sábado, 8 de octubre de 2016

ANTONIO DEL CASTILLO EN LA CIUDAD DE CÓRDOBA, IGLESIA DE SAN ANDRÉS

Fachada de San Andrés

Después de Jesús Nazareno fui a San Agustín, cerrado. Luego a Santa Marina cerrado, y después a San Andrés que afortunadamente estaba abierta. San Andrés, de torre de leyenda de Teodomiro Ramírez de Arellano, de nocturnas vistas cuando salías del cine Coliseo. Dice el folleto general que la Iglesia de San Andrés no era una de las que había recibido directamente la labor creativa de Antonio del Castillo, aunque por motivo de la demolición de la Ermita de Nuestra Señora de los Reyes, que estaba por la Fuenseca, algunas de las pinturas de ésta se trasladaron a San Andrés. Cuadros Juan de Peñalosa, Antonio Palomino y varios más sirvieron para ornamentar la Capilla del Sagrario.

Catastral de San Andrés, se ve el plano primitivo y la ampliación

Allí vamos a encontrar dos lienzos de la escuela de Antonio del Castillo, de autores anónimos. Un texto presente en la capilla, dice que la Piedad y la Adoración de los Reyes Magos salieron de la escuela y taller de Antonio del Castillo, por los alrededores de 1650. La iglesia de San Andrés es muy peculiar, la entrada principal era por Fernán Pérez de Oliva, allí está la puerta principal que mira al oeste, mientras el  ábside y el altar estaba en el lado este, que es el que da a la calle Torre de San Andrés, como quiera que se quedó pequeña, se pensó en ampliarla y al no poder hacerlo del lado de la torre, ni de la cabecera, se decidieron ampliar por la parte del cementerio, utilizando las ramas del crucero, por eso la orientación ahora es norte/sur. Esta ampliación, lo mismo que la terminación de la torre que estaba mocha, se realizó en 1733.

Antigua puerta principal

Vista desde la Plaza de San Andrés principios del siglo XX 

Durante la obra aparecieron dos estatuas con una inscripción dedicada a Tito Nerio por lo que se pensó había sido antes un templo romano, teniendo en cuenta que la Vía Augusta pasaba por delante. Posteriormente en el 590 era iglesia cristiana dedicada a San Zoilo y posteriormente se dedicó a San Andrés. Es de las llamadas iglesias fernandinas, refundas en la Conquista castellana, que era seguro mezquita musulmana. Ha sufrido muchas reformas en profundidad a lo largo de los siglos. Tanto el ábside como los tramos anteriores tenían bóveda de tracería góticas, pero en una reforma del siglo XVIII fueron tapadas por otras de arista, sólo pueden verse las primitivas en el antiguo sagrario. El altar mayor es del barroco Pedro Duque de Cornejo, el tallista del coro de la Catedral. 


ADORACIÓN DE LOS MAGOS, 
"seguidor de Antonio del Castillo, Hacia 1650-1660, Óleo sobre lienzo

La Adoración de los Magos constituye  uno de los temas iconográficos más representados en el arte cristiano. Símbolo de la incorporación de los gentiles, gozó de gran popularidad desde la etapa bajo medieval. El Nuevo Testamento, así como aquellos escritos, leyendas y tradiciones surgidos en el marco del pensamiento cristiano, sirvieron de inspiración a numerosos artistas para la representación de esta popular escena de la infancia de Jesús. El único Evangelio que narra este acontecimiento es el de San Mateo (2:1-12), quien habla de unos magos, pero sin especificar el número y los nombres de cada uno, deduciéndose que fueron tres por las ofrendas entregadas al Niño (oro, incienso y mirra), citadas también por este santo. Los evangelios apócrifos serían los primeros en dar nombre a los tres reyes, contribuyendo a la recreación iconográfica de los mismos(...)
(...)Esta obra fue atribuida por varios estudiosos a Antonio del Castillo. Sin embargo Nancarrow y Navarrete rechazaron tal atribución en un estudio monográfico sobre este maestro, publicado en 2004. Estos investigadores afirman que la pintura forma pareja con una Lamentación (situada también en la capilla del Sagrario de la Iglesia de San Andrés) y ambas fueron realizadas por algún artista anónimo, seguidor de Castillo."


PIEDAD, 
"seguidor de Antonio del Castillo, Hacia 1660 - Óleo sobre Lienzo

Junto a la ya comentada Adoración de los Magos (Conservada también en la capilla del Sagrario de este templo parroquial y con la que parece formar pareja), la obra fue atribuida a Antonio del Castillo. Sin embargo tal y como se ha indicado, los investigadores Nancarrow y Navarrete rechazaron tal atribución, afirmando que la pintura fue realizada por algún seguidor de este maestro. El anónimo autor de la obra sigue las tendencias pictóricas de Castillo, quien a lo largo de su trayectoria artística realizó numerosas representaciones de temas pasionistas. A este respecto, se decanta por el empleo de un rico colorido, tal y como se aprecia en las indumentarias de los personajes, y por un meditado uso de la luz. Los contrastes lumínicos dan corporeidad a las figuras y contribuyen a intensificar el dramatismo de la escena, subrayando el cuerpo sin vida de Cristo, así como la expresión de dolor de la Virgen y de los personajes que la acompañan en su duelo."


INMACULADA CONCEPCIÓN
"Acisclo Antonio Palomino de Castro y Velasco (1655-1726), Óleo sobre lienzo

Ubicada en la capilla del Sagrario de este templo parroquial, la pintura corresponde a la etapa de formación de Palomino en Córdoba, habiendo sido realizada antes de 1678, fecha en la que se traslada a Madrid. Pese a tratarse de una obra de juventud, ofrece una gran calidad artística apreciándose la influencias recibidas de Juan de Valdesleal. En 1672 conocería a este pintor sevillano, hecho que marcaría considerablemente su formación artística. Hemos de recordar como durante estos años y especialmente tras el fallecimiento de Antonio del Castillo en 1668, el panorama pictórico cordobés adolecía de cierta decadencia. De este modo los consejos y las orientaciones que le brindar Valdesleal debieron ser fundamentales para el joven pintor, ofreciéndole una respuesta clara y afirmativa a su vocación artística y animándolo a que prosiguiera en el desarrollo de la pintura."



Información de la Exposición por la ciudad de Córdoba:

Fotografías del autor Catastro y AMCO
Bibliografía de los textos