sábado, 29 de octubre de 2016

ANTONIO DEL CASTILLO EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE CÓRDOBA, LA HUELLA DE ANTONIO DEL CASTILLO

Sala 6, La Huella de Antonio del Castillo

Con esta entrada que es la sexta, que son las partes en las que he troceado la extraordinaria exposición, que conmemora el 400 aniversario del nacimiento de Antonio del Castillo, finaliza mi aportación a la difusión de la muestra. Mi única satisfacción sería haber contribuido en algo al conocimiento de este pintor barroco cordobés, paisano que vivió hace cuatrocientos años en nuestra ciudad, y sobre todo que para algunos no sea solamente una calle del callejero, esa que une la de Ambrosio de Morales con la Plaza de Jerónimo Páez. La Huella de Antonio del Castillo se sitúa en esta sala.

 Calle Antonio del Castillo

"LA HUELLA DE ANTONIO DEL CASTILLO

Los estudios actuales tratan de distinguir las obras de Antonio del Castillo de las de sus discípulos y seguidores. Especialmente, de las que pudieran haber sido hechas por los que Antonio Palomino, en El Parnaso español pintoresco y laureado, consideró vagamente como sus dos únicos discípulos: Pedro Antonio Rodríguez y Manuel Francisco Arias Contreras.

Sagrada familia con san Juan niño, Siglo XVIII, seguidor anónimo de A. del Castillo

Destaca entre ellos la figura de Pedro Antonio Rodríguez, al que se le pueden atribuir algunas obras del Museo, como Cristo flagelado arrodillado ante Dios Padre. Entre sus seguidores sobresale Fernando Molina Sandoval, a quien el Museo atribuye esta Inmaculada Concepción procedente del convento de Jesús y María. Mención especial requiere Antonio Palomino, que se inició en la pintura copiando varias obras del maestro, entre otras la Adoración de los Magos que aquí se presenta. La manera de pintar y los tipos iconográficos creados por Castillo perduraron en Córdoba hasta el siglo XIX, siendo muchos los artistas que imitaron su técnica o copiaron sus composiciones.

Cristo flagelado ante Dios Padre, 2ª mitad s. XVII, atrib. A Pedro Ant. Rguez

"Murió finalmente en dicha ciudad [Córdoba]: dejando tal crédito en [la misma], que el que no tiene pintura de Castillo, no se tiene por hombre de buen gusto"
ACISCLO ANTONIO PALOMINO

Inmaculada Concepción, último tercio s. XVII, ¿Fernando Molina Sandoval?

"Fue también nuestro Castillo excelente paisajista, para lo cual se salía algunos días a pasear, con recado de dibujar y copiar algunos sitios por el natural, aprovechándose así mismo de las cabañas y cortijos de aquella tierra, donde copiaba también los animales, carros y otros adherentes, que se hallaba; y algunas casualidades en aquel arroyo de las peñas, con singularisimo primor"
ACISCLO ANTONIO PALOMINO.

Adoración de los Magos (copia de A. del Castillo),último tercio s. XVII, Acisclo Ant. Palomino

EL PAISAJE EN FORMA DE HISTORIEJA

Para responder a la demanda de la nueva élite económica de la ciudad que  rivalizaba con la antigua nobleza, Antonio del Castillo realizó obras de pequeño formato que contaban historias religiosas, a las que Palomino denominó historiejas. Estas obras se idearon para colocarse en las salas principales de las, nuevas casas burguesas, simulando ventanas abiertas hacia el exterior. 

Agar e Ismael, hacia 1655-1660, A. del Castillo

 De esta manera, Castillo aportó un soplo de aire fresco en la pintura cordobesa. Las dos que aquí se exponen, El sacrificio de Isaac, y y El sueño de san José, fueron encargadas por un personaje relevante de la jerarquía eclesiástica de Granada.

El sacrificio de Isaac, hacia 1655-1660, A. del Castillo

El sueño de San José, hacia 1655-1660, A. del Castillo

Estas obras fueron el resultado de una larga relación del artista con la naturaleza y el paisaje que, desde 1655, disfrutaba en el cortijo Rubio el Bajo (actual Villarubia). En ellas, el paisaje constituye el escenario ideal para imaginar fantásticas composiciones, como se puede comprobar en Agar e Ismael o Paisaje con San Juan Bautista niño dormido.Esta fue, sin duda, la aportación más original de Castillo a la pintura española del momento."

