domingo, 28 de agosto de 2016

MARCOS RAFAEL BLANCO BELMONTE, POETA CORDOBÉS, OTRA PLACA EN LA PARED

La placa

Desde toda la vida, entre la puerta del puesto de Pan del Horno de Enrique Fernández, de mi casa número 32, de la calle de la Puerta del Perdón, luego Cardenal Herrero, en el barrio de la Mezquita, con gradilla de caliza micrítica, veteada, igual que las columnas de la ampliación de la Mezquita de Almanzor. fresca en verano donde nos sentábamos -hasta que pasaban las putas del Charco de la Pava a recogerse-, Puesto que regentaba la Juana, la suegra de mi tío Fernando -vaya tela -, y la de la familia Dávila-Aparicio, número 34 de la citada calle, estaba la placa de mármol blanco, posiblemente de las canteras del Alto Paso, del bigotudo M.R. Blanco Belmonte, el de la cuesta de la postal bonita de la torre, que luego cercenamos para darle una gran parte a las Cofradías, quitándole a la cultura territorio. Otro capítulo más mío, de arrepentimiento personal.

D. Marcos Rafael Blanco Belmonte (Foto Cordobapedia)

Yo nunca, a pesar de estar siempre ahí pétreo, sin decir nada, supe hasta ya muy de mayor quien era M.R. Blanco Belmonte. Era sólo un nombre en una placa, un señor con bigote, y una calle. Luego te haces mayor lees algo y te das cuenta de la calidad que tiene el vecino (no deja de ser una gracia lo de vecino), la habitación donde nací solo estaba separada de su casa por un muro. Es verdad que yo nací en esa habitación 76 años después que él, pero bueno, la realidad es que así fue. Habría que comprobar en la fecha que compró esa casa la familia Aparicio-Dávila, propietaria de la finca La Palomera, de la que sólo queda nietos, para saber cuándo se fueron de allí los Blanco-Belmonte.

Una panorámica de ambas casas la de D. Marcos Rafael y la mía.

Es posible que mi abuelo Rafael, que era nueve años más joven que Marcos Rafael, lo conociera. Que lástima que cuando se tiene interés en preguntar cosas a espectadores de excepción estos ya no estén entre nosotros.  Luego está que por su trabajo a finales del siglo XIX se marchó a Madrid. También es cierto que al ser de una familia acomodada Marcos Rafael, no hay nada más que leer su nombre, y acordarse del gag de Gila sobre nombres de niños ricos y niños pobres, no se codearía posiblemente con los menos pudientes. Nació en esta casa en 1871, y falleció en Madrid el 15 de septiembre de 1936, con 65 años. No he encontrado las causas pero estimo que podrían ser políticas. Se movía en un ámbito muy conservador y era una época compleja.

El progreso electricidad y telefonía enmarcan a Don Marcos Rafael

Era hijo de Rafael Blanco Belmonte y de María Luisa Belmonte Cárdenas. Trabajó como redactor jefe y director literario en el diario La Unión, así como en otra revista que se llamaba Meridional. Desde su juventud fue conocido como un notable poeta, siendo galardonado en multitud de certámenes literarios en varias capitales españolas. Con 35 años dirige un suplemento semanal que se llama "La vida en el hogar", que publica el diario "El Imparcial". Trabaja en "La Ilustración Española y Americana". Colabora con diversos periódicos de España y América, "ABC" y "Blanco y Negro"y es a su vez el corresponsal de "El Tiempo de La Habana".

Algo más joven

En el aspecto literario es uno de los mejores cuentistas que ha tenido nuestro país. Es también un poeta tierno con los niños, como puede verse en títulos Negros y Azules, Almas de Niño, De la tierra española, o sobre todo "La caída de las hojas" (al final hay un enlace). Tiene libros de poemas "Aves sin nido", que prologó el pontanes Manuel Reina. Luego escribió bonitas novelas en prosa como: "Jornadas novelescas", "Al sembrar de los trigos", "Los adelantados de Ideal" y "El capitán de las esmeraldas", entre otras. Tiene un delicioso libro de viajes que se llama: Por la España desconocida: "Notas de una excursión a La Alberca, Las Jurdes, Batuecas y Peña de Francia" (1911), acompañado de unas interesantes fotografías (que también se puede bajar al final y que es un relato delicioso).

