martes, 26 de abril de 2016

VISITA A RIOPAR VIEJO (ALBACETE)

Castillo de Riopar Viejo

Desde el Riopar Nuevo, se toma la carretera de Alcaraz CM-412, luego hay que girar a la derecha por la AB-415, para después volver a hacerlo a la derecha también por la AB-5025, y encarar una bonita subida, que en su tramo superior este, tiene un ocho en el trazado que, guardando las distancias, y la distinta morfología del terreno, me recordó por un momento la bajada a Sa Calobra en Mallorca.

Mapa IGN de Riopar Viejo

Entrada carretera

Ya se vislumbra el peñon

Camino del castillo inaccesible por el norte

Serpenteante carretera (parecida a Sa Calobra)

Una vista de Google

Antes hemos pasado el yacimiento neolítico llamado La Marija, en el que se conservan los primeros indicios de presencia humana en Riopar Viejo, con una cronología hasta bien entrada Edad del Bronce. A partir de ahí hasta el fallecimiento del último habitante en 1995, siempre ha estado habitado por las diferentes culturas; romana, visigoda árabe y castellana. En la actualidad no sé cuántos habitantes hay censados, pero parece que en el dos mil había cuatro vecinos instalados en la ciudad.

Los muros y la yedra que los tapiza

La fuente

Más muralla, sólo en el lado sur

 Camino de acceso

Hay otra subida a Riopar Viejo, por un sendero peatonal que pasa por el Cortijo de la Humildad, en el que existen dos espectaculares ejemplares de encinas centenarias, con un perímetro de 4,7 metros. Subiendo con el coche podemos ver a la izquierda el enlace a la carretera, con una protección de madera y un pequeño mirador, que la cruza y continua por un lugar más abrupto del acantilado norte, para subir al pueblo.

Puerta de entrada y cancela

Tumbas y poblado mirando al este

Parte de una torre

Luego una bonita iglesia con tintes románicos sin llegar a serlo, por ser gótica, del siglo XV, en una explanada delante del recoleto e irregular cementerio, de puertas abiertas. Y la explanada del roble seco, de bonita leyenda. Luego la fuente redonda y escalonada con apertura al valle. Y la gruta con el emblema de Santiago, que medió bastante. Desde allí el espectáculo de la naturaleza es inmenso: si miramos al sur el techo del Calar del Mundo, el pico Argel de 1699 msnm; si al este el Pico del Oso 1455 msnm; El Padroncillo al suroeste con sus 1586; Y al norte las Majadillas, 1302 msnm, y el pequeño Peña Leal con 1279 msnm, teniendo en cuenta que estamos en la cota 1169 msnm.

Desde el patio de armas

Explanada superior y tumbas, mirando al norte

Al fondo el Calar de Río Mundo y la Sima

Vislumbramos la mina de Calamina (carbonato de cinc) camino de Murcia y el Mediterráneo, que fue la que cambió el vivir en Riopar Viejo, y dejó el castillo majestuoso pero en la más absoluta ruina -sólo los lienzos del sur tapizados por la yedra se mantienen-, en su uso actual como cementerio muy "sui generis" de tumbas singulares, con placa metálica en una cruz forjada, que daría trabajo al herrero de la zona, pues parece que todas son de la misma manufactura. Es muy llamativo el cementerio con tumbas salpicadas por el patio de armas, en el interior de las torres, junto a la muralla que lo circunda y aun queda en píe, y según algunos textos los sitios discriminaban a los distintos usuarios de las mismas. Había distintos lugares según el finado y sus causas de fallecimiento (suicidio, religión, etc)

Vista de la Iglesia, cementerio y poblado desde el Castillo

Lado oeste de la Iglesia

 La torre

El surgir de Riopar Nuevo es inversamente proporcional al decaimiento del Viejo. En el siglo XVIII, concretamente en 1772, la fabricación de latón, y las Fábricas de San Juan de Alcaraz, y la explotación de la mina de calamina  (carbonato de cinc), son los causantes del trasvase de la población. En los años noventa del siglo veinte se actualizan los nombres de los dos núcleos: Riopar Nuevo, y Riopar Viejo 

