martes, 27 de junio de 2017

EL ¿POZO NORIA? DE LA DESAPARECIDA HUERTA DEL CARMEN

Detalle del pozo y los arcos inferiores

Entre las visitas del lunes, con Emilio y Jóse, hubo una muy interesante a lo que queda de la finca de El Carmen, en la zona del Cerrillo, hoy inmersa en una urbanización completa junto con otras del entorno. Lo que ocurre es que la macro urbanización no continuó su desarrollo por el estallido de la burbuja del ladrillo. El Carmen, junto con Santa María, Huerta de Segovia, etc. forman parte de esa urbanización citada.

 Vuelo USAf  serie A 1945, zona del Carmen

  Vuelo USAf  serie B 1956, zona del Carmen

Plano catastral 1950

El Carmen era una hermosa huerta de la que ya no queda nada, algunos restos de muros y concretamente el supuesto pozo noria que visitamos. No sabemos nada de lo del subsuelo, de la posible mina de agua que surtiera esa noria, porque para eso es necesario bajar al mismo y eso requiere una profesionalidad que nosotros no tenemos, por lo menos yo, ya que al pluralizar les detraigo  a mis amigos virtudes que no se si poseen. 

Planillo de Emacsa en el que se señala una captación.

Vuelo de la Diputación Provincial

Vuelo interministerial de 1973

Lo que sí está claro es que bajar al pozo de la noria e investigar su fondo y posible mina de agua, requiere personal y equipo adecuado. Este trabajo si sería posible para los compañeros del G40, si no lo han hecho ya. Como está todo destruido, y no tenemos referencias gráficas, que seguro las habrá, es difícil recomponer la infraestructura hidráulica del conjunto, por lo que a partir de lo visto y las suposiciones trataré de aproximarme lo más posible.

Vuelo de Google del siglo XXI

Castillete de los mecanismos

Entrada al cuerpo inferior

El pozo tiene una profundidad de unos seis o siete metros. La caja es de uno y poco por dos y algo, puede verse que empleo el ojo por ciento. En el fondo y en cada uno de sus lados hay unos arcos que parece son, o bóvedas del mismo en las cuatro direcciones, o cuatro columnas de una gran sala. Ignoro de donde viene la mina de agua, pero la lógica debe ser de la parte norte del pozo.

Pasillo lateral y contrafuertes interiores

Puerta al pozo y suciedad

Pared sur

Toda la caja del pozo está incluida en un cuerpo cilíndrico cónico, de una sola planta, con dos puertas a ras del suelo. El techo de este cuerpo soporta la parte alta de la estructura del pozo, dónde estarían los mecanismos y el eje de los cangilones y distribución. Se estima que sería una noria de sangre, y este mismo techo se usaría para el recorrido animal. Para acceder a el existe una rampa desde el lado oeste, que está semidestruida.

Caja del pozo con algunos mechinales

Des pues de tirar una piedra

Se pueden ver los arcos inferiores

Una vez dentro del citado cuerpo, existe el hueco una puerta que permite acceder al pozo desde el lateral sureste. Desde esta entrada es de dónde están realizadas las fotografías. Me he permitido hacer un burdo boceto a mano alzada, de lo que supongo era la noria completa. Es evidente que esto no deja de ser una suposición personal sin más garantía que la imaginación, de acuerdo con la ruina de todo el conjunto.

La parte oeste y lo que parece otra puerta o ventana

La rampa

No pudimos observar las conducciones de agua que se supone irían a una alberca o depósito, para luego distribuir por la huerta. Una maraña de ramas y porquería moderna ocupa todo el conjunto, porque no tiene sentido que el suelo de la edificación circular estuviera llena de cajas de pescado. Hay que tener ganas de llevar allí tanta caja plástica y tirarlas en ese lugar. Menos mal que a los señores no se les ocurrió tirarlas al pozo.

Castillete de mecanismos y cangilones

Otro lado del castillete

Las distintas fotografías aéreas de variadas fechas, la más antigua de 1945, el vuelo de USAF Serie A, no permiten ver mucho. Y en el plano catastral de 1950 tampoco está muy claro. Sin embargo una de este siglo de Google, nos permite suponer la estructura de la noria entre la vegetación. Decir que es peligroso asomarse al pozo, sin las debidas precauciones, y que deberán tomarse todas y más para cualquier acercamiento. 

