracias nuevamente. Un abrazo.
P/S: Portugal era un buen sitio para darse el piro. Allí el brazo torticero de las leyes castellanas no llegaba. Era parecido a aquello de “Mata al Rey y vete a Murcia”

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Manolo, lo único que pone es la fecha de la reparación en 1989, IV centenario de su muerte, pero si lo pintó romero Barros desde luego ya está del siglo XIX. No he encontrado ningún expediente en el archivo municipal referido a esto. Estos eran contestatarios y estaban en el filo del cuchillo, le pasó a la que le ayuda a Fernández con la Seguridad Ciudadana también. Lo de la monja era un timo, lo mismo que la de aquí de Santa Isabel que no salía de la celda y sabía todo lo de la calle. Lo que pasaba es que la aliviaba uno por la noche y entre cigarro y cigarro (no se sí fumaban un cigarro entonces) le contaba todo lo que pasaba en la ciudad. Esta mañana he intentado encontrar el sitio exacto donde puso el caballete Romero Barros. Luego me he dado un paseo por los alrededores, los arroyos secos y el pasto yesca. he estado por el valle del arroyo Barrionuevo y luego al final por el de Santo Domingo. Un abrazo.
PD/He incorporado al texto el tema de la monja que se me había pasado, gracias.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Francisco Javier por la aclaración que, al igual que la observación de Manuel Harazem la he incorporado al texto. Un saludo.

Paco Muñoz dijo...

Patxi esto es como todo, un día me abrieron a mí la parroquia para ver unos cuadros, y el curioso altar exterior e interior en el coro, es verdad que iba con el amigo que cito, Antonio Salcedo que era una Enciclopedia. Y éste como dice Harazem, quiso irse y no lo dejaron, lo que me extraña es que no lo tostaran, estaría bien agarrado, pero le daban todo el porculo del mundo. Un abrazo.

Francisco Javier Domínguez dijo...

De nada, Paco. Además tenemos una calle con su nombre. Uno de los historiadores que escribió un libro sobre la historia palmaña (a su manera, claro), Fray Ambrosio de Torres y Orden, fue también dominico y estuvo en ese convento. Los dominicos tuvieron mucha importancia en la historia de Palma del Río. Como curiosidad: una de las puertas que había en mi antigua casa en la calle José de Mora (paralela a la calle antes llamada Santo Domingo, por estar allí la entrada del convento) mostraba tallado un escudo dominico, además de otro con las cinco llagas.

Paco Muñoz dijo...

Francisco Javier, muchas gracias por la información, siempre es bien recibida. Yo tengo la máxima de que lo mejor de las entradas del blog, son los comentarios, y el objetivo del mismo activar los recursos de la memoria de los demás. Un abrazo.