sábado, 18 de octubre de 2014

CORTIJO DE QUIÑONES O TORRE DEL VIEJO


Aérea de Bing visto desde el oeste


En el vuelo de 1977 ya estaba la ruina en la nave oeste

El Cortijo Torre del Viejo, en los toponímicos actuales, se ha llamado siempre Lagar de Quiñones. En el año 1938, en el documento de 10 de mayo, de denuncia de la mala utilización de la Fuente del Arco, figuraba como arrendatario del lagar o cortijo de Quiñones D. Francisco Muñoz Galisteo, es una referencia a la titularidad del cortijo que no quiere decir que setenta y seis años después sea la misma.

Fachada principal sur, puerta y eucaliptus

Puerta fachada sur Lagar de Quiñones

Este cortijo junto con el citado Lagar del Torreón, o Torrejón, como figuraba en el documento de denuncia citado, son unas propiedades que se han mantenido a lo largo del tiempo fuera de la especulación parcelista ilegal de la zona. Es llamativo observar como sus alrededores están despoblados de esa ocupación atomizada de la sierra, que conlleva múltiples problemas a la misma. Sólo con consultar los vuelos del 1956 y el de 1977 cuya definición es mucho mejor, podemos ver que la contaminación parcelaria no ha llegado a ellos. 

Patio y construcción norte, un ciprés y las orzas

Unos de otro, Quiñones (Torre del Viejo) y Del Torreón distan escasos 220 mts en línea recta pero Quiñones está en un hipotético centro alejado de la especulación en la rosa de los vientos (ojalá se mantenga así), por ejemplo: en dirección norte lo más cercano 890 mts., este 700 mts., sur 860 mts., oeste 1.123 mts. Y si entramos en los intermedios 1.670 mts. al NO, 1.080 a SE estando la más cercana a, NE con 650 mts. Algo es algo.

Construcción oeste y el ciprés

Este cortijo o lagar, o molino, vaya usted a saber la de cosas que ha sido a lo largo de la historia reciente, lo abraza por el norte el ramal del Arroyo del Molino que parte de los terrenos de la Soledad, y está en la cota de los 470 mts. en un descampado evidente, las coordenadas: 37º55'13"N, 4º52'7" O. Tiene unos monumentales eucaliptus, en la entrada, los más altos de la zona. Estos ejemplares, a pesar de estar acostumbrados en su lugar de origen, Australia, a la sequía habitual de esas latitudes, son muy listos y saben encontrar el agua para su subsistencia con notable facilidad, por lo que es de estimar que existirá en el entorno.

Fachada oeste con dos ventanas derruidas

Una ventana del lado oeste

Tiene la construcción forma de ele invertida, si lo miramos desde el sur, estando su lado más largo en la fachada este. La puerta principal está en el lado oeste. En el norte se puede ver una construcción, derruida con un muro central, sobre el que se abren dos grandes arcadas, estimando serían las caballerizas. Todo ello rodea a un enorme patio, siendo las paredes exteriores moderadamente altas. Sólo una ventana en la fachada este y dos en la norte, teniendo en cuenta que tiene la edificación del lado este planta baja y primera. 

Esquina oeste

La fachada sur que es solo el muro del patio, hace un extraño quiebro para unirse a la edificación norte de doble planta. Dos cipreses han crecido en el patio en sus lados este y oeste, y dos grandes orzas están adosadas a la construcción de dos plantas que se ubica en el norte. Otro cortijo más ,bastante hermoso, feo en cuanto a su construcción, pero como todos totalmente abandonado. 

Fachada este

Fotografías de autor y Bing
Bibliografía del documento de denuncia de la Fuente del Arco 

6 comentarios :

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenos días, amigos. Magnífico trabajo. Paco, te orientas mejor que los americanos en sus películas. Esos que en subterráneo dicen: “fulanito huye hacia el sur” De verdad, ¡Qué envidia! Sobre todo, para los que nos perdemos hasta en los pasillos de casa.
Dices: “Otro cortijo más, bastante hermoso, feo en cuanto a su construcción, pero como todos totalmente abandonado”
Seguro que es todo lo que dices, pero es un taller para los que estudian arquitectura. No le falta de nada. Por lo que se puede apreciar tiene: mampostería simple con mechinales, mampostería con verdugada, calicanto, y hasta unas ventanas cerradas con tabique palomero. Vamos, mejor que muchos libros. La distribución puede ser fea, pero a mí me gusta lo que veo.

Paco Muñoz dijo...

Gracias Patxi, pero en subterráneo no puedo, de noche a lo mejor, es que acostumbrado a ver planos me resulta imprescindible saber dónde estoy. Pero eso ya con el GPS hace poca falta, te lleva al sitio exacto. Qué más quisiera que conocer las técnicas que tú mencionas. Una cosa que me dijeron hace tiempo es que las verdugadas determinaban el siglo de su construcción, en función de las hiladas de ladrillos. No lo sé desde luego.

Un abrazo

Manolo Trujillo dijo...

A mi este cortijo me encanta, por su situación como dices, por su aspecto antiguo sin remozar, y por sus enormes eucaliptos, que siempre me pregunto si son de los que se ven desde Cordoba

Paco Muñoz dijo...

Manolo mucha gracias. Es destartalado pero habrá que preguntarse el porqué. En cuanto a los arboles son inmensos, pero por lógica de mapa y ángulo desde la ciudad me parece que no. Si nos basamos en la cartografía La Soledad está a los 526 mts. Mirador de las Niñas 526, Rodadero,541, etc, la cadena de primera fila es más alta que la situación del cortijo que anda por los 482 mts, además la distancia desde el borde de la sierra a él, claro luego habría que sumarle los 20 ó 25 mts de los ejemplares. No digo que des la Cuesta de los Visos... Está es una opinión basada en la observación del plano, a lo mejor luego en la realidad es distinta, se podría comprobar desde luego.
Un abrazo.

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenas tardes, amigos. Paco, sobre el número de hiladas se ha dicho muchas cosas. Ya me guardaría como de mearme en la cama, de llevarle la contraria a los que dicen que sí, los que dicen que no, y a los que no dicen ni sí ni no. Mira, por observación directa te puedo decir que dependen de en qué región se construyese y los usos que fuesen a darle al edificio. Además había que tener en cuenta la disponibilidad de materiales. Ejemplo: no es lo mismo las verdugadas de una torre defensiva, que la casa en una ciudad para tal o cual personaje. Es sabido que los muros de las casas se revocaban y por lo tanto, las verdugadas no eran de adornos, sino de seguridad. Total, que quien sabe. Un abrazo

Paco Muñoz dijo...

Me basta con lo que dices, no existe una norma determinada. Me parece muchos más lógica tu apreciación y esa es la que considero.

Muchas gracias y un abrazo.