Boceto a mano alzada

Una idea de los mecanismos (Foto Noria Internet)

Más pronto que tarde, volverán los tiempos de la construcción y familias, que hayan salido de la crisis en la que nos metieron los bancos, o hayan hecho pingüe negocio con ella, adquirirán parcelas en las mencionadas urbanizaciones y se harán sus casas. Evidentemente, salvo, un golpe de suerte tipo primitiva, la mía no puede optar a ello. Entonces todo lo que era la huerta y sus infraestructuras desaparecerán completamente.

Fotos del autor, GoolZoom y Emacsa

lunes, 26 de junio de 2017

FUENTE DEL ARROYO DE LA PALOMERA

Fuente del arroyo de la Palomera

Esta mañana he visitado con mis amigos Emilio y Jóse, varias lugares pendientes. Teníamos un objetivo concreto pero al final han salido algunos más que han sido novedad para mí y otros por el contrario para Emilio y Jóse. Cuando bajamos por la alcubilla de la Palomera, descubrimos como los compañeros del Naranjo han conseguido que un potente caño siga saliendo de ésta. Verdaderamente es una alegría y un notable éxito de Luis y sus compañeros. 

Catastro de 1950 (no figura)

Zona del arroyo y traza de la Alcubilla a la Fuente

Luego, arroyo de la Palomera abajo camino del Pedroches, Emilio me preguntó por la fuente que cita el compañero Serafín Parra, yo le apunté el lugar aproximado donde creía que estaba pero que nunca había bajado por culpa de la vegetación que cubre el arroyo. Emilio sin pensarlo bajó por un hueco entre el matorral y nos dijo: -¡¡Aquí está la fuente!!. Bajamos después al cauce y efectivamente, allí estaba la fuente del Arroyo de la Palomera que cita Serafín Parra. Sin lugar a dudas. 

Caño 

Emilio ha sido el redescubridor. Es cierto que la fuente será conocida por el personal que frecuenta el entorno, y no es un descubrimiento como tal, pero para nosotros sí lo es. "Bajo un enorme fresno y una higuera", -dijo Jóse. En la margen izquierda del arroyo de la Palomera, "Unos trescientos metros arroyo abajo de la alcubilla o fuente de la Palomera", los datos son fidedignos, sin error apreciable, metro arriba metro abajo. Y lo importante, con un cierto caudal constante. "que en los años de sequía han visto secarse la de la Palomera y esta seguir con el mismo caudal que no es poco".

"Bajo un enorme fresno y una higuera",

Continuaba diciendo Serafín: "el entorno está muy deteriorado de suciedad y del pisoteo continuo del personal, abundante en los fines de semana.". El entorno está mal, es cierto, pero ¿qué entorno no lo está? con la malsana utilización que hacemos del campo. Se podría limpiar el lugar, cortar ramas innecesarias, pero ¿conseguiríamos con ello proteger la fuente, o sería contraproducente. Nunca se sabrá. Lo cierto es que así lleva muchos años.

Entorno del arroyo, a la izquierda la fuente

Un pedregoso soporte contiene su caño y detrás aparece lo que pudiera ser el venero, también protegido con piedra. Antigua y moderna, como dice Serafín Parra, aunando sostén y protección: "aparte de que las piedras que se conservan, son antiquísimas (están muy ocultas por otras que ha superpuesto un pastor que por allí da de comer a su ganado, para proteger una manguera, que es la que hace de caño)". Gracias a las notas de Serafín Parra, que me facilitó Manolo Trujillo, damos cuenta de la existencia de la fuente del Arroyo de la Palomera.

La fuente (Foto E. Fernández)

En esta entrada del Blog citaba la Fuente y el texto completo sobre ella de Serafín Parra y decía: "Si antes era difícil llegar a ella, ahora es prácticamente imposible por la espesura de la vegetación en ese lugar." Pues no es verdad hemos llegado a ella.

