sábado, 6 de septiembre de 2014

EXPOLIO

La carga apresurada 

Hoy he presenciado un expolio. Cuando iba camino del paseo mañanero, la estrechez del camino por el que iba a pasar me hizo parar porque un vehículo lo ocupaba con un remolque. Estaban cargando piedras en el mismo, procedentes del derribo de un muro de una casilla de Renfe del antiguo apeadero de Mirabueno.

La casilla

Dos "señores", afanosamente, cargaban en el remolque las piedras que estaban en el suelo. Luego después de un rato, una vez completada la carga, subieron también las herramientas, los picos con los que habían derribado el muro de la casilla, y se marcharon, no sin antes darme la gracias educadamente por la espera.

El derribo puntual del muro noreste

Esa casilla pertenece al complejo de la estación-apeadero de Mirabueno, a su rededor han crecido los invasores ailantos, y estos "señores" pensarían, la casilla abandonada y como su construcción es solida si echamos abajo sus muros podemos utilizar la piedra en la parcela, porque no me lo imagino subiéndolas a un piso. 

Lo que queda de muro

Seguro que dentro de unos días han cambiado de sitio todas las piedras de los muros, y la casilla ha dejado de existir como tal. Es lo mismo que han hecho todas las civilizaciones, utilizar materiales de acarreo para la construcción de otras edificaciones. El acarreo está claro lo quito de aquí y lo transporto en el remolque a la parcela. 

Piedras amontonadas seguro que esperando un proximo porte o acarreo

Como es lógico me limité a callar y a esperar, dos en un lugar semisolitario y con picos, no era plan de ponerse uno de héroe. Les hice unas fotos que no notaron y cuando terminaron se fueron, a la vuelta no les he visto lo que supone que el horario es estrictamente mañanero de primera hora, o que la carga ha sido suficiente por hoy.

Más piedras

Lo mismo que son piedras de un muro, si fuese un lugar patrimonial, se hubieran llevado los sillares, si fuere necesario. Pero por otro lado si se llevan cientos de millones de euros los bancos, y algunos listos similares cantidades, como puedo juzgar a unos desconocidos, que se llevan una serie de piedras que, más tarde o más temprano, por mor del inexorable van a estar en el suelo sin necesidad de pico, todo ello sin conocer su estado laboral. Que no es escusa sí, pero no se pùede juzgar.

El lateral sureste
Fotografías del autor

4 comentarios :

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenos días, amigos. Desgraciadamente ya he terminado los días de playa con mis tres nietos. Ya están en la escuela. Sobre el expolio: si los hijos de puta volasen no tendríamos días soleados. Las instalaciones ferroviarias son de ADIF, que es lo mismo que decir que es de todos, porque si mañana deciden reabrir la línea tendríamos que pagarlo con nuestros impuestos. Es más, si uno de esos “señores” se accidenta iría inmediatamente a poner una denuncia diciendo que pasaba por allí y como está en ruinas se lea caído una piedra. Lo peor de todo es que el juez le daría la razón-hay muchos casos- y tendríamos que pagarle con nuestros impuestos.
Paco, yo tuve en su día dos SEAT, o lo que es igual: Siempre Estarás Apretando Tornillos.
Los coches modernos traen muchas lucecitas sacadineros. Ahora tengo un Renault Megane, que trae toda suerte de pijadas. Una de ellas es la de la presión de los neumáticos. Este mecanismo funciona por bluetooth, vamos, el blutú de toda la vida moderna, y cuando paso por Haro que hay una antena de telefonía se me enciende el chivato de la rueda delantera derecha. La primera vez me paré ahora no le hago ni caso. Bueno, que tengas suerte y que no te atraquen.

Paco Muñoz dijo...

Has vuelto a la vida normal Patxi, no se si decirte enhorabuena o que lo siento. Tu sabes mejor que todos nosotros la historia del ferrocarril y las anécdotas. Siempre me acuerdo del chiste de los payasos del circo: -Ayer vi un pobre viejecito con un raíl del tren al hombro. -Y que le dijiste. -Que dios le ayude buen hombre. ¿Y le ayudó? Que va si le ayuda acaba con la Renfe.
Un verdadero saca dineros y unos estafadores algunos concesionarios. Un abrazo

Sonia Garrido dijo...

Aquí el no corre vuela...a mí me gustaría saber para qué la van a usar y si era realmente necesario que destrozaran este edificio, porque ya sabemos que la cosa está muy mal, pero unos ladrillos no creo que valgan tanto...en fín, por "deformación profesional" estas cosas me duelen como si fuera mi propia casa, me indignan, pero hay que seguir tragando porque, como tú dices, no es cuestión de envalentonarte con gente así... Gracias por el documento Paco.

Paco Muñoz dijo...

Sonia esta mañana las del suelo ya no estaban, se conoce que no habrán querido y tirar más. Somos así si es gratis mejor, aunque eso nos lleve a trabajar más. Es una pena desde luego, la primera que la gente esté obligada a hacer esto por: falta de conciencia civica y luego a lo mejor, por falta de dinero.
Un beso