Paisaje con San Juan Bautista niño dormido, 1660, A. del Castillo

Como hemos dicho al principio, se completa con esta entrada la reseña a la exposición Antonio del Castillo en el Museo de Bellas Artes de Córdoba. Seis extraordinarios espacios expositivos homenajean el cuatrocientos aniversario del nacimiento del pintor. Y para completar este trabajo se publican: Un amplio artículo relativo al pintor, que contiene una lista de obras del mismo que tiene el Museo del Prado; un pequeño dossier de prensa, de noticias a la exposición; y una lista de entradas del presente Blog relativas a trabajos sobre el Museo de Bellas Artes y las distintas muestras en él expuestas y disfrutadas: Piezas invitadas; El artista presenta su obra; Exposiciones diversas; Otras entradas sobre el museo; Descubriendo a Antonio del Castillo; Antonio del Castillo en la ciudad de Córdoba; y la actual Antonio del Castillo en el Museo de Bellas Artes de Córdoba.


Obras de Antonio del Castillo en el Museo del Prado

    - Adoración de los pastores, óleo sobre lienzo, 216 x 163 cm (en dep. en el Museo Municipal de Málaga) P655.
    - José y sus hermanos, óleo sobre lienzo, 109 x 145 cm, h. 1655 P951.
    - José vendido por sus hermanos, óleo sobre lienzo, 109 x 145 cm P952.
    - La castidad de José, óleo sobre lienzo, 109 x 145 cm P953.
    - José explica los sueños del faraón, óleo sobre lienzo, 109 x 145 cm P954.
    - El triunfo de José en Egipto, óleo sobre lienzo, 109 x 145 cm P955.
    - José ordena la prisión de Simeón, óleo sobre lienzo, 109 x 143 cm P956.
    - San Jerónimo, óleo sobre lienzo, 142 x 105 cm, firmado, 1635 P2503.
    - San Francisco de Asís, óleo sobre lienzo, 164 x 108 cm, firmado P2940.
    - Ángel niño con un racimo, sanguina sobre papel, 195 x 128 mm, h. 1640-1650 D101.
    - Ángel niño con un libro, sanguina sobre papel verjurado amarillento, 198 x 140 mm, h. 1640-1650 D102.
    - Ángel niño con un pan, sanguina sobre papel, 200 x 132 mm, h. 1640-1650 D103.
    - San Juan Evangelista, pluma gruesa sobre papel, 110 x 95 mm D104.
    - Ángel niño con manojo de espigas, sanguina sobre papel verjurado amarillento, 200 x 135 mm, h. 1640-1650 D105.
    - Seis cabezas de ancianos barbados, pluma gruesa sobre papel verjurado amarillento, 180 x 255 mm D107. Atribución dudosa.
    - Imposición de la casulla de san Ildefonso, pluma gruesa, preparado a lápiz y toques de aguada sepia sobre papel, 300 x 186 mm D108. Atribución dudosa.
    - Inmaculada Concepción y ángeles / Apuntes de ángeles, pluma gruesa sobre papel, 155 x 275 mm, h. 1660 D109.
    - Escena campesina, pluma gruesa sobre papel verjurado amarillento, 206 x 150 mm, firmado, h. 1660-1670 D110.
    - Ángel con aguamanil, bandeja y jarro, pluma gruesa sobre papel, 105 x 82 mm, firmado, h. 1650-1660 D111.
    - Ángel con la escalera de la Pasión, aguada sepia y pluma gruesa sobre papel verjurado amarillento, 200 x 150 mm, firmado D3642. Atribución dudosa.
    - Sepulcro y figuras en torno, sanguina sobre papel, 251 x 355 mm D3726.
    - Figura arrodillada, lápiz sobre papel, 141 x 106 mm D3787.
    - San Pablo. Estudio de rostro de anciano. Cabecitas de ángeles. Pie, pluma gruesa sobre papel, 220 x 150 mm D3795.
    - Caballero en pie visto de espaldas, pluma sepia sobre papel agarbanzado, 66 x 40 mm D5991. Atribución dudosa.
    - El Niño Jesús redentor, pluma sepia y toques de sanguina sobre papel, 218 x 151 mm D5992.
    - Ángel, tinta sepia sobre papel, 198 x 151 mm D6255.
    - Tres cabezas, lápiz y tinta sepia sobre papel, 123 x 235 mm D6256.
    - Cuatro cabezas, lápiz y tinta seca sobre papel, 130 x 211 mm D6257

Dossier de prensa:



ENTRADAS DEL BLOG SOBRE EL MUSEO DE BELLAS ARTES

PIEZAS INVITADAS



EL ARTISTA PRESENTA SU OBRA



EXPOSICIONES DIVERSAS



OTRAS ENTRADAS



DESCUBRIENDO A ANTONIO DEL CASTILLO



ANTONIO DEL CASTILLO EN LA CIUDAD DE CÓRDOBA



ANTONIO DEL CASTILLO EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE CÓRDOBA



Información logística de la muestra

Los distintos espacios expositivos