jueves, 13 de octubre de 2016

FRANCISCO JIMÉNEZ PERALES, "CURRO DE HORNACHUELOS"

Juan Francisco Jiménez Perales "Curro de Hornachuelos"

Muchas veces nos preguntamos cosas que no tiene fácil respuesta o ni siquiera la tienen ¿Porqué las buenas personas se van antes que las malas? Será seguramente que nos parece siempre corta la presencia de los mejores. Y de los peores, en nuestro afán por perderlos de vista, se hace la espera interminable. Curro era un buen hombre y mejor persona. Nunca una palabra más alta que otra y siempre luchando por el patrimonio de su pueblo. Dispuesto a colaborar siempre con todos en lo que sea. Una de las últimas visitas que hicimos con él fue explorar con los compañeros de Grupo de Espeleología G40, la famosa Cueva del Negro que, gracias a su gestión pudimos ver. Ya le costaba andar, él que era antes  incansable, como yo no estoy tampoco en buena forma me quedaba con él, y me llevaba a pesar de los pesares a mal traer. Los otros compañeros más jóvenes eran cabras. 

El día de su homenaje

Enseñándonos una planta

En la crónica de aquel momento referida a la Cueva del Negro, quedó escrito: "-Aparcaremos donde los abejarucos. -dijo Curro. -Si es el mejor sitio. -le contestó Ángel. Todo solucionado. Cuando llegamos al lugar, un pequeño llano a la derecha en dirección a las Zaurdillas, y comprendimos el toponímico, la pared estaba llena de agujeros de nidos de los abejarucos -preciosos pájaros, de intenso colorido-,  que pueden llegar a dos metros de profundidad, donde crían. Ahora atacar la bajada al arroyo, a campo través, para luego subir a la cornisa. Señalar que, a pesar de que Curro está convaleciente, está (cosa que nos alegró)de una excelente forma física, por lo menos a mí me llevó cuesta arriba a mal traer." Luego el compañero Abén Aljama descubrió la verdadera historia del tesoro de la Cueva del Negro.

Con Gabriel y Virginia en la cruz del camino

La comida en la que nos explicaba cosas del campo

Durante una de las paradas nos enseñaba a Pepe (otro compañero) y a mí, al levantar una corteza de un arbusto con su navaja -creo que lo llamó Sanguina-, su utilización para el curtido de pieles. Además de las propiedades del azafrán silvestre. O la fabricación del alcohol de romero. O como pasó por debajo de una cancela de una alambrada, con un asombroso sistema. También ese día nos llevó a la playa prehistórica de Nublos, y nos explicó todos los fósiles que allí quedaron varados; costillas y dientes de ballena, rayas que habían hecho su hueco en la arena y otras serie de animales marinos. Y estuvimos también en un abrigo que denominamos de los Mechinales. Otro día, con Òscar estuvimos en uno de los molinos de Cambuco. Con mi hijo Gabriel y mi nuera Virginia en el seminario de Los Ángeles todo el día, y nos enseño todos los recovecos del camino que habitualmente mantenía, y los buitres desde un saliente pasado el seminario, y minerales y botánica. Con los mismos compañeros del G40, en otra visita a Hornachuelos, las cuevas de la cornisa hasta el embarcadero. Y nos explicó los restos de tumbas en el recodo del camino.

Después del camino de las naranjas, Óscar Morales, Curro y yo.

Peligro Alta Tensión

Un verdadero libro abierto, de botánica o mineralogía. O como cuando hicimos el camino de las naranjas en Palma, y me enseño las cebollas silvestres, y la legendaria Mandrágora y su historia. Además de una excelente disertación de las naranjas. Su preocupación por la muerte en masa de las Abejas y los motivos. O cuando estuve con él en el aljibe y en las murallas del castillo de Hornachuelos y me enseñó además de las marcas de cantero, y las esvásticas que tenían algunas piedras. Más que libro, enciclopedia. Ahora el tambor lo que se dice, no lo lo tocaba bien, en el programa de Canal Sur TV, cuando salió Hornachuelos, tocó el tambor. En el tanatorio hablamos de eso y un amigo de Cañada Rosal que es músico, lo corroboró: "tocaba fatal el tambor". 

Con sus hijas

Su Facebook

He dejado escrito en su Facebook, que él nunca más revisará y que su familia debería estimar mantenerlo o cerrarlo, un texto de despedida: 

"Sé que no leerás esto querido amigo, que estarás donde mi dijo tu esposa que le habías dicho querer estar, pero que sepas que hay mucha gente que ha lamentado tu marcha, que se ha ralentizado por tu enorme fortaleza, pero que ha sido inevitable. Algunos se han afectado mucho, en otros has dejado un recuerdo inolvidable. Que la tierra te sea leve y que colabores lo que puedas en el crecimiento de tu árbol. 

Hasta siempre Curro."

Fotografías del autor otras del Facebook de Curro
Bliografía de las vivencias con un amigo

2 comentarios :

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenos días, amigos. Paco, algunas religiones creen la reencarnación del alma en otros seres. Yo creo en otra forma de reencarnación. El contacto con buena gente, familiares o no, hace que los recuerdes tal como eran, que incluso inconscientemente hagas o digas cosas como ellos. Mientras los recordemos están vivos. Nos duele no tener la presencia física, pero sus recuerdos los mantienen vivos con nosotros.
Un abrazo, para sus familiares y amigos.

Paco Muñoz dijo...

Muchas gracias Patxi. Este amigo tenía un solo título: Buena persona. Con ese ha tenido todos los amigos del mundo. Estoy de acuerdo contigo y con tu forma de reencarnación. A los creyentes cristianos les digo que el cielo de la buena gente es el mejor recuerdo de ellos, y el infierno es el decir la madre que parió a este elemento y porque no se habrá muerto antes (estos parece que duran mucho más). Curro le dijo a su mujer, a sabiendas que le iba a tocar pronto, que la cenizas de su incineración las enterrara en un agujero y en el plantará un árbol y que de ese árbol seguro que habría algo suyo, no sabemos qué, pero una especie de reencarnación. De las cenizas no sé pero de lo orgánico seguro, que algo cogería el árbol. La pena es que no sé si ha dejado cosas escritas, porque era más conversador que escritor.
Salud amigo.