Rótulos de la calle, la reja de la derecha la ventana del cuarto donde nací

Obras: "Dos rosas", poesías, 1894; "Desde mi celda", cuentos, 1895; "Flores de un día", crónicas, 1895; "La torre de la Malmuerta", leyenda cordobesa, 1895; "La Mezquita Aljama", poema, 1895; "Beso de Judas", drama, 1895; "Almas de niños", cuentos, 1902; "Aves sin nido", poemas, 1902; "La coleta del maestro", zarzuela, 1904; "De la tierra española", cuentos, 1906; "El último cuento azub" 1906; "La casa de Cárdenas", novela, 1906; "La vida humilde", poesías, 1906; "La poesía en el mundo", 1907; "La tierra", drama, 1908; "Córdoba la Sultana",
zarzuela, 1908; "Pues, señor...", cuentos, 1909; "La ciencia del dolor", novela, 1910; "Los que miran más allá", poemas, 1911; "Por la España desconocida: La Alberca, Las Jurdes, Batuecas y Pena de Francia", 1911; 

Carta de Marcos Rafael a Carlos Fernández Shaw

"Los conquistadores del ideal", tríptico novelesco, 1912, "Mataruguito", novela, 1912; "La patria de mis sueños", poemas, 1902; "Al sembrar de los trigos", ídem, premiada por la Real Academia Española, 1913; "La legión sagrada", estudio de los poetas que han cantado a los humildes, 1914; "Pompas de jabón", crónicas, 1914; "Homenaje a Córdoba", poema, 1915; La lanza de Don Quijote", poema, premiada por la Real Academia Española, 1915; "Romancero de Cervantes", premiada por la Junta del Centenario 1916; "La salsa de las perdices", poema dramático, 1917; "Cuando las muñecas regresaron",. ídem, 1918; "Milagros de amor", poemas, premiada en el certamen del Centenario Pro Covadonga, 1918; "Las nietas del Mandarín", poema dramático, 1919; "Los que hicieron grande a España", ídem, 1919; "Como en los cuentos de hadas", Ídem, 1920; "Ansi oraba la Gran Reina",, ídem, 1921; "Las Siete Palabras", poemas, 1921; "Las Vírgenes del Colmenero", novela corta, 1921"

La casa y la placa vista desde la torre de la Mezquita

Y he aquí un gran poeta mejor periodista, prolífico autor, y gran desconocido para el gran público y sobre todo sus paisanos, que murió joven, con 65 años, hace 80 años. Lo más llamativo es que he escuchado recitar sus poesías en emisoras americanas, en países que llamamos tercer mundo, pero se preocupan de los autores en lengua castellana. Que yo he tenido el honor de nacer en la casa de al lado donde nació él setenta y seis años después, y que desde mi nacimiento ha sido visible todos los días M.R. Blanco Belmonte con aquello de: "Fue buen poeta, buen cristiano y caballero, que cifró su mayor gloria ¡En llamarse cordobés! 


Fotos del autor y de Internet
Bibliografía citada y de Cordobapedia

4 comentarios :

car res dijo...

Esto de las placas en la fachada,a veces tan desproporcionadas,me recuerdan a lápidas de
cementerio,nunca me han gustado,no he tenido interés por ellas.Pero mira así en fotos y con
la información que das,es otra cosa
Salut i força al canut!."ben"

Juan Miranda dijo...

Buenos dias Paco. Es verdad. a veces rebuscamos y dejamos de lado lo que tenemos al lado, en tu caso, a tu vecino. Es un honor compartir vecindad con un vecino tan prolifico en las letras,no lo conocia, solo de nombre, como se suele decir, pero aprovecharé tus enlaces para ir leyendo cosas suyas. Reconozco que haber nacido y vivido en el barrio de la mezquita, imprime caracter y a ti se te nota.

Otra vez gracias por hacernos algo mas sábios.


Salud y Republica, amigo.

Paco Muñoz dijo...

Gracias Carlos. Visto así es parecido, además conmemoran una muerte casi siempre. Lo que pasa y tú lo dices tambien, es que detrás hay mucho desconocido. Hace falta el último párrafo. Gracias.
Un saludo.

Paco Muñoz dijo...

Amigo Juan. muchas gracias. Yo hasta muy de mayor no conocía tampoco su obra y hay algunos versos preciosos. El libro que puedes bajarte en .pdf es muy interesante. Esta tarde el amigo Patxi, un cordobés de la Huerta de la Reina, como tú en el exilio -igual que Ben (Carlos), el otro compañero que vive en Cataluña y es de las Margaritas, (estuvimos en el mismo colegio San Antonio de Padua en la calle Alta de Santa Ana, D. Enrique Rodríguez Castro (D. Tabique))- me decía que le va a venir bien el cuaderno de viajes, porque va a ir precisamente a la Peña de Francia en unos días, claro la visita Blanco Belmonte y los acompañantes la hicieron en caballerías. Gracias por lo del barrio y hacerme sentir que por lo menos conseguimos vuestro estimulo. Un fuerte abrazo Salud y República.