sábado, 14 de mayo de 2016

LAS CHORRERAS DEL OREJÓN

Preciosa caída

Bueno pues como siempre, no llegar al final total del recorrido. Hace unos días a media mañana (no daba tiempo de llamar a ningún amigo), decidí después de que me hicieran una pregunta sobre las Chorreras del arroyo Orejón, visitarlas. Así actuó, sobre la marcha. Coche y en media hora en Villaviciosa, luego hasta el Km. 25 de la CO-3075, aparcamiento al lado del antiguo lavadero de barita, con un camino enfangado, decidí bajar al arroyo de Navahoracada que para no perder la tónica de los toponímicos, pienso que es el Orejón.

 Plano de IGN

 Geológico de la zona


Vista aérea de Apple

Una explanada y un par de casas de campo, una, la del norte, con un mastín de aquí te espero, que pensé ojalá esté dentro de su cercado. Se cansó al rato. Bajada al arroyo que, nada más que iniciar el enfangado camino, el ruido del torrente, debido a estas últimas aguas, es música celestial en el campo. El camino con dos días de sol de los nuestros desde luego estaría seco, pero el viernes estaba impracticable, además empezó a llover. El caudal del arroyo es como para caerse en él.

Entrada Km. 25 de la CO-3075

 Antiguo lavadero de mineral de barita

 Pequeña laguna

Alberca supongo que del lavadero

Volví nuevamente a la morada del mastín, otra vez cumpliendo con su obligación, decidí hacer el camino por arriba al torrente, que tenía la hierba alta, pero el agua me hizo retroceder, la roca estaba resbaladiza y yo iba solo, un resbalón podría significar o rotura de un hueso o una caída por un sitio que mejor no pensarlo, eso sin contar con las dificultades que tengo con la lesión en el talón que no cede. Unas fotografías y la vuelta, ya era tarde y aun quedaban cincuenta kilómetros de carretera, bastante buena por cierto, pero cincuenta kilómetros. 

 La misma alberca
 El mastin en su guarida




 Una serie de la chorrera

El paraje requiere un pausado recorrido, es verdaderamente maravilloso, el arroyo que normalmente es estacional, en esta temporada está batiendo récord. Ha llovido para eso y más. En 190 metros de recorrido tiene un desnivel de más de 30, por las curvas de nivel. Las chorreras espectaculares, y luego baja por un canal en la roca que ha tallado hasta remansar más abajo. Después de haber visto hace unas semanas Río Mundo, no se puede comparar, pero lo que no me canso de decir, es que tenemos unos parajes en nuestra serranía que tienen poco que envidiar a otros. Y este es uno de ellos.

El caudal es considerable y el ruido ensordecedor

Otra perspectiva

La caída

Villaviciosa tiene para mí una cosilla especial, mis bisabuelos Acisclo Jurado y María Villaviciosa eran oriundos de allí, y allí nació mi abuela materna Antonia Jurado, aunque luego su periplo fue primero Trassierra, para acabar en Cabriñana. Por eso razón es inevitable el mirar con mucho cariño a esa población, que además también tiene un buen vino, y un cantaor de flamenco que me gustaba mucho, fandanguero de postín, Juanito Maravillas.  

 Vuelta al lavadero

 Alrededores

Camino de vuelta

Fotos del autor y la red
Bibliografía de la red

6 comentarios :

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenos días, amigos. Paco, lo que es la publicidad. Algunos hacemos cientos o miles de kilómetros para ver cosas que tenemos a la vuelta de la esquina, y cuando llegamos a esos lugares lo encontramos todo lleno de mierda, y si han llegado los del Spray…
Eso del que el buen paño en el harca de vende, nada de nada. Publicidad, publicidad y publicidad.
El lugar es muy bonito, y las fotografías son magnificas.
Un abrazo, salud y República

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Patxi, llevas razón. La publicidad es la madre de todo en estos tiempos. Y el lugar aunque estacional es muy bonito pero es que hay en nuestra serranía muchos lugares preciosos.
Salud y República.

Canario dijo...

Hace años que no lo visito, pero he estado un par de veces tras lluvias intensas, y es de verdad espectacular, además hay cosas que nunca cambian, el mastín también nos obsequió con sus ladridos y tampoco podíamos entendernos a pocos metros a causa del tremendo estruendo del agua, que además con el viento mojaba a mucha distancia.
Aunque realmente la roca era muy resbaladiza y peligrosa (sobre todo para la gente de los alrededores que acuden endomingados y con calzado poco adecuado), nosotros tiramos chorreras arriba, y acabamos saliendo del cauce por un cortafuegos que hay arriba a la derecha y acaba saliendo a la zona del lavadero. Otro día puedes entrar por ahi a ver la zona superior, es interesante, hay incluso una pequeña represa abandonada, pero lo mejor con diferencia es lo que has visto.

Un saludo!

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias. Lo que tú no conozcas... Yo estaba más solo que la una y no me atrevía a muchas audacias. He visto la entrada por el cortafuegos y el camino por encima del lavadero. Incluso la parte del camino que lleva al vado, ya casi remansado es muy bonita. Habrá que darse una vuelta pero ya no solo para poder moverse mejor y con más tranquilidad. La de zonas que merecen la pena visitar. Un fuerte abrazo.

Pepe Lozano dijo...

Pues otra que me apunto para visitar. Las fotos son espectaculares. Lo de los perros no puedo evitar la risa, siempre recuerdo aquel del que hablabas en otra entrada y decías que ladraba mucho por que aún no estaba en plantilla... O algo así. Y éste de esta, en su oficio, ladrando a la ida y ladrando a la vuelta :)
Muchas gracias Paco.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Pepe, si es verdad los "funcionarios" viejos les da igual, y sobre todo ladran menos. Lo que si te aviso es que como es un arroyo estacional cuando no es temporada de aguas no deja de ser aquello un roquedal. Hay que ir ahora y cada día que pasa perderá atractivo.
Un abrazo Pepe.