martes, 1 de marzo de 2016

HISTORIAS TABERNARIAS "LA TABERNA DE CASTILLO"



Yo la he frecuentado más de una vez en su origen, con mi amigo Palomino, cuando trabajaba en la empresa de autobuses allá por los sesenta. Después, hace tres o cuatro años, Cuando se llamaba el Fogón (ahora desde el 2015 creo se llama Casa Santi, tuvimos un tiempo una tertulia de amigos en ella, hasta que un día en los prolegómenos de la Semana Santa, por poco nos atufan con incienso y nos rematan con marchas procesionales, por lo que decidimos cesar en la tertulia y abandonar. Tenía su dedicación al mundo cofrade incluso con una sala destinada a ello,  y claro, cada cosa para cada cosa, desde el mayor de los respetos a todos los gustos y aficiones.

Realejo 10, taberna actual

"LA TABERNA DE CASTILLO

Situada en el muy conocido Realejo, la taberna de Castillo fue fundada en el año 1912. En la actualidad se encuentra en reforma.(1)

Estaba de mozo o encargado del establecimiento Enrique Fresno, hombre afable y conocedor del negocio. Allí frecuentaban famosos jugadores de dominó y muchos artistas de los gremios artesanos de aquella Córdoba callada y tranquila. Plateros, filigraneros, tallistas y ebanistas famosos. Yo solía ir a esta taberna con Ramón Medina, cuando salíamos de retirada de su famosa Peña del Limón en la calle Montero. Allí componíamos y corregíamos las letras para las canciones de sus motivos cordobeses, pues don Ramón vivía muy próximo en una calleja llamada Mancera.

Allí escribió las letras de "Caminito de Santo Domingo", "Romería de Linares", "El Velillo", "Callejita de las Flores", "Serenata de la Mezquita", y las "Espigadoras" o Moragas en voz de los árabes, además de "Las Campanas de la Mezquita" y "La serenata de Aldea".

Patio interior actual

Después lo acompañaba a su casa. Recuerdo una noche que lo acompañábamos José de Paz, un joyero de Madrid, que venía con frecuencia, pues le trabajaban los plateros cordobeses y nos dijo: Amigos Manolo y Pepe, ya poco me vais a acompañar, pues me estoy sintiendo morir. Y efectivamente pocos días después dejó de existir (2).

Cantó como nadie el costumbrismo pintoresco de Córdoba, aunque él era nacido en Brihuega, un pueblo de la Alcarria en Guadalajara.

Siempre que recuerdo estos lugares o tabernas donde convivimos con tantos amigos en horas eufóricas de buen humor y compañerismo alegre, acude el recuerdo de ellos. Y la amarga nostalgia de no poder volver a vivir lo imposible. Pero estáis en el recuerdo. Y piensa uno en aquel tópico que dice:

En los nidos de hogaño /No hay pájaros de antaño."

(1) Ahora se llama Santi desde el 2015 y se llamó El Fogón en 2006.
"(2) Falleció el 1/11/1964."

Otra historia tabernaria "González y Guzmán"

Fotografías de Internet
Bibliografía de Historias Tabernarias, de Manuel Carreño, recopiladas por J. Montoro y J. Galán