miércoles, 6 de agosto de 2014

CORTIJOS ABANDONADOS: LOS PRADILLOS; LA CONCEPCIÓN; LAS CABRERIZAS DE ORIVE BAJO Y CANTERAS DE LOS PRADILLOS

La Concepción, el Aljibe, Perreras, Canteras, Cabrerizas Orive Bajo, Los Pradillos, acceso a La Concepción.

Después de haber pateado la zona de los Pradillos durante un par de mañanas, e investigado, muchas veces sin suerte, toponímicos y ubicaciones de cortijos que solamente se podrán averiguar con los oriundos, con los antiguos habitantes y cada vez menos por las razones lógicas de la edad, he lamentado que en unos pocos metros cuadrados, haya, lo menos, cuatro cortijos abandonados.

Cortijo de Los Pradillos

Ventana del cortijo de los Pradillos

El que llamo de Los Pradillos, en los terrenos de la finca del mismo nombre, que en el 1956 estaba funcionando, ahora es una verdadera ruina; La Concepción en el otro lado de la carretera N-432, estuvo habitada hasta hace poco, pero ya mismo será una ruina total; las Cabrerizas de Orive Bajo, que aún las usan algunos pastores, y el Caserío de Orive Bajo, que tuvo ya una entrada exclusiva, que está totalmente abandonado y en ruinas. Incluyo también una Cantera de pizarra dentro de la propiedad de Los Pradillos.

Cantera de Pizarra del cortijo de los Pradillos

Los cuatro los he visitado y fotografiado, y da un no sé qué de verlos ahora. La Concepción es más casa que cortijo, los demás son explotaciones agrarias. Reitero no haber podido conseguir más datos sobre las propiedades, historia y aprovechamientos. Seguro que buscando en archivos de notarias, se encontraran testamentos y otros contratos, que son los documentos que dan más conocimiento de la historia, que nos puedan dar más datos sobre ellos.

Caserio de La Concepción

Yo solo consulto el catastro, y nunca la titularidad actual, solo metros, tipo de terreno, y nombre de la finca, así como la cartografía. Por lo que dejo a la colaboración de los lectores, que seguro existen quienes han vivido allí, o sus familiares, o frecuentado las propiedades por esta o aquella causa, que nos puedan ofrecer más datos.

¿Perreras? de La Concepción

Por ello creo, que lo que procede es dejar testimonio gráfico de estas propiedades, que dentro de poco no serán sino unos muros resistiendo el paso del tiempo y sus inclemencias. Sombras de lo que fueron, sin olvidar lo duro de vivir en tiempos pretéritos alejados de la ciudad y de las mínimas comodidades que ésta ofrece, en una cortijada.

Aljibe de La Concepción

Desde la Cabreriza de Orive Bajo se puede bajar, por un camino que existe antes de llegar a ella, a la cortijada de Orive Bajo, y por ella pasa la Vereda de Linares, que también puede consultarse en la página Web de la Plataforma A Desalambrar, una de las más y mejor documentadas. Como son muchas fotografías las he unido en vídeos donde pueden consultarse sin problema parando la imagen, avanzando o retrocediendo, para conocer este o aquel detalle que nos haya llamado la atención.

Cabrerizas de Orive Bajo






Fotografías y vídeos del autor
Bibliografía del Catastro

14 comentarios :

werrybee dijo...

Excelente trabajo Paco; yo tengo por ahí unas escenas de cortijos sin localizar, así que me voy a entretener con estos a ver si encuentro algo. Un abrazo y cuidado con las calores.

Paco Muñoz dijo...

Gracias Antonio, a la diez y media u once de vuelta. Hay muchos más, son de lo que más hay. En el Arroyo de Linares está la Huerta de Mena, Los Velascos, San Cebrián, y de Orive a Santo Domingo, otros pocos, sin contar a Barrionuevo en el valle y junto al arroyo del mismo nombre.
Un abrazo

Lansky dijo...

Qué pena. Pero no solo son las ruinas de construcciones, sino la desaparición de una forma de vida y explotación de la tierra

Un saludo, Paco

Paco Muñoz dijo...

Efectivamente Lansky, es la desaparición de una forma de vida y el abandono de la tierra.

Un abrazo y muchas gracias por tu presencia.

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenas tardes, amigos. Muy buen articulo. Lamento ser la voz discordante en este tema. Dice nuestro amigo Lansky “Qué pena. Pero no solo son las ruinas de construcciones, sino la desaparición de una forma de vida y explotación de la tierra” Pues no, amigo no. El abandono de esta forma de vida es como resultado de la explotación del hombre por el hombre, hasta que el explotado dijo basta ya. Los braceros se buscaron nueva forma de vida en la emigración. Así que los señoritos de mierda, tuvieron que irse a las ciudades y vivir si podían de lo atesorado y otros sablearon a algún sirviente con síndrome de Estocolmo. ¡¿Verdad Paco?! Aún recuerdo como lloraba mi madre el día que fuimos a ver a su hermano pequeño que trabajaba y vivía, si a eso se puede llamar vivir, con su mujer y dos hijos pequeños en un cuchitril que no habrían facilitado los dueños del cortijo ni a los guarros. El se fue a la emigración, y poco después se fueron los demás explotados. Así que los explotadores se fueron a donde dijo Fernán Gómez. Así que no me da ninguna pena que se hundan y, no digo más porque no sería publicable. Un abrazo.
P/S: Sé que generalizar es injusto, pero predominaban los explotadores.