Lado noreste  y puerta principal

Desde abajo

El roble de la leyenda

Del siglo II aC., está datada la presencia romana en el territorio, por el descubrimiento del Tesorillo de Riopar, parece que el nombre de la calzada romana "Camino de Aníbal" pudiera ser una reminiscencia de algún conato entre los cartagineses y romanos. Luego tras la caída del importante imperio de los césares, los visigodos se asentaron en los lugares de los campamentos romanos abandonados y en los Picos del Oso. Más tarde la Torá de Todmir con los árabes, y después la inclusión de la misma en el Califato de Córdoba.

 Padroncillo

 Impresionate corte del Padroncillo

 Llama la atención que, aún con las actuales vías de comunicación está muy lejos de la capital del Califato, se pudieran controlar administrativamente los territorios. Más válida aún es esta reflexión en épocas anteriores. Simplemente recibir una orden o un cambio de tendencia en el gobierno de la metrópoli significaba un enorme periodo de tiempo. Pocas referencias del pasado árabe, aunque hay una del cronista Al-Zuri, referida al nacimiento del río Mundo al que cita como "Almisawanis", en el siglo XI. 


Acantilados

El valle camino de Alcaraz

Otra visión al norte del castillo

Luego la conquista, que no re, ya que no había sido antes de los cristianos, por parte de Alfonso VIII, en 1213. Después de conquistar Alcaráz, se hizo lo propio con el castillo de Riópar, y fue independiente pero cercano al Reino de Murcia. Cuarenta y tres años después, 1256 Alfonso X, la cede al Alfoz de Alcaraz. Además de los ataques de árabes cercanos, hasta el siglo XV, sufrió también de la ambición de distintos señores cristianos, mandatarios de los Señoríos de Villena y Navas de Paredes.

La cueva del lado este de la roca

Un sendero que rodea la peña

El mismo sendero anterior

La sierra norte de Riopar

Juan II, en 1436 no incluye los castillos de Riópar y Cotillas, en el Señorío de las Cinco Villas que concede a Rodrigo Manrique (padre del poeta Jorge), que era pieza apetecible para impedir el desarrollo de Alcaraz dirección sur.  Luego la disputa entre la Orden de Santiago, entre Villena y Navas  de las Paredes, se la quiso merendar Pedro Manrique, con quince lanzas a caballo y 150 peones, y al no poderlo hacer con tan poca fuerza se mandaron fuerzas de diversas poblaciones. Siete meses duró el asedio que costó 12 M de maravedíes.

La enseña de Santiago

Crestas agrestes

Los que parecía otra torre

Una gruta en el lado este de la peña

Los Reyes Católicos ceden Riopar y Cotillas a Alcaraz, siempre y cuando paguen los gastos de la guerra (siempre el dinero). En 1536 Alcaraz la reclama y Carlos I primero le exige el importe de los gastos, no paga y no consigue la villa. Y entre pleito y pleito se extinguen los señoríos en el siglo XIX. El Conde de Paredes vende su señorío de las cinco villas a otro Conde, el de Navas de Amores, y los abusos de este "noble" ladrón, hacen que se despueble, quedando solo 59 vecinos. Y en 1811 se incorpora a la corona. Y la industrialización de las Fábricas de San Juan de Alcaraz, trae de nuevo el progreso a la zona. 

El nacimiento del Río Mundo y el Calar desde el castillo

Pero lo de siempre, la competencia, los problemas, hacen que las fábricas decaigan y al final las compran los trabajadores que las mantienen hasta la década de los noventa del siglo XX, y al final sólo queda el turismo de naturaleza lo que mantiene o medio mantiene a la región. Proliferan las casas rurales, porque el núcleo de Riopar Viejo son todo casas de alquiler. Y en los alrededores también, y como siempre la desindustrialización y a quedarse con los servicios. Y si no se quieren servicios, a Europa a nutrir a esos países colonizadores de los camareros/as más cultos y preparados de todos los tiempos, ingenieros españoles. 
Fotografías del autor y diferentes lugares de la red
Bibliografía de la red.