Fotos del autor, E. Fdez. y GoolZoom
Bibliografía Notas de Serafín Parra (facilitadas por Manolo Trujillo)

jueves, 22 de junio de 2017

EL ATAJO ES MÁS ANTIGUO, POR LO MENOS DEL SIGLO XIX

Detalle foto aérea, en rojo el sendero

La página web de la Asociación Amigos de las Ermitas, tiene en su apartado Galería, una sección de fotografías llamada colección Fragero, dónde se pueden descargar dos de ellas muy relacionadas con las carreteras de acceso al Desierto. Todo ello sin desmerecer a las demás que también son muy interesantes, pero más circunscritas a la vida eremítica. 

Vuelo USAF Serie A 1945

 Vuelo USAF Serie B 1956

Vuelo ministerial 1973, atisbo de repoblación

La primera de ellas nos presenta la curva de la Fuente de las Ermitas, el puente del arroyo de Valdegrajas, que aún está y la Fuente y sus dos pilares. Es muy significativo lo descarnado de la sierra, sin apenas vegetación ni arbolado. Un camino a la izquierda que suponemos será el que, o bien busque los lagares del Pardo y Pino Gordo, o continúe el Camino al Bejarano por Sandúa. 

Fuente de las Ermitas posterior a 1882 (Foto Fragero)

Fotografía del Camino a las Ermitas, posterior a 1882 (Foto Fragero)

Vista aérea (foto GoolZoom)

El llano descansadero de ganado en un primer plano y echamos de menos el entronque de la Cuesta del Reventón. Si tenemos en cuenta la crónica de la visita de Alfonso XIII en mayo de 1904, por ahí subió Silvela con el director del periódico católico El Defensor de Córdoba, en el tiro de mulas del segundo. Si nos acogemos a la fecha del proyecto de construcción de la Carretera de las Ermitas, mayo de 1882, tenemos que estimar que la fecha de la fotografía es posterior a la citada. 

 Camino al punto del supuesto emplazamiento

Una primera instantánea

Otra prueba

Antes de esa fecha 1882, sólo se podía subir a la Fuente, desde Córdoba, por la Cuesta del Reventón o por el Camino de los Lagares y una vereda de unos dos metros de anchura, que partía de la curva en la que el mencionado Camino de los Lagares giraba al oeste y bajaba a la Fuente de las Ermitas. Ni en las altimetrías de esos caminos, ni en otras mediciones, que llevaron a la primera edición de los planos topográficos figura el sendero citado, sólo se cita en el Proyecto de Construcción de la Carretera de las Ermitas.

Buscando mejor ángulo

Otra

Esquema a mano alzada de diferentes medidas y vías

La siguiente fotografía es una bonita panorámica, seguro que de la misma fecha que la anterior y que es el motivo central de esta entrada. Esta fotografía también de la Colección Fragero, con el número 18, nos presenta una vista de la cara oeste del Cerro de la Cárcel, con la misma perspectiva de despoblamiento de las laderas y escasos árboles. Arriba del cerro los arcos de la entrada al Desierto y la línea de la carretera señalizada por los poyetes de protección. 

La pequeña cascada del manantial de la Zarza seca.

 Desde la baranda de las Ermitas

Desde el supuesto emplazamiento de la foto

Ninguna construcción más al borde, solo el roquedal donde actualmente se asienta la explanada y el sillón del Obispo Trevilla, que seguro estaría, por la fecha, pero que no se divisa. Vemos muy definida la Cuesta del Reventón o Camino al Bejarano, desde su entronque con la Cuesta o Carretera de las Ermitas. El elemento que nos data la fotografía es la casilla de Obras Públicas, o del Peón Caminero encargado del mantenimiento de esos cinco Km. de vía. Estaba en la curva donde ahora hay un monolito y restos del pavimento de la casilla.

Inicio sendero pasada curva antigua casilla peones camineros

El desnivel es admisible. Ya empieza a molestar el cuco

La curva de Valdegrajas no se ve, por taparla el terreno que, en algunas fotografías del pasado siglo XX, aparentaba ser un sembrado de cereal. En la siguiente curva después de la casilla, podemos observar como entronca un sendero, que  en un recorrido de unos 380 mts. nos lleva con un notable desnivel a la actual CO-3314 entre las cruces primera y segunda del primer Vía Crucis. 

La carretera de las Ermitas unos metros abajo a la izda.

Seguimos subiendo

Una uniforme sucesión de poyetes blanqueados, nos señalan el trazado y borde sur de la carretera. La fecha es similar a la de la anterior fotografía después de 1882, que es cuando se aprobó el proyecto de arreglo del Camino de los Lagares para que se pudiera llegar desde Córdoba a las Ermitas. 