Paco Muñoz dijo...

Gracias Patxi. Es verdad que siempre ha sido el poder del capital el que ha controlado, y que había, y hay, dos clases de ciudadanos, los explotadores y los explotados. Y grandes extensiones de tierras (muchas más en Andalucía, donde los capitanes de los ejércitos se hicieron con ellas como pago a sus servicios en la conquista, o como botín de guerra) improductivas.
Es cierto, y lo dibujó Delibes acertadamente en los Santos Inocentes (siempre salvo honrosas excepciones que serían las menos).
Es verdad lo del sableo de los ahorros de toda una vida de alguna que otra sirvienta, que además se creía (por eso lo del síndrome de Estocolmo) de la familia, y que cuando fue vieja la tuvo que recoger su familia.
Unos de los cortijos reseñados, más casa de recreo que cortijo, era de un afamado apellido de la oftalmología cordobesa, Pero tendría seguro guardeses que ahora tampoco tiene.
Me uno, por tanto, al envío a los explotadores donde dijo D. Fernando, a pesar de que alguno no lo mereciera, pero es que en el fondo creían muchos estar haciendo una obra de caridad.
Al final el terreno improductivo o para solaz esparcimiento, con el "noble" y "ecologico" deporte de la caza, de los mismos explotadores o de sus amigos.

Un abrazo.

ben dijo...

Sí es mejor que esos cortijos,se queden como están como
recuerdo de una Córdoba que nunca debe volver a ese pasado
y que nos obligó a muchos a emigrar.La pena es que no
aprendemos y volvemos a las andadas.
Mucho cuidado con ese sol traicionero y a nuestra edad.Re
cuerdo en mis Margaritas un señor que murió de insolación,
que por su profesión iba por los cortijos vendiendo con
fiando en su sombrero de paja.
Saludos.

Lansky dijo...

Yo no defiendo las formas de explotación latifundista del pasado, sólo me lamento de la tierra improductiva. Por honestidad intelectual (sí, también en eso), me gustaría que solo se replicara a lo que estrictamente afirmo, no a lo que suponen que implica lo que digo y otras dudosas connotaciones.

Lansky dijo...

Ah, y también disiento de la explicación, a mi juicio demasiado simplista de Patxi, no fue que los braceros dijeran basta -aunque suene bonito- tanto como las manos muertas de los propietarios de la tierra cuando decidieron por sus propios intereses dejarlas de explotar. Pero este sí que sería un largo debate. Aunque la mayoría de los sociólogos que han estudiado el tema opinan que todo emigrante lo es forzado por el empeoramiento de sus condiciones en la zona de origen

Paco Muñoz dijo...

Carlos, muchas gracias por el consejo, pero a las diez, los días de calor, recogido. Un abrazo

ben dijo...

¡AY¡Lansky,es que dices las cosas de una manera...Y no quiero que te mosquees,pero
sencillamente es que de esa Córdoba que representa esos cortijos había que
"najarse",rápido y a donde fuera.Y nos fuimos,toda la juventud y más.Vamos más o
menos lo que está ocurriendo ahora.La rueda de la vida.
Saludos

Lansky dijo...

"¡AY!Lansky, ¿eso que es, cante jondo? No sea perdonavidas, hombre, que aquí estamos de invitados en el blog de un señor comedido y bien centrado

Pepe Serrano dijo...

Paco, si en la fecha que tu lo visitaste ya estaba en ruínas imagina como puede estar al día de ayer, bueno ya anteayer viernes en que estuvimos José A. Fernández y yo andurreando por la zona. Una pura ruína. No sólo han desaparecidos elementos que se supone son aprovechables como puertas, rejas...sino que además se han destruído hasta las cubiertas de las naves y dependencias anejas. Ha desaparecido el azulejo con la imagen a que hace referencia elnombre del cortijo. Sentí pena, tanta que no quise sacar fotos. Sólo lo hice con el pozo cubierto que hay junto al arroyo. Por cierto, algo más arriba, a media ladera, José A. descubrió una calera junto a unas rocas que emergen entre el monte y que bien pudieran ser la cantera para la obtención de la piedra de cal.

Paco Muñoz dijo...

Querido amigo Pepe, estimo que te refieres a la Concepción, y me uno a tu pesar si está como dices. No entiendo el ánimo de destrucción cuando el paso del tiempo es el que hace de las suyas, me imagino que será el expolio. A mi me impactó mucho la primera vez que lo vi. Yo iba solo por lo que no me aventuré demasiado en entrar a lugares en ruinas. Otro compañero tiene un blog que lo revisó bien e incluso aún tenía escritos y útiles de la vida de sus últimos moradores, creo recordar que era un antiguo oftalmólogo de Córdoba. Después yo comprobé esos extremos. La piscina era muy bonita. El pozo está cerca del arroyo de los Pradillos y creo que sería del que se alimentaba la finca. La calera que citas no la he visto pero si es cierto que en esa ladera hay cantera.
Muchas gracias por la aportación y un fuerte abrazo.