viernes, 1 de agosto de 2014

EL PALACETE DE LOS BURGOS

Entrada principal del palacete

Un bonito palacete del siglo XIX en la calle Julio Romero de Torres, número 14, que en el Catálogo de Bienes Protegidos del Conjunto Histórico de Córdoba, de la Gerencia de Urbanismo de Córdoba, está señalado con la Ficha de Identificación EV-184, denominado "Palacete de los Burgos", por el apellido de la familia propietaria.

Una vista desde Jerónimo Páez

La fecha de su construcción 1890, figura en las columnas de la puerta de entrada al patio de carruajes. Tiene, como podemos ver en el plano catastral varios patios: el primero llamado vestibular, abierto a la fachada mediante cancel, otro centrado y que se dividió con una tapia después. El patio de la vivienda posterior era el jardín, ahora pertenece a una casa de las tres parcelas que componen la actual. Luego hay otro patio que es la zona de garajes y lavadero.

Esquina y fachada de Antonio del Castillo

Como podemos ver, siguió en su momento las directrices de la moda burguesa. No sabemos que había anteriormente, si en la época romana formaba parte de los edificios detrás de la escena, luego es razonable imaginar que cuando la zona quedó como calerín después del terremoto del siglo tercero, se empezara a edificar llegando a su utilización plena en la época árabe. Ya había fallecido D. Teodomiro Ramírez de Arellano y en su Paseos por Córdoba no figura nada al respecto.

Esquina de la calle Julio Romero de Torres

Planta en doble hache, con un adosado de garaje y el lavadero. La referencia a lo anterior, está en las galerías porticadas del patio central. Es muy significativa la fachada de ladrillo en colores amarillos y rojos. Dice la fiche textualmente: "Fachada: La principal en forma de U cerrándose con valla y verja. Dos plantas con zócalo, imposta, cornisa, pretil y apilastrado en las esquinas, todo ello imitando piedra." En la calle Antonio del Castillo tiene tres plantas, en el resto, dos y sotano.

Lado sur de la parcela

Los niveles permitidos de intervención, son: Fachada del edificio del cuerpo principal y verja del cerramiento La estructura del edificio principal, y el cuerpo de servicio de la parcela al sur. Los espacios catalogados son, el patio de entrada, el principal, del que se eliminarán los añadidos y las particiones en el ánimo para recuperar su estado original. Y para terminar el jardín y patio medianero.

Fachada sur

En suma es un bonito palacio burgués, bastante bien conservado, que forma parte de un proyecto de la cadena catalana Mercer Hoteles para un hotel de cinco estrellas, catalogación que cuenta en Córdoba con dos de ellos y otro en proyecto también. El Casa del Bailío, el Ac Palacio, siendo el otro proyecto el de la casa de los Guzmanes en el Realejo, cuyo primer paso a tener en cuenta, fue quitar la ominosa placa de Varela en su fachada, que los continuados gobiernos municipales de izquierdas no fueron capaces de hacer desaparecer cumpliendo la ley.

Pequeña plaza de la calle Julio Romero de Torres

Los datos de que dispongo es que, parece que el proyecto está firmado por los arquietctos Antonio Cruz y Antonio Ortiz, que fueron los creadores de la Estación sevillana de Santa Justa, el estadio olímpico de la Cartuja, en Sevilla también, y algunos trabajos en Roterdam (Holanda). El proyecto se presentó en 2008 en la Gerencia y en 2011 fue desbloqueado, una vez solucionados diversos trámites, incluyendo la modificación de la ficha que afectaba a dos de sus tres parcelas. 

Ficha de la gerencia con las protecciones

Se hablaba de una inversión de 12 millones de euros para un total de 40 habitaciones. A lamentar, la lentitud en la tramitación de estos proyectos. Conozco otro proyecto de hotel que está dormido en este caso por problemas de financiación, pero estos vinieron como consecuencia de la tardanza en resolver. De todas formas siempre se dice que doctores tiene la iglesia, pero la percepción es esa.

Plano catastral con la delimitación de las tres parcelas

Fotografías del autor y Google
Bibliografía de la GMU de Córdoba.