Entramos en una zona más rocosa

Ya estamos altos en relación a la carretera de las Ermitas

Pues bien ayer recorrí desde arriba el sendero que nos presenta la segunda fotografía. Por lo que podemos deducir, este atajo sólo era nuevo para mí, porque ya figura en la fotografía del siglo XIX, en absoluto lo han abierto los ciclistas como decía en la entrada "OTRO ATAJO EN LA CARRETERA DE LAS ERMITAS", porque en esas fechas no había ciclismo de montaña. 

Aquí se puede ver la perspectiva

Este tramo es complicado, resbaladizo

Eso sí, los ciclistas lo están dejando inservible. No pude llegar nada más que al supuesto punto desde donde se hizo la fotografía, intentar bajar más por ahí lo era a riesgo de caerme, por el desnivel y enorme surco central, que imposibilita el paso.

Se estrecha y se empina

Un giro a la derecha

Esta mañana lo he recorrido a la inversa, he subido por él. Subir es mejor que bajar, pero en lugares he tenido que forzar por la dificultad. Guantes en ristre para agarrarme donde he podido. He hecho nuevas fotografías tratando de acercarme a la posición en la que el Sr. Fragero hizo la suya, hace más de cien años.

No hay aquí camino sólo la roca

Troncos para proteger las curvas para los ciclistas

Ahora no están los uniformes y blancos poyetes; no se ve tan nítido el trazado de la Cuesta del Reventón o Camino al Bejarano; ahora el Sky Line de la esquina del Cerro de la Cárcel, nos presenta la silueta del Monumento del Corazón de Jesús y más vegetación; y tampoco está la casilla del Peón Caminero.

Un poco de más anchura

Giro al suroeste

Un sustillo a mitad del camino, en la parte más rocosa, por estar una viborilla joven intentando recibir los primeros rayos de sol. Como se ve que tenía más, o por lo menos tanto miedo como yo, inmediatamente se refugió en una hendidura de las rocas. 

 Mirada hacia atrás

El temido surco

No es que uno sea "Paco de la Sierra" (el equivalente cordobés a Frank de la Jungla), pero quién me ha visto y quién me ve, seguro no se lo cree. El pesado cuco (cuculus canorus) no paraba con su monótono cante. En esa zona parece que hay una familia que a esas horas tienen su clase mañanera.

Destrozo

Ahora giro al noreste

La otra mañana corrió por ese lugar un pesado y oscuro marrano jabalí, que a mí me sonó a tanque serrano. El olor inconfundible. Su hábitat seguro porque la Fuente de Valdegrajas no ha dejado de tener agua. Por el sendero, unos metros al oeste, el manantial de la Zarza ha terminado su depósito y ya no corre ni una sola gota. Otras humedades más bajas que había a la altura de la carretera, seguro que del mismo manantial, no están tampoco. La sequía es considerable, bien es verdad que uno de los pilares de la Fuente de las Ermitas tiene agua, por lo que los animales pueden acudir a ella también. 

 Continuamos en esa dirección

El surco es más evidente

Esta mañana me cruce con otro usuario que bajaba, eran las 07,10 h. de la mañana, dos veces le dije buenos días, y no me contestó, la tercera seguro me oyeron en la Arruzafa. Se volvió y me dijo que era un paleto, que él no tenía porque decirle buenos días a nadie, después continuo andando de espaldas relatando. La cosa no fue a más porque yo seguí mi camino como si no fuera conmigo.

Más surco

Llegada a la CO-3314 con escalón casi vertical

Concretando. Dos preciosas fotografías de la Colección Fragero, de la Web Asociación Amigos de las Ermitas. La confirmación gráfica de que, el sendero al que llamé en el blog, un atajo que habían hecho los ciclistas, era nada más lejos de la realidad, pues a lo mejor es incluso anterior al Camino de los Lagares, por lo menos en el siglo XIX ya estaba en uso y una fotografía desde el supuesto lugar que se hizo la del Sr. Fragero y que fue sin lugar a dudas desde este sendero.



Fotografías y vídeo del autor, GoolZoom y Colección Fragero de la Web Amigos de las Ermitas.