12 comentarios :

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenos tardes, amigos. La conservación de estos magníficos edificios es muy complicada. Lamentablemente las administraciones públicas le ponen de tal o cual utilidad y con ellos creen que están haciendo algo bueno, para su conservación. Lo que consiguen es que de vayan deteriorando y con ello perdiendo valor para que algún “afortunado” lo compre por cuatro duros. La idea instalar hoteles no “es malo de suyo” si con ello se consigue que la piqueta no termine con ellos. Es más, creo que es mucho mejor a la de que la administración lo utilice, y llene las fachadas de metacrilatos y banderas. Hace algún tiempo estuve en Budapest, ciudad que cuenta con unos edificios magníficos, pero muy deteriorados. Los únicos que estaban razonablemente bien, era los que habían remozados las empresas multinacionales de ropa, calzado, etc. Si este es el camino para que el patrimonio artístico cultural no desaparezca habrá que conformarse. Un abrazo.
P/S: Paco, aquí el cambio climático-para mal-empezó a finales del XIX con la industrialización, y cambió para bien, cuando las empresas aprendieron a no contaminar y de los hogares desapreciaron las cocinas de carbón. Esto fue como Londres, no veíamos el sol porque el humo no nos dejaba hacerlo. Ahora podemos tener un año malo-como el pasado-pero tenemos las cuatro estaciones. En nuestro pueblo tenemos dos: el invierno y el infierno.

ben dijo...

Es estupendo leerte en la siesta,con estos temas que
traes.Muy cerca de ese edificio vive una amiga de mi mujer y nos va contando lo que va pasando por él,porque
conoce a los que eran sus dueños.La amiga nos dice que
los dueños estaban muy contentos por el dineral que les
habían dado para construir un hotel,era el año cumbre
de la burbuja inmobiliaria.Ahora con esta crisis,el
plan del hotel se ha venido abajo,pero ellos tienen su
dinerito gurdado.Unos contentos y otros amargados.Es la
vida.
Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Estimado Ben

En primer lugar muchas gracias. Entiendo que la mencionada amiga de tu mujer conoce a los actuales , bueno a los que fueron propietarios del Placete de los Burgos, yo recuerdo esa casa con habitantes. Como puedes ver son tres parcelas que seguro se desunieron y después las compró la sociedad del hotel. Incluso un patio interior estaba separado por una medianera.
Luego mi hermana estaba en el colegio de la calle Julio Romero de Torres y un par de amigas actuales también. Era esa plaza una delicia cuando le daban salida al colegio.
Es normal eso que cuentas, lástima que nosotros no vendiéramos el solar de Mucho Trigo en su momento, hubiera servido para nuestra jubilación y mejorar la mísera pensión que nos ha quedado, bueno a mi porque Conchi no tiene ninguna, y sobre todo darnos un respiro con nuestros hijos a los que está afectando la ESTAFA que no crisis. Ben nosotros somos de los no contentos.

Un abrazo

Paco Muñoz dijo...

Amigo Patxi, no deja de ser una solución lo que expones. El caserío de la cerca de Lagartijo ya no existe, está totalmente derruido, y eso que reventó el tema del ladrillo, allí iba una macrourbanización, pero se habló de protección y lo dejaron caer.

El amigo que conozco compró una ermita y el edificio anexo para un hotel con encanto, pero la administración parece que prefiere la ruina y todos han sido pegas. Ha tenido muchísimas pegas, algunas aun reconociendo que están en las normas, son cogérsela con papel de fumar. En ocasiones parece que es el poder del funcionariado, la realización personal de quien no lo está. Yo abogo siempre por la flexibilidad y la solución intermedia pero...

Ayer me llevé un disgusto porque me destrozaron un modelo de persona, un presidente de un país americano, al que creía muy coherente, y el destrozo fue con argumentos, venía de un compañero de la guerrilla y de cárcel, un subordinado suyo cuando estaban en la lucha por un mundo mejor. La realidad es que no ha podido cambiar nada de lo que tenía que haber cambiado, los funcionarios y los bancos, el capital, mandan en el país, uno refugio de fortunas muy sospechosas. Es el poder del funcionariado y de los sistemas. Y aunque este hombre reconoce no poder hacer nada juega el partido y ahí es donde no lo entiendo y se me desmonta el criterio.

El cambio climático. El esfuerzo del ayuntamiento de Londres creo que fue modelo para acabar con la postal de la ciudad de Jack el Destripador. El smog famoso. También en el Manzanares de Tierno Galván volvieron los patos. En Bilbao al quitar la industria. Y en nuestro Guadalquivir, los patos, a pesar de los problemas de necesidad de la gente los respetan todavía. Y ya sabes que lo de las estaciones en Córdoba primavera verano y la del ferrocarril.
Un abrazo.

Molón Suave dijo...

Hola, Paco: Es estupendo leerte recién llegado de las vacaciones, que puedo permitirme porque, a pesar de estar jubilado, sigo con el curro. Ese palacio, que yo también he conocido habitado, tiene mucho empaque. A mí juicio, una cosa es que se permita el derribo sin más de estas bellezas del pasado para construir en su lugar una colmena de mierda, cosa que se ha hecho un montón de veces, y otra llegar a sacralizarlas hasta el punto de que no sea posible volver a darle un uso razonable, con lo que su ruina es sólo cuestión de tiempo. Lo de la burocracia para la instalación de empresas, sean del tipo que sea, en España es de guillotina, como mínimo. Hace uno días vi un programa en la tele de un español que había montado una empresa en Finlandia. En este país no se necesitan más de un par de día para montar un negocio de autónomo y no se paga nada por ello. Para una empresa de más envergadura (la de este español era de informática) se necesita no más de una semana y unos cuarenta euros por el papeleo. Así somos y así nos va.
Espero (y deseo) que estéis bien, a pesar de ser de los no contentos.
Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Rafael me alegro de leerte, Conchi me pregunta algunas veces y llegamos a la conclusión que Almería os ha abducido (en el supuesto que ese haya sido el lugar). Si a Lola le va bien nos damos por satisfechos. Veo que muy pronto han acabado este año, y como sé que van relacionadas con el trabajo, pues eso. Llevas razón tenemos ejemplos claros (muchos) de lo uno y de lo otro. Creo recordar lo que comentas de Finlandia, luego allí también vi un malagueño que montó un taller mecánico.
Un abrazo para los dos.

El cálamo afilado dijo...

Yo vi esa casa por dentro cuando era niño, porque vivía en Antonio del Castillo. Recuerdo un detalle de película: en el hall de entrada, había una escalera que subía a la planta alta, cuyos escalones estaban cubiertos por una alfombra roja, protegida con barras doradas en cada escalón. Me impresionó vivamente, y esa estampa permanece como uno de mis recuerdos de infancia más vivos en mi memoria.

Paco Muñoz dijo...

Claro Cálamo Afilado, acostumbrados (en mi casa escalones de ladrillo rojo, con un borde de maderas y muchos sueltos) a nuestras casas ver un alfombra fijada con barras doradas, es un gran contraste. A mí me pasó lo mismo que a ti en una casa de la calle Torrijos, la que hoy es el hotel, le llamábamos la casa de la loba, por un señor perro que tenían cuando entré la escalera era de mármol blanco, increíble. Creo que rodaron una película en esa casa. Las escaleras eran un signo de opulencia.
Un saludo y gracias por el recuerdo.

Anónimo dijo...

Yo he estado en el palacete de los burgos, por ser parientes de mi madre, Desgraciadamente, ninguna de las ramas viven en córdoba ya. Pero era una construcción ideal para los tiempos actuales. A saber: los padres. fueron dividiendo la casa en diversos pisos, dentro de ella, y así, todos vivian juntos, pero todos independientes. Aín recuerdo la escalera y el vestibulo, que servía de distribución. Creo que los últimos propietarios eran los Romero, politicos de los Burgos, por su casamiento con Juan, eran de Huelva, y solo tuvieron dos hijas. Una de ellas falleció, y la otra vive en Sevilla.

Paco Muñoz dijo...

Lástima que no pongas tu nombre al final para poder dirigirme a ti. Muchas gracias por la información que es muy valiosa, sobre todo de la forma en que pudo establecer la convivencia que casi siempre es la causa de los problemas familiares. Yo he vivido cerca y siempre me llamaba la atención ese palacio que consideraba inmenso.
Un saludo

Anónimo dijo...

Al señor anónimo que publicó un comentario el 17 de Septiembre del 2015, refiriéndose a la familia Burgos,le agradecería alguna información más precisa.
Conocí a Salomé Burgos en el año 1972,y,al grupo de amigos de entonces,nos pareció una persona sencilla,muy bien educada y con una simpatía natural que transmitía optimismo a quienes la tratamos.
No he vuelto a verla desde entonces,pero me gustaría saber algo sobre la historia familiar.Usted se refiere a Juan,¿quién era?,¿su padre?.De las dos hijas,una falleció,¿quién?,¿su hermana?.¿El padre era agricultor?.¿Recuerda su segundo apellido?.¿Y los de su esposa?.Sin otro particular y con el deseo de recopilar datos sobre familias antiguas de Córdoba,queda a su disposición y le saluda atentamente,con la enorme pena de ver tan señorial caserón abandonado,evidenciando soledad y deterioro,donde un día hubo vida.

Fdº:Rafael Largo-Rodríguez Copé

Córdoba,a 11 de Diciembre del 2016

Paco Muñoz dijo...

Lamento Rafael Largo-Rodríguez, no poder ampliar sobre la información que usted solicita. Lo publicado por mí es lo que sé de esa familia, toda vez porque no me interesaba la propiedad sino el edificio. Lo malo de publicar comentarios anónimamente es que no reciben la información de otros comentarios, al no tener ninguna referencia de correo electrónico para que el sistema se lo comunique. Lo mismo deberá pasar con usted, que de vez en cuando tendrá que mirar por si alguien, o el anónimo requerido, de alguna respuesta.
Reciba un Saludo